#TEMP
domingo. 14.08.2022
LA REFORMA DE LAS PENSIONES

IU habla de huelga, CCOO y UGT confían en el Pacto de Toledo

Algunos dirigentes socialistas, como el madrileño Tomás Gómez, piensan que la jubilación a los 67 años debería ser voluntaria. Y, en general, todos los responsables regionales del PSOE recuerdan que lo hay hasta ahora es una propuesta sujeta a negociación con los partidos políticos y los agentes sociales. La Comisión del Pacto de Toledo será el primer filtro que tendrá que superar el documento del Gobierno.
> Sevilla propone un impuesto general sobre el gasto
> VICENÇ NAVARRO: Las pensiones son viables
> ANTONIO MORA: Unas notas sobre las pensiones
NUEVATRIBUNA.ES - 1.2.2010

El coordinador federal de Izquierda Unida (IU), Cayo Lara, cree que la propuesta del Gobierno de elevar la edad de jubilación a 67 años tendrá "previsiblemente una respuesta en la calle, pues ahora sí que se están tocando los derechos sociales de los trabajadores". Lara, que esta semana mantendrá reuniones con los sindicatos, ha admitido no obstante que "hay una preocupación importante porque una huelga general contra el Gobierno, si se planteara estrictamente de esa manera, podría hacerle caer y provocaría que luego llegara otro Ejecutivo del PP que aplicara políticas si cabe más duras desde el punto de vista de atentar contra los derechos de los trabajadores. Eso atemoriza a algunos a la hora de hablar de la huelga general".

A su juicio, el "gran error" de Zapatero es que se está "escorando cada vez más a unas políticas más conservadoras". Por eso, argumenta que hay que corregirle "y si la huelga general es el camino para que lo haga y para que se enfrente más y pida más solidaridad a los poderes económicos, que son los que se han enriquecido", IU la apoyará. Para el coordinador genereal de IU, no hay fundamento que avale la propuesta de elevar la edad de jubilación a 67 años, más aún "en un país con más de 4 millones de parados, donde las cuentas de la Seguridad Social tienen un superávit de 9.000 millones de euros en 2009, y los empresarios quieren prejubilar a los trabajadores de más edad para sustituirlos por otros más jóvenes con salarios más bajos".

En respuesta a la petición del ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, de que los partidos aporten ideas para mejorar las cuentas de la Seguridad Social, Lara propone medidas como planes contra la economía sumergida y el fraude fiscal, que se separe el permiso de residencia de los inmigrantes de los contratos de trabajo, intensificar la inspección de Trabajo, que no haya prejubilaciones en empresas con beneficios, que coticen el total de las retribuciones y que las becas se transformen en contratos normalizados con alta en la Seguridad Social. La sugerencia del Fondo Monetario Internacional de que España flexibilice su economía para afrontar la crisis le parece un primer paso para la reducción de salarios y derechos de los trabajadores, cuando ése "no es el problema". "Esperamos que no se le pase al Gobierno por la cabeza aplicar eso", han sido sus palabras.

Los sindicatos, con quienes Cayo Lara quiere discutir la posibilidad de la huelga, están radicalmente en contra del retraso de la edad de jubilación pero sólo el secretario general de CCOO se ha referido a eventuales medidas para frenar la propuesta sin mencionar la palabra "huelga". Ignacio Fernández Toxo ha confiado en poder "convencer al grueso" de las formaciones políticas para que la ampliación de la edad de jubilación a los 67 años "no se abra paso" en el Parlamento, pero ha precisado que, si no fuera así, su sindicato "dará cumplida respuesta" en caso de que se consumara "un retroceso serio" en el sistema de protección social, "como parece el caso". Toxo no ha querido anticipar qué tipo de respuesta ofrecerá CC.OO. si la medida sale adelante. Sólo ha dicho que será fruto de una reflexión "serena" en el seno de la organización y que dependerá también "de la actitud de otros".

Cándido Méndez, secretario general de UGT, que se opone frontalmente a la prolongación de la vida laboral, tampoco ha mencionado posibles medidas de presión para hacer cambiar de rumbo al Gobierno.

En cuanto a los socialistas, no las tienen todas consigo ante la medida que pretende llevar el Ejecutivo al Pacto de Toledo. El líder del PSM, Tomás Gómez, ha defendido que el retraso de la jubilación a los 67 años debería ser "voluntario", "suficientemente incentivado" y "flexible", para que la consecuencia no sea "que se pierda algo" o que "alguien esté peor", sino que "toda la sociedad esté mejor". En su opinión, "habrá que hablar también de algunas prejubilaciones e intentar acortar la brecha entre las edades en que se producen las prejubilaciones en algunos sectores y la jubilación de la media del conjunto de los ciudadanos".

Ante las informaciones sobre voces discrepantes con la reforma en el Comité Federal del PSOE que se reunió el sábado, procedentes sobre todo de los responsables regionales que tienen a la vuelta de la esquina las elecciones autonómicas y municipales, este lunes varios dirigentes socialistas han respaldo la necesidad de la reforma. Todos ellos , sin embargo, han matizado que el retraso de las jubilaciones es sólo una idea que está sujeta a negociación.

El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha opinado que hay que "reconocer que tenemos un gravísimo problema demográfico" que lleva a la pérdida de población, por lo que considera que "algunas cosas se tienen que plantear". Para el presidente del Principado de Asturias, Vicente Álvarez Areces, "interesa dar viabilidad al sistema de pensiones" porque es "uno de los pilares del sistema de bienestar". Tras recordar que fue el PSOE el que "consolidó" este sistema en los años ochenta, el jefe del Ejecutivo asturiano ha hecho un llamamiento a hacer una reforma "progresiva y prudente".

Por su parte, el portavoz del PSOE en el Congreso, José Antonio Alonso, ha subrayado que la jubilación a los 67 años no es "una imposición", opinión con la que coincide el lehendakari, Patxi López, que está convencido de que se llegará a un acuerdo sobre este punto. El presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, plantea que la jubilación se debe producir "de manera diferenciada en función de los tipos de trabajo y de las circunstancias personales". Todo esto, naturalmente, a expensas de lo que decida el Pacto de Toledo.

IU habla de huelga, CCOO y UGT confían en el Pacto de Toledo
Comentarios