#TEMP
martes. 16.08.2022
RAJOY, PROCLAMADO PRESIDENTE CON EL 97,56% DE VOTOS

Javier Arenas, el incombustible

El líder del PP andaluz mantiene su cargo en la actual ejecutiva en la que Cospedal sigue como 'número dos' y donde se incorporan Carlos Floriano y Estaban González Pons. Rajoy deja la cuota 'aguirrista' bajo mínimos y sitúa en puestos de responsabilidad a Cobo y Prada, los dos dirigentes que sufrieron el oscuro episodio del espionaje político en Madrid.

“No vamos a hacer lo que hizo el PSOE que desmontó el partido cuando llegó al Gobierno”, asegura un destacado dirigente del PP

Unos ven cierta continuidad. Otros evolución y cambio y hay quien incluso alegan que se ha producido una “fortísima renovación”. Lo cierto es que la nueva ejecutiva ‘marianista’ concentra mucho poder en la Secretaría General que seguirá a cargo de María Dolores de Cospedal al desaparecer la figura del coordinador general pero también a Javier Arenas que repite (lleva años ostentando cargos de responsabilidad en la dirección del partido), aunque el peso de la responsabilidad recaerá en la presidenta de Castilla-La Mancha, quien tiene encomendada la tarea de llevar las riendas en Génova, desde la unidad y la cohesión cortando de raíz cualquier conato de división interna.

Un destacado dirigente del PP lo resumía así en pasillos. “No vamos a hacer lo que hizo el PSOE que desmontó el partido cuando llegó al Gobierno. Rajoy quiere un partido fuerte, cohesionado y unido”, señalaba. Ese fue precisamente el mensaje que Mariano Rajoy quiso trasmitir durante su intervención como candidato a la reelección en el XVII Congreso Nacional que se celebra en Sevilla. Este sábado tocaba un discurso en clave interna coronado con la presentación de su candidatura.

“El partido es lo que importa, lo que nos sostiene, lo que nos unifica, nuestra estructura, nuestra referencia. El partido es nuestro manantial de ideas, nuestra fábrica de proyectos, lo que articula y da coherencia a nuestra política en todos los niveles de la Administración”, afirmó Rajoy para “levantar acta” de la importancia que el partido tiene para él.

Rajoy fue proclamado presidente del PP con el 97,56% de los votos al Comité Ejecutivo Nacional y el 97,44% en la lista presentada para la Junta Directiva Nacional, un datos que superan el 84% que obtuvo en el Congreso de Valencia de 2008.

GONZÁLEZ PONS DESCONOCE CUÁLES SERÁN SUS FUNCIONES

Además de Cospedal, Rajoy sitúa en el núcleo duro del PP a Javier Arenas, que repite como vicesecretario de Política Autonómica y Local, lo que se daba por descontado. Este Congreso se ha convertido en la lanzadera para su candidatura a la presidencia de la Junta de Andalucía, unas elecciones que el PP las da por ganadas. 

Además, Rajoy ficha a Carlos Floriano, en la vicesecretaría de Organización (puesto que hasta ahora había venido ostentando Ana Mato); y a Esteban González Pons, como vicesecretario de Estudios y Programas. Estos dos últimos han sido las principales novedades surgidas de la nueva dirección del PP. Cuentan que el valenciano había pedido dejar el área de comunicación, que desaparece, pero aún es pronto para determinar cuáles serán sus funciones en el nuevo organigrama. Dicen que ni siquiera las sabe él.

El poder de Cospedal también se ha visto traducido en nombramientos de su máxima confianza. Es el caso de Jose Ignacio Echániz, secretario de Sanidad y Asuntos Sociales y Vicente Tirado, secretario Ejecutivo Electoral. El nuevo organigrama reduce a dos el número de coordinadores frente a los ocho anteriores, cargos que ocuparán Juan Carlos Vera, en Organización, y José María Beneyto, en Estudios y Programas. Además de los dos secretarios citados figuran Juan Jose Matarí (Política Autonómica); Manuel Cobo (Política Local); Juan Carlos Aparicio (Formación); Alfredo Prada (Política Exterior); y José Ramón García Hernández (Relaciones Internacionales), diplomático de carrera y persona cercana a Jorge Moragas, actual jefe de Gabinete del presidente del Gobierno.

LA CUOTA AGUIRRE, BAJO MÍNIMOS

La cuota ‘aguirrista’ no figura en los primeros escalafones del nuevo Comité Ejecutivo. Es más, tanto Cobo como Prada tuvieron en el pasado un fuerte enfrentamiento con Esperanza Aguirre y uno de sus hombres de confianza, Francisco Granados, por la trama de espionaje político en Madrid. Del equipo de la presidenta madrileña solo figuran dos nombres y además como vocales, Ignacio González y Lucía Figar.

Ningún ministro estará en la ejecutiva del PP pero todos figuran como vocales, entre ellos Soraya Sáenz de Santamaría, Cristóbal Montoro, Ana Mato, Miguel Arias Cañete, Fátima Báñez y Alberto Ruiz Gallardón. En esa lista de 35 nombres también se incluyen las alcaldesas de Valencia y Madrid, Rita Barberá y Ana Botella.

Al frente del Comité Electoral, Rajoy ha situado a la presidenta del PP de Cataluña, Alicia Sánchez Camacho; mientras José Manuel Romay Beccaria repite como tesorero del PP.

Javier Arenas, el incombustible
Comentarios