#TEMP
domingo. 26.06.2022
ARABIA SAUDÍ PROMETE BOMBEAR MÁS CRUDO

La zona euro, al borde de la recesión si el petróleo alcanza los 150 dólares

La Comisión Europea rechaza el escenario dibujado por un informe que advierte sobre subidas anticipadas de los tipos, alta inflación y un millón de nuevos parados.

Las presiones alcistas sobre el precio del barril de petróleo desatadas por la incertidumbre política y social en el Norte de Africa podrían mantenerse durante los próximos meses y, en el caso de que los precios continuaran al alza hasta superar su anterior máximo histórico y alcanzar los 150 dólares, la zona euro se situaría "al borde de la recesión", según refleja un informe elaborado por Ernst & Young Eurozone Forecast (EEF).

 "Las consecuencias derivadas del alto precio del barril de petróleo podrían alargarse en la eurozona durante gran parte de este año y del que viene", advierte Marie Diron, economista del EEF, quien calcula que si el precio del petróleo se mantuviese en los 120 dólares por barril en 2011 y 2012, el PIB de la zona euro sólo crecería en torno al 1%, lo que generaría "un importante retroceso en la recuperación".

Así, el informe alerta de que en este escenario el BCE podría elevar los tipos de interés antes de lo previsto, lo que agravaría aún más el impacto negativo del precio del petróleo sobre la actividad económica.

"Si las tensiones en Oriente Próximo aumentan y el barril de petróleo llega hasta los 150 dólares, la zona euro se situaría al borde de la recesión y el número de desempleados sobrepasaría los 16,5 millones", afirma.

En concreto, el informe estima que si el precio del barril de petróleo se situara en 150 dólares, la economía de la zona euro crecería un 0,6% este año y el próximo, mientras la inflación escalaría al 4,9% en 2011 y se situaría en el 3,8% el año próximo. Asimismo, la cifra de personas sin empleo en la zona euro superaría los 16,6 millones, frente a los 15,7 millones actuales.

"En un escenario así, la consolidación fiscal de los Estados miembro también podría verse obstaculizada, lo que aumentaría el riesgo de inestabilidad en los mercados de la deuda soberana", añade Diron, quien apunta que, en este caso, el riesgo de insolvencia en algún país periférico también sería cada vez más probable y aumentaría la presión sobre el sector bancario ante la posibilidad de nuevos rescates por parte de los gobiernos.

"Lo más probable es que todas estas tensiones se propagarían de forma rápida entre los países de la zona euro debido al tamaño de la exposición transfronteriza de los bancos. En un escenario así, la eurozona probablemente volvería a la recesión y, debido al estrecho margen de maniobra en política fiscal y monetaria para amortiguar ese impacto negativo, las perspectivas para la región serían bastantes sombrías en los próximos años", concluye Diron.

BRUSELAS LO DESCARTA

Por su parte, el Ejecutivo comunitario ha descartado este martes que la subida de los precios del petróleo vaya a provocar una recaída en la recesión en Europa. Este incremento "tiene un impacto, pero con estos precios del petróleo el impacto es todavía relativamente limitado sobre el crecimiento económico en Europa", ha asegurado el comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn. "Ciertamente, con este tipo de evolución en los precios, no esperamos ningún tipo de recaída en la recesión", ha sentenciado.

De hecho, la  Comisión Europea ha revisado al alza en una décima su previsión de crecimiento tanto para el conjunto de la UE (hasta situarla en el 1,8% del PIB) como para la eurozona (1,6%). No obstante, el aumento de los precios de la energía por la inestabilidad en los países árabes y de las materias primas disparará la inflación hasta el 2,5% y el 2,2%, respectivamente, por encima del objetivo del Banco Central Europeo (BCE), lo que podría adelantar una subida de los tipos de interés.

Rehn ha explicado que las previsiones económicas hechas públicas este martes por Bruselas se basan en un precio medio del barril del petróleo de 102 dólares para el conjunto del año, aunque en las últimas semanas ha superado ya los 110 dólares. Un incremento del 10% por encima de lo previsto tendría un impacto en el crecimiento en Europa inferior al 0,1% del PIB este año, según Rehn.

Por lo que se refiere a la inflación, la Comisión ha restado importancia a las subidas de los últimos meses y ha subrayado que "las presiones inflacionistas subyacentes (excluyendo energía y alimentos) se mantendrán bajo control por el estancamiento de la economía, el débil crecimiento de los salarios y la credibilidad de las previsiones globales de inflación". Bruselas prevé que a finales de año el índice de precios al consumo vuelva a aproximarse al 2% tanto en la eurozona como en la UE.

En todo caso, "los riesgos que pesan sobre la inflación se ven acentuados en cierta medida por la evolución política actual en Oriente Próximo y África del Norte", afirma el Ejecutivo comunitario.

RECUPERACIÓN A MÚLTIPLES VELOCIDADES

Rehn ha destacado que las previsiones económicas ponen de relieve que "tras la ralentización del crecimiento en la segunda mitad del año pasado, la recuperación volverá a ganar fuerza este año". Además, aunque las exportaciones seguirán sosteniendo la recuperación, ganará más peso en el crecimiento la demanda interna, lo que generará un crecimiento más sostenible.

No obstante, el comisario de Asuntos Económicos ha alertado de los riesgos de una "recuperación a múltiples velocidades" y de la "evolución desigual" de los Estados miembros. "En la eurozona, Alemania liderará la recuperación con un crecimiento del 2,4%, seguida por Francia (1,7%), mientras que la recuperación de España es más débil (0,8%)", ha destacado Rehn.

ARABÍA SAUDÍ PROMETE “ESTABILIDAD”

A media mañana del martes, el barril de Brent, el de referencia en Europa, se mantenía por encima de 112 dólares, en tanto que el de la OPEP superaba los 108.

En las operaciones electrónicas en Asia, los precios del petróleo se mantenían en calma a esa hora, tras semanas de fuertes subidas motivadas por la agitación vivida en los países árabes. El parón en la escalada venía provocado en buena medida por las promesas de Arabia Saudí de "garantizar la estabilidad del mercado petrolero".

Por la mañana, el barril de West Texas Intermediate (designación del "light sweet crude" negociado en EEUU) para entrega en abril perdía 8 centavos a 96,89 dólares el barril.

Por su lado, el barril de Brent del mar del Norte para suministro también en abril ganaba 32 centavos a 112,12 dólares.

La zona euro, al borde de la recesión si el petróleo alcanza los 150 dólares
Comentarios