viernes. 19.07.2024

El secretario general del Partido Socialista (PSOE), Alfredo Pérez Rubalcaba, inaugurará este viernes el 12º Congreso Regional del PSM en el que los socialistas madrileños tendrán que elegir a su líder para los próximos cuatro años entre dos opciones: el ya secretario general, Tomás Gómez, y la exdiputada Pilar Sánchez Acera, ha afirmado la dirigente socialista Maru Menéndez.

El cónclave reunirá a 962 delegados en el Hotel Auditorium de la capital, en el que además de elegir a la persona que liderará el partido durante los próximos cuatro años, los socialistas de Madrid elegirán a su nueva ejecutiva regional y debatirán más de 4.000 enmiendas de la Ponencia Marco que conformará el proyecto político del Partido Socialista de Madrid. La ponencia se debatirá en cinco comisiones: 'Cambiar el presente para alcanzar el futuro. De nuevo, socialismo', 'Economía regional y modernización productiva: un nuevo modelo de desarrollo', 'Política Social', 'Madrid región capital', y 'Un partido abierto, fuerte y moderno'.

Tomás Gómez y Pilar Sánchez Acera compiten este fin de semana por la Secretaría General del PSM en un Congreso al que ambos llegan sin minimizar la confrontación y la división interna, aunque apelando a la unidad y tratando de desvincular a Ferraz del futuro del socialismo madrileño.

Apenas han pasado seis semanas del 'congresillo' en el que el PSM eligió a los delegados que después enviaría al Congreso del PSOE en Sevilla, y la división que se percibió entonces entre los defensores de Gómez (que consiguió un 55,3% de apoyo a su lista) y el sector crítico a su gestión (que logró un 44,7%), lejos de diluirse, se ha intensificado. De hecho, el resultado de aquel 'congresillo' animó a los críticos a Gómez a impulsar una alternativa que acabe con sus cuatro años y medio de liderazgo del PSM, aunque hubo que esperar hasta hace unos días para saber quién encabezaría esa alternativa.

Pilar Sánchez Acera se presenta ante los militantes como la garantía del cambio y de la integración, con la intención de ocupar el lugar de Gómez tras una gestión que, según ha dicho, no ha sido la más adecuada para el partido en los últimos años.

No obstante, sobre su candidatura sobrevuela la sombra de Ferraz, después de que Tomás Gómez se decantase abiertamente por Carme Chacón, y no por Alfredo Pérez Rubalcaba, en el Congreso del PSOE de Sevilla.

Y alimenta esta sospecha el hecho de que el pasado fin de semana tres jóvenes socialistas próximos a Rubalcaba -Emiliano García-Page, Francina Armengol y César Luena- fueran elegidos, en sus respectivos congresos regionales, líderes del PSOE en Castilla-La Mancha, Baleares y La Rioja. Con todo, Ferraz quiere desvincularse del proceso madrileño, hasta el punto de que rechazó fijar los criterios para celebrar un debate entre Tomás Gómez y Pilar Sánchez Acera y, para poner más distancia aún.

Tomás Gómez, por su parte, se presenta a la reelección asegurando que su proyecto es el que aglutina a la mayoría, con la voluntad de construir un PSM fuerte, unido y ajeno a las injerencias de Ferraz. En su contra juegan las dos derrotas electorales vividas en el último año, la de las autonómicas y municipales -donde el PSM obtuvo los peores resultados de su historia- y las de las generales, donde se confirmó la pérdida de respaldo ciudadano.

Si los primeros días los dos precandidatos evitaban entrar en el enfrentamiento (Gómez sostenía que ningún socialista es adversario de otro, y Sánchez Acera afirmaba que no es el "brazo armado" de Rubalcaba contra Gómez), en la recta final antes del Congreso las discrepancias han aflorado, sobre todo a raíz del formato del debate que mantuvieron el miércoles.

Y mientras la confrontación aumentaba en la recta final, tanto Gómez como Sánchez Acera han ocupado los últimos días en anunciarse vencedores en el Congreso. Así, la candidatura del actual secretario general confiaba, a 48 horas del cónclave, en lograr el apoyo del 60% de la militancia, mejorando incluso los resultados del 'congresillo' de enero. Tan seguro está de la victoria, dicen fuentes de la dirección del PSM, que Gómez ya ha "empezado a integrar a algunas personas relevantes" del partido de cara a configurar la nueva dirección.

Sánchez Acera, por su parte, se da por ganadora también y hoy mismo ha dicho, tras reunirse con el líder de IGT, que cuenta con "un apoyo por encima del 50%". Lo justifica por el gran apoyo que, según su equipo, cosecha en los actos de las agrupaciones y en el desgaste que arrastraGómez tras cuatro años y medio de liderazgo y derrotas electorales consecutivas.

Enfrentamiento y división en el PSM a las puertas de su 12º Congreso Regional