#TEMP
jueves 26/5/22

Una patronal dividida sale al contraataque de las movilizaciones de los sindicatos

LUIS MARTÍNEZ
Díaz Ferrán invita a Zapatero a una cumbre donde se escuchará el clamor de CEOE a favor de una nueva política económica. Mientras las ‘pymes’ añoran tiempos pasados…
> De la Vega critica a los empresarios "más interesados en hacer política"
NUEVATRIBUNA.ES - 19.10.2009

Nadie parece dispuesto a cortar de raíz la espiral por la cual se desliza la economía española desde el inicio de la crisis. Con 300.000 empresas cerradas desde entonces, la patronal insiste en defender un modelo que pasa por abaratar el despido, mientras los sindicatos -hartos de defender que la solución está en otra parte- apuestan ahora por hacer cumplir a los empresarios la palabra dada en los convenios firmados en 2007 y 2008, donde se recogían subidas salariales que ahora los empresarios dicen no poder cumplir.

Mientras tanto, con una escalada de enfrentamientos en marcha, el papel de algunos negociadores se resiente cada vez más. En concreto, en el lado patronal, donde el presidente de las pequeñas y medianas empresas Cepyme, Jesús Bárcenas, dijo hoy preferir el modelo de relación con los sindicatos que había dos años atrás, es decir, cuando Gerardo Díaz Ferrán, también presente en el desayuno, no presidía la organización empresarial.

Díaz Ferrán defendió más tarde su gestión ante la prensa con la excusa de que hace dos años la crisis económica no había aparecido. Sin embargo, las preocupaciones de las ‘pymes’ –básicamente, el acceso negado al crédito- distan mucho de sus hermanas mayores, que sí están consiguiendo líneas de financiación.

En este contexto, el presidente de la patronal, Gerardo Díaz Ferrán, esgrimió hoy los informes que avalan su tesis a favor de una reforma laboral, procedentes de una larga lista de organizaciones entre las cuales figuran la OCDE, el FMI, la Comisión Europea, el Banco de España e incluso del secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa.

Ante la avalancha de informes, en su respuesta, Méndez perdió el tono mesurado que había mantenido durante su explicación sobre la visión sindical de la crisis, elevó el tono y expuso en su replica a Díaz Ferrán que todos estos organismos –especialmente el Banco de España- señalan al mercado laboral como solución para salir de la crisis en un intento de esconder sus propias responsabilidades en esta crisis, de origen financiero.

DÍAZ FERRÁN INVITA A ZAPATERO

El próximo mes de diciembre, los sindicatos organizarán una serie de “grandes manifestaciones” en protesta por los incumplimientos en materia de salarios y otros asuntos que vienen recogidos en los convenios colectivos por la parte empresarial.

Sin embargo, la patronal ya ha encontrado el modo de intentar contrarrestar la presión sindical en la calle. Los empresarios organizarán una gran cumbre empresarial el próximo mes de diciembre donde expondrán su visión de la crisis y sus iniciativas para superar el bache económico.

Para la inauguración de esta gran cumbre empresarial, CEOE ha invitado al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a presidir la jornada inaugural el próximo dos de diciembre, si bien el jefe del Ejecutivo todavía no ha contestado a la invitación empresarial, según confirmó hoy a nuevatribuna.es un portavoz de la organización.

Zapatero dudará ahora sobre la conveniencia de aceptar la invitación empresarial, después de que el pasado mes de julio responsabilizara a los empresarios de la ruptura del Diálogo Social.

Para la clausura, los empresarios – que este martes reunirán para preparar la cumbre a los líderes empresariales de todos los sectores y territorios de España- han escogido al líder de oposición, el presidente del PP, Mariano Rajoy.

MÉNDEZ IMPLICA A LAS COMUNIDADES AUTÓNOMAS

Desde el inicio de la crisis, el líder de UGT, Cándido Méndez, ha insistido en la necesidad de coordinar la acción del gobierno central con los de las regiones, hasta el punto de mostrar su extrañeza por que Zapatero no haya convocado hasta ahora una conferencia de presidentes autonómicos con la intención de coordinar la respuesta política a la crisis.

Méndez insistió hoy en el papel de las comunidades autónomas en la salida de la crisis al reclamar una reorientación de las políticas formativas –en poder de las comunidades- destinadas a los cuatro millones de trabajadores que buscan empleo actualmente en España.

Para el líder de UGT, el gobierno debería dedicar menos recursos a incentivar a las empresas en el apartado de la contratación y trasladarlos a las mencionadas ‘políticas activas’ o formativas, competencia de las comunidades.

De este modo, Cándido Méndez se unió así a las voces que han criticado la utilidad de estos incentivos que el gobierno ofrece a las empresas por contratar a determinados trabajadores. En su opinión, estos incentivos deberían limitarse a ciertos colectivos, con especiales problemas para encontrar empleo, como los jóvenes.

EL CASO IRLANDÉS

Por último, Méndez, ante el ministro de Industria, Miguel Sebastián; el líder de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, los mencionados presidentes de CEOE y Cepyme, Gerdardo Díaz Ferrán y Jesús Bárcenas, explicó un aspecto novedoso sobre la destrucción de empleo que ha tenido lugar en España desde el inicio de la crisis. Contra la creencia general, el líder de UGT negó que los temporales hayan sufrido mayor número de despidos que los trabajadores fijos.

Citando datos de prestaciones concedidas por el INEM, Méndez defendió que los trabajadores fijos han sufrido casi igual número de despidos que los temporales hasta el pasado mes de junio. En concreto, el número de despedidos con contrato fijo que accedió a estas prestaciones alcanzó al 49 por ciento del total en ese período, mientras que, entre los temporales, supuso el 41 por ciento.

Por otro lado, Méndez aludió al caso de Irlanda para defender su tesis de que el mercado laboral no es el causante del declive económico español en materia de empleo. Para ello, Méndez esgrimió datos de la OCDE que indican que Irlanda será uno de los últimos países en salir de la crisis, incluso por detrás de España. Y ello a pesar de que diversos informes sitúan a los irlandeses entre los países con mayores facilidades para hacer negocios -despido fácil y barato, etc.-. “Ahora ya nadie habla de Irlanda”, concluyó.

Una patronal dividida sale al contraataque de las movilizaciones de los sindicatos
Comentarios