martes. 27.02.2024
netanyahu_soldados_israelies
Netanyahu con soldados israelíes.

@caval100

Si no estaba claro, los acontecimientos que están ocurriendo en Gaza y en otras partes de los territorios ocupados, no dejan lugar a dudas. El Estado de Israel pretende el exterminio del pueblo palestino y la historia viene de lejos. No se le niega el derecho a defenderse ante las acciones de los grupos que actúan en la zona, pero lo que está ocurriendo ahora no es defensa, es venganza.

Los crímenes de guerra y el genocidio son las armas que utiliza Israel, más allá de misiles y bombas que están destrozando a hombres, mujeres y niños. Por esto y alguna cosa más, no se si la humanidad merecemos existir. Malditas sean las guerras y malditos quienes las provocan, mantienen y quienes no hacen lo necesario para evitarlas.

Después de setenta y cinco años, el pueblo de Palestina, sigue sometido a los designios del Estado judío de Israel

Para hacernos una idea de la dimensión y la velocidad de la matanza, Israel ha asesinado un civil cada 5 minutos desde que empezaron los bombardeos. El 30% de las viviendas de Gaza han sido destruidas y el 25% de la población desplazada, en apenas 13 días de guerra. Las bombas habrían destruido 12.845 viviendas, convertido en inhabitables 9.055 y dañado de alguna manera 121.000. Para las autoridades gazatíes, la agresión Israelí contra la Franja de Gaza ha dejado 4.137 muertos y 13.162 heridos de diversa consideración. El 70% de las víctimas son niños, mujeres y ancianos y cifran en 1.400 los desaparecidos bajo los escombros.

Después de setenta y cinco años, el pueblo de Palestina, sigue sometido a los designios del Estado judío de Israel. Hace más de dos mil años, quien estaba sometido al Imperio Romano era el pueblo judío. Roma ejercía su poder a través de un gobernador, quien exigía tributos para el mantenimiento de las tropas de ocupación y envío de remesas a la cosmópolis romana. Hoy es el Estado de Israel quien somete a fuego, a los palestinos, financiado por los Estados Unidos de América del Norte.

Mucho ha sucedido desde que Naciones Unidas aprobase el Plan para la partición de Palestina en 1947. Con supuesta buena fe, se pretendía dar respuesta al conflicto entre árabes y judíos en Palestina. La presión de la comunidad judía internacional y la mala conciencia de los actores, por no haber hecho todo lo necesario para parar y evitar el Holocausto judío, cuando todavía era posible, durante la Segunda Guerra Mundial, hicieron que el plan fracasara; como todos los acuerdos, pactos y hojas de ruta, desde entonces. Se apoyó a los judíos y se dejó en el desamparo a los palestinos. En algún momento tiene esto que finalizar.

Por aquel entonces, los israelitas celebraron la independencia y la creación del Estado judío, pero criticaron el plan, que dividía en tres zonas separadas el territorio asignado; poco viable y de difícil defensa. Los líderes árabes se opusieron al plan, por violar los derechos de la población árabe, que representaba el 67% de la población total, criticando que el 45% de la superficie de todo el país se adjudicaba al Estado judío, que representaba tan solo el 33% de la población. Agravio sobre agravio.

La partición de la zona en dos estados, no contentó a ninguna de las partes. La Liga Árabe aprobó otra resolución que rechazó frontalmente la de la ONU, en la que advertía que, para evitar la ejecución del plan de partición, emplearía todos los medios a su alcance. Reino Unido abandonó Palestina el 15 de mayo de 1948, un día después de que David Ben Gurión declarase la independencia de Israel. Todo fue un desastre. Una historia sin fin, que ha dejado a su paso demasiadas víctimas.

Israel se ha convertido en el árbitro moral que decide lo qué debe ocurrir y lo qué no es posible hacer en Palestina

El pueblo palestino sufre las consecuencias de la política internacional desde hace demasiado tiempo. Los palestinos son reducidos a números y en el peor de los casos al olvido. Los crímenes se han cometido con demasiada impunidad. Israel se ha convertido en el árbitro moral que decide lo qué debe ocurrir y lo qué no es posible hacer en Palestina; mientras sigue ocupando la tierra ocupada en la guerra y en la paz. La única solución pasa por poner fin a la ocupación, a los asentamientos y a la exclusión.

El Gobierno y el Ejército avisan a los israelíes de que será una guerra larga y difícil al tener que enfrentarse a Hamás en un escenario urbano que suele ser el terreno más complicado para una fuerza militar. No hay un plan sobre Gaza para el día después del fin de los combates. Para el gobierno de Israel, todo lo que no sea destruir a Hamás es irrelevante.

Para Luis Moreno Ocampo, que fue fiscal jefe de la Corte Penal Internacional entre 2003 y 2012, "Israel no puede bombardear civiles. Israel no puede bloquear el acceso de bienes a Gaza. Eso es un genocidio" Israel tiene derecho a atacar lugares donde están tirando misiles contra ella, pero este tipo de ataque masivo e indiscriminado no puede ocurrir, eso es un crimen. Israel tiene derecho a defenderse, pero no puede atacar civiles.

La ministra de Derechos Sociales y líder de Podemos, Ione Belarra, ha pedido a la parte socialista del Gobierno suspender las relaciones diplomáticas con Israel y aplicar sanciones a su primer ministro, Benjamín Netanyahu. Además, desde Podemos reiteran su exigencia de llevarlo ante la Corte Penal Internacional y un embargo de armas a este país, mientras continúe el genocidio planificado contra el pueblo palestino.

López Garrido, vicepresidente de la Fundación Alternativas, tiene muy claro que Israel está cometiendo crímenes de guerra con los bombardeos en Gaza y dejando sin alimentación y electricidad a los civiles palestinos, por lo que está a favor de que tenga que rendir cuentas ante la Corte Penal Internacional. Reflexionando de que Washington no está haciendo nada para favorecer esa solución y considera lamentable la actitud de Von der Leyen. Por su parte, la ONU eleva a 1,4 millones los desplazados en Gaza, casi dos tercios de la población.

Palestina es como Auschwitz, dijo José Saramago. Lo que está pasando contra los palestinos, es un crimen contra la humanidad

En 1944, intentando describir la política nazi de cometer asesinatos en forma sistemática, incluyendo el objetivo de eliminar a la comunidad judía europea, el abogado polaco judío Rafael Lemkin, creó la palabra genocidio. El término genocidio, no existía. El 9 de diciembre de 1948, a la sombra del Holocausto, las Naciones Unidas aprobaron la Convención para la prevención y la sanción del delito de genocidio, estableciendo que es un crimen internacional que las naciones firmantes deben evitar y sancionar, Se entendió como genocidio cualquiera de los actos perpetrados con la intención de destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso como tal; matanza de los integrantes del grupo; lesión grave a la integridad física o mental de los integrantes del grupo; sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física, total o parcial; medidas destinadas e impedir los nacimientos en el seno del grupo.

Palestina es como Auschwitz, dijo José Saramago. Lo que está pasando contra los palestinos, es un crimen contra la humanidad. Los palestinos son víctimas de crímenes cometidos por el gobierno de Israel, con el aplauso de su pueblo y el apoyo de EEUU. Todo sigue igual y ha llegado la hora de frenar a Israel, porque otro Israel es posible, con Palestina siendo un Estado. Toca poner fin a esta vergüenza de la humanidad.

Israel está cometiendo un genocidio contra los palestinos, implacable contra niños, mujeres y ancianos. Ha transcurrido demasiado tiempo desde la ocupación ilegal e impunidad; uso desproporcionado de la violencia, traslado forzoso de personas, confiscación de tierras, destrucción de hogares y castigo colectivo.

Ni Estados Unidos, ni la Unión Europea, ni ningún país de occidente, que tan beligerantes están siendo contra Rusia por la invasión de Ucrania, enviando armas, dinero y apoyo de todo tipo, han hecho nada igual a favor de la Palestina ocupada en esta larga historia, lo que muestra el cinismo, cuando no la indecencia, ante situaciones cargadas de crímenes contra la humanidad cometidas por Israel contra el pueblo palestino. Cada día conocemos como actúa el ejército israelí en los territorios ocupados, que clama justicia, cuando la violencia se ejerce contra niños y niñas.

Mientras la tragedia cae sobre los palestinos, los líderes europeos escenifican en la Casa Blanca unidad con Biden en la defensa de Israel y Ucrania. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, cuestinonada por su propia organización, agradece a Biden su extraordinaria visita a Israel y ambos reiteran que el país tiene derecho a la autodefensa ante los ataques de Hamás.

Israel sigue cometiendo un genocidio contra los palestinos, implacable contra niños, mujeres y viejos

Israel sigue cometiendo un genocidio contra los palestinos, implacable contra niños, mujeres y viejos. Ha transcurrido demasiado tiempo desde la ocupación ilegal e impunidad; uso desproporcionado de la violencia, traslado forzoso de personas, confiscación de tierras, destrucción de hogares y castigo colectivo; la tragedia no cesa. El Derecho Internacional humanitario señala que ocupar un territorio en tiempo de guerra debe ser una situación transitoria, pero no priva al país ocupado de su condición de Estado ni de su soberanía.

El manifiesto lanzado por el movimiento feminista en España, Contra el silencio y la impunidad, afirman que la opresión, la ocupación y la destrucción sistemática de Palestina a manos de Israel van en contra de los valores fundamentales. Reclama a la comunidad internacional una solución justa que ponga fin a un conflicto de raíz colonial. Considera que el Estado español, que ocupa en estos momentos la presidencia del Consejo de la Unión Europea, tiene ocasión para incidir en este sentido, exigiendo que se posicione de manera firme y plantee medidas vinculantes para parar la violencia y garantizar la seguridad y el bienestar de la población palestina.

Lo que ocurre en Gaza es un paso más en la la política del Estado de Israel de genocidio contra el pueblo palestino, bajo la mirada cómplice de la comunidad internacional, cuyo fracaso deja una sensación de impotencia y desesperanza. Es una guerra de exterminio. #YoApoyoAPalestina

Genocidio contra el pueblo palestino