jueves 9/12/21
PSOE Y PODEMOS RETOMAN LA NEGOCIACIÓN

Reencuentro cordial entre Sánchez e Iglesias pese a las discrepancias de fondo para la negociación

Las imágenes del encuentro dan cuenta del cambio de talante de ambos líderes políticos pero el camino que queda por recorrer se antoja complicado. El PSOE no dará la espalda a Ciudadanos pese a ser esta la primera línea roja de Podemos.

podemos-psoe2El listón de las expectativas del encuentro entre Sánchez e Iglesias era tan alto que finalmente se que ha quedado muy por debajo de las mismas y eso pese a las buenas palabras y la voluntad de acuerdo que ambos líderes políticos han expresado tras la reunión que han mantenido este miércoles en el Congreso de los Diputados. Las imágenes de la cita del día muestran un cambio de talante y de las formas que han tensado la relación durante los más de cien días que han pasado desde las elecciones de diciembre, dando paso a un acercamiento más amable que, sin embargo, no ha servido para salvar los escollos iniciales: Podemos se niega a avalar un gobierno con Ciudadanos, mientras el PSOE se niega a dar la espalda a la formación naranja con la que alcanzó un acuerdo que no sirvió para salvar la investidura de Pedro Sánchez.  

Cerca de dos horas han estado reunidos los secretarios generales del PSOE y Podemos. Un encuentro amenizado con un pequeño paseo por los aledaños del Congreso y el libro sobre la historia del baloncesto con el que Pablo Iglesias ha obsequiado a Pedro Sánchez.

El dirigente de Podemos ha rebajado y mucho el tono de sus primeras intervenciones y la principal novedad ha sido su cesión en dos puntos que parecían hasta ahora irrenunciables. Iglesias da un paso atrás y renuncia a la vicepresidencia si eso facilita la formación de un gobierno de cambio, al tiempo que se muestra dispuesto a sentarse con el partido de Albert Rivera.

Iglesias renuncia a la vicepresidencia para facilitar la formación de un gobierno 'a la valenciana'

En la rueda de prensa posterior, Iglesias ha dicho estar “muy contento” ya que se ha puesto encima de la mesa una "voluntad mutua para continuar el diálogo". De hecho, ha explicado que se "remanga la camisa" y, a partir de ahora, encabezará el equipo negociador con el PSOE, con el objetivo de empezar a hablar a partir de los programas electorales de ambos partidos, en los que cree que hay "muchos elementos que podrían servir para llegar a un acuerdo".

Según ha revelado el dirigente de Podemos, Sánchez le ha trasladado las reticencias que existen en el PSOE sobre su posible inclusión en el Ejecutivo: "Si el obstáculo soy yo, no hay ningún problema", ha dicho, ya que su objetivo sigue siendo la conformación de un gobierno 'a la valenciana' por la vía "del 161", esto es, en coalición de PSOE, Podemos, IU y Compromís, al considerarla "mucho más segura, eficaz y mejor" que "la del 130", que es la del acuerdo entre los socialistas y Ciudadanos.

Además, Iglesias también se ha mostrado dispuesto a verse con el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, para pedirle que apoye "por activa o por pasiva" ese gobierno progresista que permita dejar atrás las políticas del PP. Extremo este harto difícil dado que Sánchez no está dispuesto a dar la espalda a la formación naranja.

podemos-psoe3

"El avance es positivo, se vislumbra una opción para que pueda haber un gobierno del cambio y progresista, la cuestión es cómo lo materializamos y ahí está la discrepancia, una discrepancia que hablando, dialogando y negociando espero podamos salvar", señala Sánchez

Y es que, aunque el líder del PSOE ha asumido que parece que "no va a ser posible" que Podemos y Ciudadanos entren el Gobierno, abre la posibilidad de buscar "otras opciones para que ambas fuerzas se puedan sentir representadas". A su juicio, los tres deben ponerse de acuerdo en las medidas que puedan compartir y llevar al Congreso aquellas en las que discrepen para buscar acuerdos parlamentarios. Es lo que ha definido con un "Gobierno parlamentario".

La actitud voluntarista de Sánchez, expresada hasta la saciedad desde el 21 de diciembre, ha vuelto a quedar de manifiesto al expresar lo que para él es la noticia del día: "Con todas las cautelas y las dificultades creo que estamos más cerca de ese gobierno del cambio y más lejos de la repetición de las elecciones", ha repetido en más de una ocasión en su encuentro con la prensa.

Al igual que Iglesias, Sánchez ha celebrado y agradecido el "cambio de actitud" del líder de Podemos respecto a su persona y el "tono cordial" y "muy cálido" en el que, ha dicho, se ha desarrollado el encuentro. Sánchez ha subrayado que es una "buena noticia" para la izquierda que haya una "predisposición favorable al diálogo" por parte del partido de Pablo Iglesias y ha garantizado que a partir de ahora el diálogo "se va a basar en la sinceridad, la cordialidad y el respeto a ambas formaciones". "Cuando hay voluntad de acuerdo hay voluntad de diálogo y eso hemos empezado a caminar hoy pese a las dificultades", ha comentado Sánchez, quien ha insistido en que la única opción posible para que haya un gobierno del cambio "que sume" es un acuerdo entre PSOE, Ciudadanos y el partido morado.

Esa sigue siendo la clave, ir o no ir con Ciudadanos. De ahí que Sánchez se muestre cauteloso: "El avance es positivo; se vislumbra una opción para que pueda haber un gobierno del cambio y progresista, la cuestión es cómo lo materializamos y ahí está la discrepancia, una discrepancia que hablando, dialogando y negociando espero podamos salvar", ha dicho el líder del PSOE, quien también insiste en que la base para la negociación debe ser el acuerdo alcanzado con C’s: "Todo acuerdo que se vaya a conseguir en las próximas semanas tiene lógicamente que respetar ese acuerdo con Ciudadanos", ha subrayado.

Reencuentro cordial entre Sánchez e Iglesias pese a las discrepancias de fondo para la...
Comentarios