<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
domingo. 25.09.2022
POR NO INTRODUCIR LA CLÁUSULA DE GARANTÍA SALARIAL

Unos 800.000 madrileños pierden poder adquisitivo por el repunte del IPC

CCOO calcula que en la región unos 800.000 trabajadores cuyas condiciones laborales se encuentran reguladas por convenios colectivos han perdido poder adquisitivo en 2010.

nuevatribuna.es | 18.01.2011

El sindicato Comisiones Obreras calcula que en la región aproximadamente 800.000 trabajadores cuyas condiciones laborales se encuentran reguladas por convenios colectivos han perdido poder adquisitivo en 2010 por no haber introducido la Cláusula de Garantía Salarial.

En estos casos, los incrementos salariales previstos fueron inferiores a la subida de precios, que en el pasado año se situó en el 3 por ciento, mientras que la media de subida en las nóminas apenas supuso el 1,29 por ciento.

El sindicato ha reivindicado el papel de esta cláusula para evitar que los trabajadores pierdan poder adquisitivo a pesar de que en su convenio se contemplen subidas salariales. En la región hay dos millones de personas activos y pasivos que debido al repunte en el último año del IPC han visto disminuido su poder de compra, un "empobrecimiento" que CC.OO. entiende que tiene un "efecto inmediato" en la economía madrileña.

El secretario de Política Sindical y Relaciones Laborales de CC.OO. en Madrid, José Manuel Juzgado, ha recalcado que los trabajadores y los sindicatos han cumplido sus compromisos y no así "otras partes", ya que se desliza un desajuste entre las políticas de moderación de salarios y en el control de los precios.

"RETROCESO FORTÍSIMO"

Juzgado ha destacado que la responsabilidad de este control reside en el sector empresarial, así como en las Administraciones autonómica y nacional, y ha añadido señalado la "doble pérdida de poder adquisitivo" a través de la subida del IVA, que también se ha trasladado "a los bolsillos de los trabajadores".

El sindicato ha realizado estas valoraciones en la presentación de un informe sobre los resultados en materia de negociación colectiva en 2008 y 2009, así como un avance de 2010 y los criterios a seguir en este año. A pesar de que los datos de 2009 y 2010 son provisionales, ya que hay casos en los pendientes de firma y negociación, el sindicato advierte "un retroceso fortísimo".

En 2010, los convenios firmados suponen menos de la mitad de los acordados en el año 2009 (361 frente a 727). Los convenios colectivos firmados el pasado año regularon las condiciones de 1,2 millones de trabajadores en 278.905 empresas, mientras que en 2009 afectaron a 1,6 millones de trabajadores de medio millón de empresas.

En este descenso ha podido influir la "incidencia de la crisis interna de la CEOE" o el problema con el registro de convenios colectivos en el Ministerio de Trabajo e Inmigración, aunque para Juzgado no es "justificable".

Así, ha denunciado el "comportamiento absolutamente intolerable" de sectores empresariales que han incumplido los acuerdos alcanzados a nivel nacional entre la CEOE y los sindicatos en febrero del pasado año, además del incumplimiento del Acuerdo de Empleados Públicos por parte del Gobierno central.

SIN CONVENIO EN LA CAM DESDE 2007

En este sentido, CC.OO. ha abogado que las Administraciones deben dar "ejemplo", y tal y como han destacado, los trabajadores de la propia Comunidad de Madrid carecen de un convenio colectivo que regule sus condiciones laborales desde 2007.

Esta situación afecta a unos 170.000 trabajadores, "cuya patronal se llama Esperanza Aguirre S.A.", ha ironizado Juzgado en referencia a la presidenta regional. "Esto ya no es un retraso ocasional, sino que obedece a un criterio político de no facilitar el desarrollo de esa negociación colectiva y esos acuerdos con los trabajadores públicos en la Comunidad de Madrid", ha dicho.

En total, hay aproximadamente entre 400.000 y 500.000 trabajadores pendientes de la firma de un convenio colectivo. Según Juzgado, una situación que predomina en "sectores de mayor debilidad", especialmente en servicios y en medianas empresas, donde los empresarios "se están resistiendo a actualizar las condiciones de sus trabajadores".

Allí es "bastante complicado la reacción de los propios trabajadores y hay dificultades para generar la presión necesaria y suficiente que obligue a la otra parte a ponerse en la mesa", ha explicado Juzgado, que ha llamado "a la responsabilidad de los empresarios".

Para la firma de convenios de pequeño comercio, incluso hay "dificultades para sentar a la patronales a negociar", ya que en algunos casos se encuentran "desarticuladas", y no se ha despejado la organización empresarial a la que se deben dirigir.

UN "DERECHO CONSTITUCIONAL"

Por su parte, el secretario general de CC.OO. de Madrid, Javier López, ha reivindicado la negociación colectiva por ser un "derecho constitucional" que tiene el "valor de una ley", pues los convenios pueden ser reclamados en los tribunales de justicia.

Así, ha considerado que estos elementos son "fundamentales para que las empresas mejoren su productividad, su competitividad". "Allí donde no hay condiciones reguladas de los trabajadores, el empresario se acostumbra a obtener beneficios exclusivamente sobre la utilización de los trabajadores", ha dicho, para rematar que esto, "tarde o temprano, desincentiva las inversiones necesarias en mejora de productividad, en investigación, en nuevos sistemas de producir y en competitividad", ha dicho.

Asimismo, ha recalcado que la negociación colectiva "no conduce a la ruina", pues ambas partes llegan "al límite". En el caso de los trabajadores, "hasta los razonables para el mantenimiento de la viabilidad de la empresa": "Somos los trabajadores los primeros interesados en seguir teniendo un puesto de trabajo", ha recordado.

López se ha referido a la posible reforma estructural de la negociación colectiva, que en los próximos meses puede verse en un proceso de revisión y reforma, y que podría ir dirigida a la eliminación de elementos como la ultraactividad de los convenios, "algo esencial para la buena marcha de las empresas de este país y de esta región".

Esto supondría la eliminación de las cláusulas firmadas una vez que el convenio deje de tener vigencia y antes de que sea renovado, un "despropósito" para el líder regional de Comisiones. Para López, esta reforma debería suponer el fortalecimiento de la autonomía de los negociadores, sindicatos y empresarios, la mejora articulación de los convenios colectivos.

De esta forma, López aboga por primar los de ámbito sectorial para que desde ese convenio colectivo se desprendan convenios de ámbito autonómico, provincial o de empresa que mejoren las condiciones o que adapten las condiciones del convenio sectorial a cada uno de los ámbitos referidos. "Hay una atomización imposible de soportar en estos momentos", ha dicho

En todo caso, López ha afirmado que no van a "tolerar ningún tipo de imposición por parte del Gobierno". "Si lo que algunos pretenden es llevarse por delante la propia capacidad del convenio colectivo para proteger a los trabajadores van a tener una respuesta inmediata", ha sentenciado.

APUNTES PARA 2011

Asimismo, CC.OO ha anunciado que en las negociaciones colectivas para el presente año van a "orientar y recomendar" que se vaya a la "parte alta" de la franja contemplada en el acuerdo a nivel nacional entre sindicatos y patronal (entre 1 y 2 por ciento).

La Cláusula de Garantía Salarial será otro punto de referencia, para evitar situaciones como la de este año, por lo que Juzgado ha instado a los empresarios a incorporar este mecanismo.

Además, el empleo será otra de los puntos centrales por los que apostará el sindicato en las negociaciones. "Queremos y debemos utilizar el marco de la negociación para mejorar la cantidad y calidad del empleo", ha dicho el secretario de Política Sindical y Relaciones Laborales.

Unos 800.000 madrileños pierden poder adquisitivo por el repunte del IPC
Comentarios