miércoles. 21.02.2024

La respuesta de los pueblos del mundo al genocidio del estado colonizador de Israel está siendo activa, perseverante y unitaria de amplios sectores sociales, asociaciones, partidos, sindicatos y/o de las bases sindicales y políticas cohesionadas por el horror a tanto crimen y a la extremadamente cruel colonización israelita, así como al derecho a la justicia y soberanía de los pueblos del mundo.

Frente a ella, Gobiernos, élites económicas, políticas y los medios de información controlados por el capital sionista. Toda una muestra de desfachatez, traición y cobardía sumadas a la defensa de los intereses económicos de las grandes fortunas y bancos conectados con el capital sionista, grandes grupos de presión cristiano/sionistas y el judaísmo conservador. Una mezcla de talibanes religiosos, ricas y ricos, gobernantes cobardes y periodistas vendidos a pesar de la masacre que sufre la profesión en Gaza.

La anglosfera en peso se ha sumado a un apoyo incondicional al estado terrorista que ellos crearon en 1948. La actitud de Israel solo es comprensible desde una posición racista, lo que es para los nazis la supremacía de la raza aria es para Israel la supremacía del pueblo elegido de dios, con respecto al resto del mundo, pero que, en el caso del pueblo colonizado de Palestina, se creen en el deber de exterminarlo. Dios lo quiere, que decían los cruzados.

Lo que es para los nazis la supremacía de la raza aria es para Israel la supremacía del pueblo elegido de dios

Pero la resistencia palestina en los territorios colonizados es más dura de lo que pensaron los generales de Netanyahu. Los pueblos del mundo están reaccionando en las calles de forma solidaria. Las calles árabes como siempre han respondido con mucho vigor y dolor. Los gobiernos árabes son otra cosa, excepto el de Yemen que lo ha hecho con contundencia y valentía.

Pero en Occidente judeo-cristiano la respuesta ha ido más allá de lo que los poderes imaginaban. Grandes manifestaciones, concentraciones y actos se suceden toda Europa, Los Estados Unidos, Australia, Japón… En todas partes a pesar de que las “democracias otanistas” en muchos casos han prohibido las muestras de solidaridad con Palestina, por aquella falacia de frenar el antisemitismo, cuando la nación árabe es semita, palestinas y palestinos son semitas. La realidad es que quieren reprimir la contestación a las políticas imperialistas, neocolonialistas y belicistas de las élites occidentales, que se están ganando el desprecio del mundo. De un mundo que cambia en África, en Asia o en América Latina. El SUR desprecia al norte decadente y egoísta, absurdo y criminal. 

Pero en el Norte están habiendo más que muestras de solidaridad, con boicots sindicales de estibadores, sindicatos de transportes, bases sindicales exigiendo el alto el fuego como las de la poderosa UAW del automóvil en los EEUU, donde hay una gran movilización juvenil, estudiantil, obrera y política contra las agresiones de Biden y también del Partido Republicano, pues en la defensa del imperialismo y en aplastar y sojuzgar pueblos, ambos son los mismo, las élites políticas norteamericanas actúan igual en defensa del sionismo, una prueba de ello ha sido la recusación de la miembro de la Cámara de Representantes y representante por Detroit Rashida Tlaib que es de origen palestino y socialista del DSA, por exigir el fin de la violencia contra Palestina y un alto el fuego inmediato. Pero no la han callado. Rashida o los estibadores de Oakland, varios sindicatos, así como estudiantes incluso de Harvard son junto con la diáspora palestina y árabe parte de la indómita resistencia en el estado más sionista del mundo.

Que va a ser uno de los grandes caballos de batalla del mismo en las próximas semanas

Londres la patria de Balfour el autor del plan de colonización sionista y capital de la antigua potencia colonial 1918/1947, se ha convertido en el epicentro de masivas protestas y exigencia del alto el fuego inmediato. Millones de personas han salido a las calles en Gran Bretaña en su conjunto. Ya hace más de un año y como previa el líder laborista socialista Jeremy Corbyn fue purgado y perseguido por el poderoso y riquísimo lobby sionista de la City acusándolo de antisemita por defender los derechos legítimos del pueblo palestino, por ser coherente con el socialismo y por tanto un peligro para la clasista y decadente alta sociedad británica. Pienso que Corbyn debe ser un referente no solo isleño sino serlo continental.

Jeremy Corbyn fue purgado y perseguido por el poderoso y lobby sionista de la City acusándolo de antisemita por defender los derechos legítimos del pueblo palestino

En Alemania a pesar de la persecución y represión de cualquier acto contra el holocausto palestino, han surgido también manifestaciones y una nueva y esperanzadora nueva fuerza de izquierda que impulsa Sara Wagenknecht que está enfrentándose a la nefasta política para Alemania que sus derechas, los Verdes y el partido de Scholtz impulsan en favor de los intereses de los EEUU y del sionismo. Terrible, los hijos y nietos de los verdugos de Güssen o Treblinka, ahora defienden a los sionistas asesinos del pueblo palestino. Al fin y al cabo, las semejanzas son muy grandes.

En la multicultural Francia la CGT acaba de exigir el alto el fuego, al igual que la Francia Insumisa. 

En España el gobierno trata de navegar entre dos aguas, cosa imposible pues al final se une a la alianza contra el Yemen y los hutís, lo cual lo sitúa en el bando de los EEUU dado que los guerreros yemenitas son hoy junto a Hezbola el apoyo más sólido de Palestina. Además de negarse a sancionar a Israel. El PP y VOX se sitúan claramente en favor del sionismo fascista y criminal. Es lo lógico, todos los antiguos y modernos derechistas y fascistas apoyan a Netanyahu sin fisura en su guerra de exterminio.

En el reino de España las amplias movilizaciones por Palestina y su causa siguen cada vez más potentes. 

Ahora lo suyo es coordinar de forma internacional todas estas luchas y reivindicaciones, para que sean efectivas. Solo el internacionalismo derrotará al imperialismo y por tanto al sionismo. 

Movilizaciones en favor de Palestina y la solidaridad internacionalista