sábado 16/10/21
CRISIS POLÍTICA EN ARGENTINA

Cristina Kirchner rompe su silencio y desafía a Alberto Fernández

La vicepresidenta argentina asegura que hay operaciones de prensa en su contra desde el propio entorno presidencial.

cristina fernandez alberto fernandez

@jgonzalezok

Cuatro días después de la clamorosa derrota electoral del peronismo en las elecciones primarias del pasado domingo (12), y después del golpe de mano contra el gobierno que ella misma integra, la vicepresidenta argentina, Cristina Kirchner, publica una incendiaria carta dirigida al presidente, Alberto Fernández, al que culpa del desastre electoral. Cuestionó duramente la política económica del gobierno, criticó duramente al entorno del presidente y le exigió que “honre la voluntad del pueblo argentino”.

La misiva es una bomba política que ahonda las diferencias en el seno del Frente de Todos, la coalición que juntó hace dos años a las distintas familias peronistas para disputar la elección. Y pone de manifiesto que el peculiar contrato que los unió, con una vicepresidenta que elige quién será el candidato a presidente, y que pretende mantener a éste como un mero delegado sin poder real, llegó a un límite. El columnista político del diario La Nación, Martín Rodríguez Yebra, escribió que “Cristina acelera hacia lo desconocido, sin reparar en lo inverosímil que resulta ahora un repunte electoral en noviembre ni en las condiciones en las que deja al gobierno. Ya es una cuestión personal”.

Cristina Kirchner denuncia en su carta que existen operaciones de prensa en su contra desde el propio entorno presidencial, mencionando en concreto al portavoz, Juan Pablo Biondi, aunque no por su nombre. Le reprocha a dicho funcionario que ni siquiera se le conoce la voz y se pregunta: “¿O tiene alguna otra función que desconocemos? ¿La de hacer operaciones en off, por ejemplo?”.

La carta se conoció a través de las redes sociales y cuando su silencio era ya estruendoso, sobre todo después de la movida de los ministros que le responden políticamente, que presentaron su renuncia para presionar al mandatario y lograr una remodelación de gabinete en el que ya no estén los ministros de Economía (Martín Guzmán) y de Desarrollo Productivo (Matías Kulfas).

Cristina Kirchner subrayó “Mientras escribo estas líneas tengo el televisor encendido pero muteado (sic) y leo un graph (sic), Alberto jaqueado por Cristina. No, no soy yo. Por más que intenten ocultarlo, es el resultado de la elección y la realidad”. ´

Recuerda que durante 2021 tuvo 19 reuniones de trabajo con el presidente en la residencia de Olivos, subrayando -reprochando- que casi todas habían sido por iniciativa de ella. Asegura que siempre le planteó a Fernández la delicada situación social “que se traducía, entre otras cosas, en atraso salarial, descontrol de precios y falta de trabajo”. Y que se cansó de advertir que se estaba llevando a cabo una política fiscal equivocada, que iba a tener consecuencias electorales.

Cristina Fernández: ¿En serio creen que no es necesario presentar públicamente las renuncias?

Respecto a los cambios en el gabinete, después de la catástrofe política de las elecciones, pregunta: “¿En serio creen que no es necesario presentar públicamente las renuncias y que se sepa la actitud de los funcionarios y funcionarias de facilitarle al presidente la reorganización de su gobierno?”.

En el mismo plano de reproches recordó que la última reunión con Alberto Fernández  fue este pasado martes (14), a iniciativa propia, transcurridas 48 horas sin que el mandatario la llamase. Allí, según su versión, le manifestó la necesidad de relanzar su gobierno y le propuso nombres, como el del gobernador de Tucumán, Juan Manzur, para la jefatura de Gabinete.

La carta termina recordando que cuando tomó la decisión de proponer a Alberto Fernández como candidato a presidente, lo hizo con la convicción de que era lo mejor para el país. Y concluyó: “Solo le pido al presidente que honre aquella decisión, pero por sobre todas las cosas (…) que honre la voluntad del pueblo argentino”.

La carta provocó un terremoto político, en una jornada en la que no faltaron emociones igualmente intensas. La principal la proporcionó un audio que explica sin disimulos cuál es el quid de la cuestión. Se podría decir que es una grabación explosiva que ayuda a comprender la crisis institucional que atraviesa la Argentina, pero de forma más cruda a la expresada en su carta por Cristina Kirchner.

Se trata de un mensaje de WhatsApp de la diputada Fernanda Vallejos, que es uno de los peones políticos de Cristina Kirchner, habitual portadora de mensajes que expresan el pensamiento de la vicepresidenta, cuando ésta prefiere no aparecer.

El audio, que inmediatamente se hizo viral, está dirigido a un tal Pedro -que en ningún momento interviene y del que se desconocen más datos- y no hay que descartar que sea la propia Vallejos o el sector del kirchnerismo que responde a Cristina, quienes hayan decidido dar a la publicidad el mismo, como forma de sentar su posición ante la crisis.

“Todos esperábamos que el enfermo de Alberto Fernández, que el ocupa de Alberto Fernández, el lunes a las 8 de la mañana estuviera haciendo una conferencia de prensa en un escritorio con todas las renuncias sobre la mesa”, comienza el mensaje. Hace referencia a los resultados de las elecciones primarias del domingo.

Vallejos afirma que el presidente no hizo eso porque “quiere conservar a su núcleo de inútiles, que están ahí de prestado, ocupando las oficinas de la Casa Rosada y no han hecho nada”. Y añade que no hay conducción política porque el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, “es un payaso”. 

Descalifica totalmente al ministro de Economía, Martín Guzmán, señalando que era el primero que debía renunciar tras el fracaso en las urnas. Lo acusa de no tener la más mínima formación política y de carecer de sensibilidad social. Argumenta que Guzmán hizo un presupuesto donde se partía de la premisa de que en marzo se acababa la pandemia. “Todos sabíamos que era una mentira”, añadió, señalando que cuando hubo que endurecer las medidas de cuidado sanitario no hubo medidas económicas para acompañar. Y se escandaliza porque hay equilibrio fiscal con 50 % de pobreza y en medio de una pandemia: “Era obvio que la gente no iba a venir aplaudiendo”.

Pero los ataques más directos fueron para el presidente, al que en diversos momentos califica de “ocupa”, basándolo en que “no tiene votos, no tiene legitimidad, no lo quiere nadie (…) y nuestra gente no lo quiere porque no se subordinó a la política para la cual fue elegido”. Afirma que Alberto Fernández está sentado en el sillón presidencial no por méritos propios: “Entonces se tiene que allanar a lo que le diga Cristina que tiene que hacer. ¿Por qué? Porque Cristina es la representación de la voz del pueblo argentino, por su boca habla el pueblo argentino, no por la de Alberto Fernández, por la del pelotudo (sic) de Guzmán (el ministro de Economía), de Kulfas (ministro de Desarrollo Productivo), que se dedicó a escribir libros en contra de Kicillof (gobernador de la provincia de Buenos Aires y ex ministro de Economía de Cristina Kirchner), o la pelotuda (sic) de Vilma Ibarra (Secretaria Legal y Técnica de la Presidencia, ex pareja del presidente y autora de un libro muy crítico sobre Cristina Kirchner)”.

Reconoció una mala gestión de la pandemia, contra lo que se venía afirmando en el relato oficialista. Y que hubo muchas más muertes por el covid-19 que las que deberían haber existido.

Después de este mensaje se conoció otro trecho en el que Vallejos insiste en que Alberto Fernández “no tiene el derecho, ni la legitimidad, ni el apoyo popular”. Y da por concluido el ciclo del actual mandatario al señalar: “Este gobierno ya fue, fracasó”. La diputada reconoció la veracidad del mensaje, se disculpó y afirmó que había sido una reacción en caliente al resultado de las elecciones del domingo.

Alberto Fernández: No es éste el tiempo de plantear disputas que nos desvíen del camino

Al comienzo del día, Alberto Fernández utilizaba las redes sociales para dar una primera respuesta a la maniobra del kirchnerismo para vaciarle el gobierno. “No es éste el tiempo de plantear disputas que nos desvíen del camino”, afirmó el presidente argentino, añadiendo que la gestión del gobierno seguirá desarrollándose “del modo que yo estime conveniente, para eso fui elegido”..

Destacó los mensajes de apoyo de varios gobernadores y algunas organizaciones sociales. La manifestación de apoyo en Plaza de Mayo prevista por el Movimiento Evita y otros grupos afines fue cancelada, aparentemente por indicación del propio presidente, que dijo: “Prefiero que toda esa fuerza que implica una movilización de esta magnitud se canalice para construir la épica militante que ayude a argentinos y argentinas a desentrañar el dilema que se nos plantea en noviembre” (se refiere a las elecciones).

A esta altura, no está claro el futuro de la coalición peronista en el gobierno ni cómo queda la relación entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner. El primero venía repitiendo que nunca más volvería a pelear con Cristina, de la que estuvo más de una década distanciado y a la que atacó ferozmente durante ese período. También dijo recientemente que nunca la traicionaría. Una promesa que ahora parece cobrarle la propia vicepresidenta en su carta.

Cristina Kirchner rompe su silencio y desafía a Alberto Fernández