martes. 16.07.2024

nuevatribuna.es | 29.12.2010

La Comisión del Pacto de Toledo ha dado luz verde a las recomendaciones para la reforma del sistema de pensiones con el aval del PP, aunque sin unanimidad por el rechazo de los grupos minoritarios de la izquierda IU-ICV-ERC y BNG.

En concreto, el texto ha contado con el aval de 36 votos a favor, dos en contra correspondientes a las minorías de izquierdas y ninguna abstención.

Con todo, el texto definitivo pone en un aprieto al Gobierno al incluir entre las 21 recomendaciones el desacuerdo explícito a un eventual incremento de la edad de jubilación hasta los 67 años y la 'censura' a la congelación de las pensiones del próximo año, con la exigencia al Ejecutivo de que no vuelva a aprobar una medida similar "sin la consulta y el debate" previó del Pacto de Toledo.

Si bien, la ambigüedad de las recomendaciones deja 'manos libres' al Gobierno para retrasar la jubilación y ampliar el periodo de cálculo de las pensiones más allá de los 15 años que se toman de referencia en la actualidad.

Por ello, la mayoría de los grupos mostraron durante el debate su temor a que el Gobierno acabe legislando en contra de estas recomendaciones, al tiempo que le reprocharon haber actuado en tiempo y forma durante las negociaciones para calmar la presión de los mercados.

Tras algo más de dos horas de Comisión, los grupos parlamentarios debatirán las recomendaciones en Pleno, previsiblemente el 25 de enero, sólo tres días antes del Consejo de Ministros que espera aprobar el proyecto de ley del nuevo sistema público de pensiones.


EL PP APOYA CON ALGUNA OBJECIÓN

Pese al respaldo del PP, el portavoz de los 'populares' en la Comisión, Tomás Burgos, defendió el voto particular sobre la edad legal de jubilación como "reafirmación" en su oposición a la intención del Gobierno de elevar el retiro a los 67 años, por lo que aclaró que no va en contra de la recomendación en sí, pues ésta recoge de manera explícita el desacuerdo.

Burgos coincidió con los grupos minoritarios de la izquierda y PNV en denunciar la celeridad imprimida por el Ejecutivo para revisar las recomendaciones. Tanto PP como IU-ICV, ERC, BNG y PNV cuestionaron la conveniencia del Pacto de Toledo cuando el Gobierno ya había fijado el 28 de enero como fecha límite para acometer la reforma.

Por ello, volvió a criticar las "formas perturbadoras" y el "procedimiento de vértigo" exigido por el Gobierno a las negociaciones en el Pacto de Toledo por las presiones de los mercados, las que, a su juicio, han estado "a punto de echar por tierra el acuerdo".

LOS SINDICATOS PIDEN UNA RECTIFICACIÓN

Por su parte, las centrales sindicales mayoritarias CCOO y UGT pidieron al Gobierno que corrija su propuesta después del desacuerdo cosechado en el seno del Pacto de Toledo. Así, el secretario confederal de comunicación de CCOO, Fernando Lezcano, ha instado al Gobierno a cambiar el término "obligatoriedad" en la futura reforma de las pensiones por el de "voluntariedad", ya que si el resultado de la negociación no está en este camino el sindicato tomará las medidas que sean necesarias, incluida "la huelga general".

Lezcano ha subrayado los "contactos" y "acercamientos" que en los próximos días mantendrá CC.OO. con el Gobierno. En este sentido, ha asegurado que si se retira lo de los 67 años" el sindicato está dispuesto a discutir "de todo". "Si no se retira lo de los 67 años, el Gobierno debe saber que tiene el conflicto a las puertas", ha añadido.

A su parecer, las conclusiones del Pacto de Toledo pueden ser interpretadas como un "cheque en blanco" por parte del Gobierno para llevar a cabo sus propuestas en esta materia, aunque el Pacto no le da "libertad de movimiento" para consumar una iniciativa así.

Además, ha recordado que los ciudadanos han transmitido su rechazo a la ampliación de la edad de jubilación, y se ha mostrado contundente al afirmar que "la única medida de flexibilidad es la voluntariedad" porque desde el sindicato no quieren una medida que beneficie a unos y perjudique a otros, sino "algo que se acomode a todos".

Mientras tanto, el secretario general de UGT, Cándido Méndez, ha pedido al Gobierno que corrija su propuesta para prolongar la edad de jubilación tras el desacuerdo producido en la Comisión del Pacto de Toledo, que ha aprobado sus recomendaciones para reformar el sistema de pensiones.

Méndez ha asegurado que es la primera vez que se produce "un escenario de desacuerdo" con la propuesta de alargar la edad de jubilación, consecuencia de la "intentona" del Gobierno de retrasar la edad legal a los 67 años.

El líder sindical ha aclarado que "en una situación de crisis económica tan profunda" lo que ha conseguido el Gobierno con sus "presiones" es la "existencia de desacuerdo y la ruptura del consenso en el Pacto de Toledo", por lo que ha instado al Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero "a meditar profundamente" sobre su propuesta de alargar la edad de jubilación.

"El Gobierno debe corregir este error que pretende imponer, de manera que de aquí al 25 de enero, que es cuando hay que producir la votación definitiva en relación con las pensiones en el Parlamento, ya se supiera que el Gobierno renuncia a imponer la edad de jubilación a los 67 años", ha indicado.

El Pacto de Toledo concluye por vez primera sin acuerdo de todos los grupos