#TEMP
lunes 16/5/22

El análisis de las últimas estadísticas disponibles del IRPF arroja algunos datos bastante llamativos, como que los trabajadores y pensionistas declaran anualmente a la Hacienda Pública 19.359 euros de media, mientras que pequeños empresarios y profesionales liberales tan sólo obtuvieron 11.036euros, un 43% menos.

Si bien es cierto que en el año analizado (2009) la crisis ya había comenzado a reducir los beneficios de los profesionales y pequeños empresarios, e incluso su número disminuyó en casi 74.000 declarantes, también lo es que esta misma recesión golpeo igualmente a los trabajadores, aumentando el número de desempleados en 1.118.600 personas sólo en ese ejercicio.

A la vista de estos datos, parece poco creíble que durante los últimos 16 años -década de expansión económica incluida-, un empleado o pensionista gane de media más que un pequeño empresario, notario, arquitecto, médico o abogado, por citar algunas profesiones liberales bien remuneradas.

Por si ello fuera poco, la brecha entre ambos colectivos ha ido incrementándose año tras año hasta alcanzar su mayor diferencial en este último ejercicio (8.300 euros), lo que con toda probabilidad se debe a la existencia de un fraude fiscal estructural y masivo entre los autónomos, que tributan de media en el IRPF por debajo del mileurismo.

En cualquier caso, no se debe perder la perspectiva. En conjunto, el fraude de los autónomos apenas representa el 8,6% del total del fraude fiscal en nuestro país, al ser titulares generalmente de pequeños negocios.

Mientras tanto, la Agencia Tributaria se plantea una estrategia de lucha contra el fraude claramente equivocada, centrada en “lo más fácil” como es el control de las rentas del trabajo y de los autónomos, en lugar de inspeccionar “lo más difícil”, como son las bolsas de fraude que representan las grandes fortunas y las empresas de gran tamaño, principales responsables de la evasión fiscal en nuestro país.

Carlos Cruzado
Presidente de los Técnicos de Hacienda (GESTHA)

Lo que declara un pequeño empresario y un trabajador
Comentarios