#TEMP
viernes. 01.07.2022
MADRES

Cuarenta y seis años se cumplieron ayer del Golpe Cívico-Militar que asesinó, torturó y desapareció a más de 30 mil argentinos. La conmemoración de aquel oscuro 24 de marzo de 1976 estuvo signada por la memoria activa de miles de personas que dijeron presente en la mítica Plaza de Mayo.

Luego de dos años en los que la pandemia impidió la movilización popular del Día de la Memoria, la Verdad y la Justicia, la multitud colmó las calles céntricas de la capital argentina desde las primeras horas de la mañana. Miles de referentes y militantes de organizaciones sociales, políticas, gremiales y de derechos humanos, llegaron a las puertas de la Casa Rosada para acompañar el reclamo que Madres y Abuelas de Plaza de Mayo vienen haciendo a lo largo de los años. Mujeres que –a pesar de las amenazas y los intentos de criminalización por parte de la derecha argentina- no han dado jamás un paso atrás en la búsqueda de la verdad.

Desde el escenario montado a metros se la casa de gobierno se oyeron las voces de aquellas abuelas a las que la dictadura tildó de “locas”, mujeres que hoy son un ejemplo irrefutable de coraje, de valentía y –tal como vislumbró el fallecido escritor uruguayo Eduardo Galeano en “Utopías”- de salud mental: “En Argentina las locas de Plaza de Mayo serán un ejemplo de salud mental porque ellas se negaron a olvidar en los tiempos de la amnesia obligatoria".

Taty Almeida, una de las referentes de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, volvió a recordar el rol de las fuerzas armadas y la brutalidad con la que actuaron durante las décadas del 70 y 80. Pero también hizo hincapié en la necesidad de rechazar al modelo neoliberal que a fuerza de asesinatos y torturas se impuso en los años más oscuros de la historia argentina. Taty Almeida recordó el desastre provocado por el gobierno de Mauricio Macri, las persecuciones a opositores y el regreso del Fondo Monetario Internacional a la Argentina. “A pesar de los bastones y las sillas de ruedas, las locas seguimos de pie”, había dicho horas antes del acto central en Plaza de Mayo. “Todos los días recordamos a nuestros 30 mil desaparecidos, pero hoy los recordamos especialmente. Tenemos que recordarlos a ellos, los queridos 30.000 y a los sobrevivientes de los centros clandestinos, a los exiliados, a todos los que sufrieron este genocidio que ocurrió en nuestro país”.

Libros, documentales, actos, series, y homenajes se multiplican cada año por todo el mundo en reconocimiento a la valentía y la tenacidad de este grupo de madres que enfrentaron a Videla, a Viola y a Galtieri, los genocidas que pretendieron apartarlas de la búsqueda de sus hijos detenidos desaparecidos. Y lo hicieron con la enorme dignidad que transmiten las personas comunes.
 

Las “locas de Plaza de Mayo” siguen marchando