viernes. 12.04.2024

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

El mundo de esta segunda década del siglo está regido por la brutalidad de la fuerza y ha perdido la referencia a las normas y reglas internacionales que con gran trabajo se había dado desde el final de la Segunda Guerra Mundial. La geopolítica muestra el doble rasero que se impone en los conflictos en función de los intereses de la potencia económica y militar dominante de los Estados Unidos, a la que se someten ciegamente las grandes naciones europeas. La lectura del informe que Francesca Albanese, relatora especial de la ONU sobre los territorios palestinos, ha hecho público el lunes 25 de marzo y que ha titulado Anatomía de un genocidio pone de manifiesto esta terrible situación que la Unión Europea está permitiendo, pese a las numerosas manifestaciones ciudadanas que denuncian los crímenes de guerra y los delitos contra la humanidad que el ejército y el gobierno israelí está llevando a cabo cotidianamente. La crueldad del Estado de Israel, su conducta criminal y el sufrimiento que está infligiendo a todo un pueblo, en especial a mujeres, niños y ancianos, muestra la impunidad de estas conductas en un mundo regido solo por la fuerza, la venganza y la violencia, despojado de cualquier humanidad y compasión.

La crueldad del Estado de Israel, su conducta criminal y el sufrimiento que está infligiendo a todo un pueblo, en especial a mujeres, niños y ancianos, muestra la impunidad de estas conductas en un mundo regido solo por la fuerza, la venganza y la violencia

La Corte Internacional de Justicia ha ordenado ayer, 28 de marzo, nuevas medidas provisionales a Israel sobre Gaza, en las que debe "garantizar sin demora" la prestación "sin trabas " de ayuda humanitaria incluyendo "aumentando el número de pasos fronterizos terrestres". Y la Asamblea General de Naciones Unidas ha adoptado una resolución, por vez primera no vetada por Estados Unidos, pidiendo el alto el fuego en Gaza. Frente a ello el Estado de Israel continua su escalada de muerte y violencia sobre la población civil, impidiendo además el tránsito de víveres y aprovisionamiento a la franja de Gaza.

No es posible mantener más tiempo esta situación y hay que detener el genocidio en Gaza. A toda costa.

A continuación se incorporan las Conclusiones y las Recomendaciones del informe, que puede leerse íntegro en inglés (aquí).

VI Conclusiones

93. La abrumadora naturaleza y escala del asalto de Israel a Gaza y las destructivas condiciones de vida que ha infligido revelan la intención de destruir físicamente a los palestinos como grupo. Este informe considera que hay motivos razonables para creer que se ha alcanzado el umbral que indica la comisión de los siguientes actos de genocidio contra palestinos en Gaza: asesinato de miembros del grupo; causar graves daños físicos o mentales a los miembros del grupo; e infligir deliberadamente al grupo condiciones de vida calculadas para provocar su destrucción física total o parcial. Los actos genocidas fueron aprobados y se les dio efecto tras las declaraciones de intención genocida emitidas por altos cargos militares y gubernamentales.

94. Israel ha tratado de ocultar su conducta para eliminar las hostilidades mediante la comisión de crímenes internacionales afirmando que era respetuosa del Derecho Internacional Humanitario (DIH). Para ello ha distorsionado las normas consuetudinarias del DIH, incluidas la distinción, la proporcionalidad y las precauciones, Israel ha tratado de facto a todo un grupo protegido y a su infraestructura vital como "terrorista" o "de apoyo al terrorismo", transformando así todo y a todos en un objetivo o en un daño colateral, por lo tanto, que por tanto puede ser matado o destruido. De este modo, ningún palestino de Gaza está a salvo por definición. Esto ha tenido efectos devastadores e intencionados, ha costado la vida a decenas de miles de palestinos, ha destruido el tejido de la vida en Gaza y ha causado daños irreparables a toda su población.

95. El genocidio de Israel contra los palestinos de Gaza es una fase en la escalada de un largo proceso colonial de borrado por parte de los colonos. Durante más de siete décadas este proceso ha asfixiado al pueblo palestino como grupo -demográfica, cultural, económica y políticamente-, tratando de desplazarlo y de expropiar y controlar su tierra y sus recursos. La Nakba en curso debe detenerse y remediarse de una vez por todas. Es un imperativo que se debe a las víctimas de esta tragedia altamente evitable, y a las futuras generaciones de esa tierra.

VII. Recomendaciones

96. El Relator Especial insta a los Estados miembros a que hagan cumplir la prohibición del genocidio de conformidad con sus obligaciones inderogables. Israel y los Estados que han sido cómplices de lo que puede concluirse razonablemente que constituye genocidio deben rendir cuentas y ofrecer reparaciones proporcionales a la destrucción, la muerte y el daño infligidos al pueblo palestino.

97. El Relator Especial recomienda que los Estados miembros

(a) Apliquen inmediatamente un embargo de armas a Israel, ya que parece haber incumplido las medidas vinculantes ordenadas por la Corte Internacional de Justicia el 26 de enero de 2024, así como otras medidas económicas y políticas necesarias para garantizar un alto el fuego inmediato y duradero y restablecer el respeto del derecho internacional, incluidas sanciones;

(b) Apoyar a Sudáfrica para que recurra al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en virtud del artículo 94 (2) de la Carta de las Naciones Unidas tras el incumplimiento por parte de Israel de las medidas de la CIJ antes mencionadas.

(c) Actuar para garantizar una investigación exhaustiva, independiente y transparente de todas las violaciones del derecho internacional cometidas por todos los actores, incluidas las que constituyan crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad y el crimen de genocidio, incluyendo:

(i) cooperando con los mecanismos internacionales independientes de determinación de hechos/investigación y rendición de cuentas;

(ii) remitiendo inmediatamente la situación en Palestina a la Corte Penal Internacional, en apoyo de su investigación en curso;

(iii) cumpliendo sus obligaciones en virtud de los principios de jurisdicción universal, garantizando investigaciones y enjuiciamientos auténticos de las personas sospechosas de haber cometido crímenes internacionales, incluido el genocidio, o de haber colaborado en su comisión, empezando por sus propios nacionales;

(d) Garantizar que Israel, así como los Estados que han sido cómplices en el genocidio de Gaza, reconozcan el colosal daño causado, se comprometan a no repetirlo, con medidas de prevención, reparaciones completas, incluido el coste total de la reconstrucción de Gaza, para lo que se recomienda el establecimiento de un registro de daños con un proceso de verificación y reclamaciones masivas que lo acompañe;

(e) En el seno de la Asamblea General, desarrollar un plan para poner fin al statu quo ilegal e insostenible que constituye la causa fundamental de la última escalada, que en última instancia culminó en el genocidio de Gaza, incluso mediante la reconstitución del Comité Especial de la ONU contra el Apartheid para abordar exhaustivamente la situación en Palestina, y estar dispuestos a aplicar las medidas diplomáticas, económicas y políticas previstas en la Carta de las Naciones Unidas en caso de incumplimiento por parte de Israel;

(f) A corto plazo y como medida temporal, en consulta con el Estado de Palestina, desplegar una presencia internacional de protección para limitar la violencia utilizada habitualmente contra los palestinos en el territorio palestino ocupado;

(g) Garantice que el Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente recibe una financiación adecuada que le permita satisfacer las crecientes necesidades de los palestinos en Gaza.

98. El Relator Especial pide a la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos que redoble sus esfuerzos para poner fin a las actuales atrocidades en Gaza, entre otras cosas promoviendo y aplicando con precisión el derecho internacional, en particular la Convención sobre el Genocidio, en el contexto del territorio palestino ocupado en su conjunto.


Según Antonio Baylos

Anatomía de un genocidio