sábado 21.09.2019

Ábalos apuesta por acuerdos de bloques regeneracionistas y no de bloques ideológicos

Critica que dirigentes de la derecha quieran “convertir las administraciones en trincheras políticas frente a otros niveles de gobierno”.

Ábalos apuesta por acuerdos de bloques regeneracionistas y no de bloques ideológicos

El secretario de Organización del PSOE y encargado de llevar adelante las negociaciones con las otras fuerzas políticas, José Luis Ábalos, ha concedido una entrevista a ‘El Socialista’ en la que, de cara a la formación de gobiernos tras las elecciones del 26 de mayo, apela a que “no se den acuerdos de bloques ideológicos sino de bloques regeneracionistas”, entre quienes “quieren pasar página” a una época de falta de higiene democrática, agotamiento de proyecto y descomposición en el Partido Popular.

Ábalos, que ha realizado un análisis de los resultados electorales del pasado domingo, destacó a nivel autonómico que el PSOE haya sido la primera fuerza política en territorios como Castilla y León, Murcia o la Comunidad de Madrid; lugares en los que “el PP está próximo a cumplir los 30 años de gobierno” consecutivos, y destacó el papel que ha podido jugar la falta de “transparencia e la higiene democrática, en paralelo a un agotamiento del proyecto político y la descomposición del mismo”.

“Por eso pedimos a otras fuerzas más comprometidas con la regeneración democrática a que posibiliten este cambio” y tengan en cuenta también que el PSOE ha sido el partido más votado por los ciudadanos en esos territorios, subrayó.

No hacer de administraciones trincheras políticas

Ha expresado su satisfacción por la “enorme confianza” que han depositado los españoles en el PSOE y que “supone una gran responsabilidad”. Más aún en un panorama político tan fragmentado como el actual, en el que –a su juicio- los resultados de las elecciones del 26 de mayo “revalidan, convalidan”, los obtenidos en las generales del 28 de abril.

En otro orden, ha mostrado su sorpresa por los planteamientos expresados tras el 28-A “por dirigentes de la derecha que quieren convertir las administraciones en trincheras políticas, frente a otros niveles de gobierno.Me parece absolutamente impropio y es una forma de degradar y usar espúriamente estas instituciones”, añadió.

Respecto a las elecciones municipales, Ábalos ha destacado el buen resultado obtenido por el PSOE en las grandes ciudades, las de más de 50.000 habitantes. “Somos –dijo- el partido más votado en las ciudades. Más de la mitad van a ser gobernadas por el PSOE”, lo que significa que se ha producido un importante “cambio de tendencia para nuestra formación en el ámbito urbano”.

En cuanto al ámbito estatal, señaló que “aspiramos a un gobierno de perfil claramente socialista, pero abierto a la sociedad, a personas reconocidas y de prestigio”, tal y como hoy tenemos. “Ese es nuestro modelo, pero conformar un gobierno es competencia de su presidente y hay que respetar ese espacio”.

Comisión de Seguimiento de los pactos y voto de la militancia

Preguntado por el papel que va a desempeñar la Comisión de Seguimiento de los Pactos, aprobada el pasado lunes por la Ejecutiva, el número tres del PSOE ha explicado que “su función es coordinar y dar coherencia a los acuerdos de gobierno”, teniendo en cuenta el calendario para los acuerdos municipales que se deben cerrar antes del 15 de junio, fecha para la constitución de los ayuntamientos. Y, en el caso de las autonomías, ante las propuestas de acuerdo que se puedan ir planteando desde los territorios, “haremos un seguimiento a partir de la autonomía de las mismas, para hacer una propuesta en consonancia con la propia singularidad”.

Respecto a las consultas a la militancia del PSOE sobre pactos, Ábalos señaló que se producirán según lo aprobado en el último Congreso del partido. Los militantes “tendrán que pronunciarse sobre propuestas de acuerdo para gobiernos y en aquellos casos en los que se vote positivamente a una formación que no es la propia”.

Banalización de la extrema derecha

Durante la entrevista, Ábalos llamó la atención sobre los “esfuerzos persistentes” que observa a la hora de intentar “banalizar la participación de la extrema derecha” en posibles gobiernos.

Recordó que en países como Francia el resto de los partidos se alían para restarle espacios, o cómo la alianza de socialdemócratas y liberales en Europa responde al intento de frenar a unas formaciones que son anti europeístas y xenófobas. “En nuestro caso, además, son evocadores de la dictadura y así cuesta mucho asimilarlos como constitucionalistas”, añadió.

Recuperación de la confianza ciudadana

Mención aparte ha requerido la recuperación de la confianza de los ciudadanos en la política, algo para lo que “es básica la actitud política frente a la corrupción”. Ábalos ha criticado el “nivel de connivencia con la corrupción” que ha existido en el PP, tal y como dejó al descubierto la sentencia de la Gürtel hace un año, así como la decisión de “no encararla para que no le perjudique a uno las expectativas electorales”.Primero hay que no incurrir en casos de corrupción, pero de producirse “hay que colaborar con la acción de la justicia y no obstruirla”. “Es importante esa actitud más allá de las medidas que nuestra legislación ya recoge” y, por eso, “hace falta un compromiso político y social de lucha contra la corrupción”.

Otro tono en la nueva legislatura

Sobre la posibilidad de que cambie el tono bronco vivido en la pasada legislatura, Ábalos señaló que lo desea y que “llegaría incluso a poder exigirlo, porque la sociedad no responde a ese carácter”.

En su opinión, los resultados electorales han demostrado que “nuestra sociedad es bastante moderada y no le gusta la crispación”, porque “los representantes políticos están llamados a hacer posible la convivencia, y para ello hay que imponer el respeto a las formas y a las reglas”. “Es básico que no provoquemos un reflejo que es falso, pues nuestra sociedad no vive en ese nivel de tensión” que a veces trasladan determinados partidos políticos.

Finalmente, José Luis Ábalos se ha referido a la que será “una de las primeras tareas” del nuevo gobierno socialista que se forme en las proximidades del verano y que no es otra que la preparación de un nuevo proyecto de Presupuestos Generales del Estado de marcado carácter social.

Ábalos apuesta por acuerdos de bloques regeneracionistas y no de bloques ideológicos