martes. 18.06.2024
Foto: Telam

A menos de una semana de la aparición del nieto 131, la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo informó ayer la resolución del caso número 132; un nuevo nieto a quien se le restituye su verdadera identidad. 

La noticia se conoció pasadas las cuatro de la tarde, hora argentina; pocos minutos antes de la conferencia de prensa en la que se anunció oficialmente en la sede de la Casa por la Identidad, en su Espacio Memoria y Derechos Humanos de la Ciudad de Buenos Aires. "Convocamos a medios de comunicación y periodistas a una nueva conferencia de prensa para anunciar otra restitución de identidad, la 132”, expresaba el comunicado. "El 2022 finaliza así con la resolución de un nuevo caso que renueva las esperanzas de este camino de verdad, memoria, justicia e identidad" y señalaron que: "Esperamos que el 2023 nos reciba con muchos más encuentros". 

"En los últimos tiempos, y a pesar de la pandemia, seguimos trabajando día a día con esperanza y con la convicción de que vamos a encontrar a nuestros nietos y nietas que pueden estar en cualquier lugar del mundo", había expresado Estela de Carlotto en el anuncio de la restitución del nieto recuperado 131, ocurrida hace tan solo unos días atrás.

Entre 1976 y 1983 se secuestraron, torturaron y desaparecieron a 30 mil personas 

El nieto 132 es Juan José, hijo de Mercedes del Valle Morales, desaparecida en Tucumán en 1976. “Faltaba comprobar que la persona que lo había apropiado no era su padre biológico. Su madre trabajaba en una finca de este hombre que lo apropió, que claramente tenía vínculos con la Dictadura Militar”, sostuvo Horacio Pietragalla, Secretario de Derechos Humanos de la Nación y nieto recuperado número 75. “Da mucha felicidad comunicar dos restituciones en una semana, luego de tres años de no haber tenido ningún encuentro”, agregó. Pietragalla detalló que pudo comprobarse la identidad de Juan José a partir de la exhumación del cuerpo de su apropiador.

"Esperamos que esta conferencia contribuya para que quienes tengan un dato de Mercedes Del Valle Morales, lo aporten", dijo Estela de Carlotto, titular de Abuelas.

El robo de niños recién nacidos durante la última Dictadura Cívico-Militar en Argentina constituyó un modus operandi de quienes estaban al mando de los operativos en los que se secuestraron, torturaron y desaparecieron a 30 mil personas entre los años 1976 y 1983. La Asociación Abuela de Plaza de Mayo ha trabajado intensamente no sólo en el reclamo, el juicio y el castigo para los responsables del genocidio, sino también en pos de recuperar lo que los esbirros del proceso militar consideraban su “botín de guerra”. 

Nueva restitución de identidad anunciada por Abuelas de Plaza de Mayo