sábado. 20.04.2024
bolsonaro_acto_sao_paolo

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

@gab2301 |

Objetivo de una investigación sobre un plan de golpe de Estado y con grandes posibilidades de ser preso, el ex presidente brasileño Jair Bolsonaro reunió millares de sus seguidores en la ciudad de São Paulo, en un intento de mostrar su fuerza política. El acto fue convocado por el propio Bolsonaro y se produjo dos semanas después de una gran operación policial contra el ex presidente, algunos de sus ministros,  militares y asesores. Entre las pruebas recogidas por la policía hay un texto apócrifo encontrado en el despacho de Bolsonaro, con indicaciones para decretar el estado de sitio. Según los investigadores, el ex presidente y un grupo de ministros y militares en activo y en la reserva, se organizaban para dar un golpe de Estado e impedir que Luiz Inácio Lula da Silva asumiera la presidencia de la República, tras la elección de finales de 2022.

Como se esperaba, Bolsonaro pronunció un discurso moderado, para una multitud que se reunió en la Avenida Paulista, en el centro de la ciudad. Ni de lejos recordó los discursos agresivos y de contenido golpista, que hacía en los cuatro años de su mandato, cuando amenazaba a las instituciones democráticas. Incluso, en la convocatoria del acto  pidió que sus seguidores no llevasen ningún tipo de pancarta o cartel, pues era común ver en su entorno seguidores que llevaban mensajes atacando al Supremo Tribunal Federal o pidiendo golpe militar.

No se vio ningún cartel con mensajes antidemocráticos, pero muchos llevaron al acto banderas de Israel. El propio ex presidente exhibió una encima del camión desde el que dio el discurso. El gesto fue más una manera de expresar oposición al presidente Lula, que al comienzo de la pasada semana provocó una polémica al comparar la acción de Israel en la Franja de Gaza con genocidio de los judíos durante la Segunda Guerra Mundial: “Nosotros bendecimos a Israel”, dijo la ex primera dama, Michelle Bolsonaro, que abrió el evento. El ex presidente y sus seguidores demostraron públicamente su admiración por el primer ministro Benjamín Netanyahu, que declaró a Lula persona non grata en Israel.

Bolsonaro hizo un discurso victimizándose. Dijo ser un perseguido político y aseguró que jamás participó de una trama golpista

Bolsonaro hizo un discurso victimizándose. Dijo ser un perseguido político y aseguró que jamás participó de una trama golpista. “¿Qué es un golpe? Es tanques en la calle, es armas y es conspiración, es traer a las clases empresariales para su lado, nada de eso sucedió en Brasil. Yo no hice nada de eso y continúan acusándome por un golpe”, afirmó.

Las investigaciones, sin embargo, descubrieron que integrantes del gobierno de Bolsonaro consultaron a los jefes de las Fuerzas Armadas sobre su apoyo a un golpe. Y también mostraron la participación de grandes empresarios en las articulaciones golpistas. La pesquisa de la Policía Federal tiene como principal elemento la delación del teniente coronel Mauro Cid, ex ayudante de órdenes de Bolsonaro, que aceptó colaborar con la policía después de ser detenido. En el computador de Cid se encontró la grabación de una reunión de Bolsonaro y sus ministros, en junio de 2022, tres meses antes de las elecciones, en la que discutieron abiertamente acciones ilegales para evitar la elección de Lula.

La manifestación de São Paulo fue abierta en tono de culto religioso por Michelle Bolsonaro, la mujer del ex presidente

La manifestación de São Paulo fue abierta en tono de culto religioso por Michelle Bolsonaro, la mujer del ex presidente. La ex primera dama lloró, presentó a su marido como una elección divina y se refirió a sus seguidores como “ejército de Dios”, y “ejército de patriotas que no desisten de su nación”. También apeló al argumento de persecución: “Desde 2017 estamos sufriendo por exaltar el nombre de Dios, porque mi marido fue elegido y porque él declaró que Dios estaba por encima de todo”.

El discurso más duro corrió por cuenta del pastor Silas Malafaia, un fiel aliado de Bolsonaro. Fue él el encargado de criticar directamente al Supremo Tribunal Federal y a uno de sus jueces, Alexandre de Moraes, responsable por los principales casos que afectan al ex presidente. Malafaia dijo que había “una ingeniería del mal” para prender a Bolsonaro. “Si ellos te detienen, no va a ser para su destrucción (de Bolsonaro), sino para la destrucción de ellos, usted va a salir de ahí exaltado”, dijo el pastor.

Bolsonaro está inelegible hasta 2026 por decisión de la Justicia. La semana pasada el ex presidente fue convocado a declarar en la Policía Federal en la investigación de la trama del golpe, pero permaneció en silencio. A pesar de eso sigue teniendo una importante fuerza política. Eso explica que políticos elegidos en la estela del bolsonarismo, como el gobernador de São Paulo, Tarcisio de Freitas, estuvieran en el acto. El gobernador del principal estado de Brasil ha hecho movimientos de aproximación al presidente Lula en los últimos tiempos, pero al mismo tiempo intenta garantizarse el apoyo del electorado fiel a Bolsonaro.

Bolsonaro, bajo investigación por intento de golpe, reúne a miles de sus seguidores en...