domingo 23/1/22

Rajoy dice "simplemente no"

El presidente del PP ha expresado el rechazo de su partido a los recortes sociales que recoge el decreto-ley aprobado por el Gobierno socialista. "Simple y claramente no, eso es lo que dice el PP al decreto", han sido las palabras con las que Rajoy ha resumido su postura.
NUEVATRIBUNA.ES - 27.5.2010

En el Pleno de la Cámara Baja, que debate la convalidación del decreto-ley, el líder del PP lo ha tachado de "improvisado, insuficiente e injusto". Aunque en principio estaba previsto que tomara la palabra el coordinador de Economía del partido, Cristóbal Montoro, finalmente ha sido el líder de la oposición el encargado de subir a la tribuna de oradores.

Mariano Rajoy ya se enfrentó a la vicepresidenta económica del Gobierno el pasado mes de noviembre, con motivo del debate de Presupuestos Generales del Estado (PGE), un duelo parlamentario en el que debutó por primera vez la vicepresidenta segunda, Elena Salgado. No se descarta que a lo largo de la mañana tome la palabra el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

El líder del PP, por otra parte, ha abundado en la estrategia de su partido de identificar al presidente con todos los males del país, al decirle a Zapatero que ni merece ni está en condiciones de pedir su respaldo del PP porque se ha convertido "en el principal problema de la economía española". "Este decreto-ley simboliza el fracaso de toda su política y no sólo la económica y, desde luego, mi grupo parlamentario no va a contribuir con su voto a que su problema, el principal de la economía española, usted, siga ahí. Y si otros lo hacen será su responsabilidad, la nuestra está muy clara", ha afirmado cosechando los aplausos de la bancada popular.

Rajoy ha denunciado que el Ejecutivo haya aprobado un decreto que "deposita en los más débiles las consecuencias del despilfarro irresponsable del señor Rodríguez Zapatero", como los pensionistas. "¿De verdad no había 1.500 millones de euros en los Presupuestos Generales, de verdad que no los había? --se ha preguntado--. Los hay".

Salgado, que de momento ha sido la encargada de defender el decreto en nombre del Gobierno, ha asegurado que es "imprescindible y urgente" realizar un esfuerzo extraordinario para reducir el déficit con mayor rapidez, lo que pone de manifiesto la necesidad de aplicar las últimas medidas aprobadas por el Gobierno "sin dilación".

Este es el objetivo, ha dicho, que justifica el decreto que incluye la congelación de las pensiones y la rebaja de los salarios de los funcionarios. Salgado ha pedido a los grupos políticos que apoyen y faciliten la convalidación del mismo. Ha admitido que son medidas "dolorosas", pero "inevitables", que ponen de manifiesto que el Gobierno "no duda ni dudará" en el futuro a la hora de asumir su responsabilidad y tomas las decisiones "más convenientes por difíciles que puedan ser".

Según sus palabras, las nuevas medidas permitirán hacer frente a las vicisitudes de la crisis, a la demanda del compromiso a todos los países de la UE y a la exigencia de afianzar la recuperación de la economía española. La vicepresidenta ha subrayado que la "extraordinaria y urgente" necesidad de estas medidas manifiesta la urgencia de recuperar la confianza y la credibilidad en el proceso consolidación español. "Podemos y debemos hacerlo", ha señalado, tras resaltar la determinación del Gobierno para conseguir este objetivo a pesar del "esfuerzo" que entrañan algunas decisiones.

También ha resaltado la importancia de actuar a nivel nacional contra los "ataques" contra deuda que, sin embargo, se pudieron iniciar por motivos "no relacionados con asuntos económicos" o incluso por rumores "que rozan lo disparatado", porque a medio plazo, los mercados se comportan en función de la situación real de la economía. Por esta razón, ha abogado por "replantear" el ritmo de salida de crisis, tal y como lo están haciendo otros países, y ya que el Gobierno tiene dos preocupaciones principales, que son el paro y el déficit: "La reducción del paro continúa siendo un objetivo absolutamente prioritario, pero ante la inestabilidad de los mercados es más cierto que nunca que la estabilidad macroeconómica es una condición imprescindible para recuperar la actividad y el empleo".

La vicepresidenta ha recordado que los presupuestos ya contenían algunas medidas para conseguir la consolidación fiscal, que fueron complementadas en enero, aunque ahora, a la vista de las "nuevas circunstancias", es "imprescindible y urgente" realizar un nuevo esfuerzo "extraordinario" para reducir el déficit con mayor rapidez. Y ha incidido en la necesidad de impulsar las reformas estructurales que pueden tener un "efecto positivo inmediato" sobre la confianza, el crecimiento potencial y la competitividad de la economía.

A pesar de reconocer que la coyuntura actual es "muy difícil", el diagnóstico que Elena Salgado hace de la situación no es del todo negativo. España, ha dicho, está en el camino de la recuperación desde principios de año pero, a medida que se gana terreno contra la crisis, resurgen los brotes de inestabilidad financiera, lo que ha hecho necesaria un nueva actuación "coordinada y decidida" a nivel europeo para frenar las tensiones financieras, que aumentaron a principios de mayo "a niveles desconocidos". "Hay que afrontarlo con decisión y de manera inmediata para que no sean un obstáculo".

El momento es "crucial" y las medidas que se tomen serán "determinantes" para el desarrollo económico de los próximos años, por lo que Salgado ha insistido en la necesidad de hacer frente a las nuevas circunstancias acelerando el esfuerzo de consolidación fiscal, cumpliendo con los compromisos europeos, imponiendo exigencias adicionales de rigor y recuperando la confianza en la economía porque "hay motivos, y muchos, para hacerlo".

Rajoy dice "simplemente no"
Comentarios