<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
martes. 04.10.2022
HABRÁ RECAPITALIZACIÓN DIRECTA DE LA BANCA

El apoyo de Hollande a España e Italia abre un nuevo camino en la eurozona frente a Merkel

Alemania exige que se cree un supervisor bancario europeo único, un papel que jugará con toda probabilidad el Banco Central Europeo (BCE).

El Eurogrupo ha acabado aceptando así tras casi seis horas de reunión las exigencias del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy y del primer ministro italiano, Mario Monti, que reclamaba estas medidas para evitar que la ayuda a la banca contamine a la deuda pública. Rajoy y Monti, llegaron a bloquear la aprobación de las conclusiones de la cumbre para exigir a la UE que actuara en defensa de la deuda pública.

Estas medidas, habían sido respaldadas decididamente por el presidente francés, François Hollande, para que la UE adoptase medidas inmediatas y sin condiciones con el fin de reducir sus costes de financiación y se mostró comprensivo con el veto de los dos países al plan de crecimiento, pese a ser una iniciativa gala.

"Los dos países deseaban para dar su respaldo al plan de crecimiento y que se decidieran también medidas de estabilidad, sin presión y sin chantaje", ha indicado Hollande para explicar el bloqueo de España e Italia. "Me habían informado previamente y los comprendo", ha resaltado.

"¿Era para presionar a Alemania y a la señora Merkel? Era una presión por parte de España e Italia para que haya una organización de los trabajos que permita examinar rápidamente medidas a corto plazo para estabilizar los mercados. Y eso nos interesa a todos, no sólo a España e Italia", ha dicho el presidente francés en rueda de prensa al término de la primera jornada del Consejo Europeo.

"Necesitamos que España e Italia puedan tener tipos de interés más bajos que hoy, y que España recapitalice los bancos, porque ello alivia al conjunto de la zona euro", ha indicado François Hollande.

"Mi posición es que los mecanismos existentes deberían ponerse al servicio de los países que son vulnerables sin que se les imponga un programa de ajuste porque estos países ya han hecho el esfuerzo, han puesto en marcha políticas de reducción del déficit y no deberían tener tipos de interés elevados", ha señalado el presidente francés.

El rescate de la banca española será financiado por el actual Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) y se transferirá al Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) cuando este instrumento permanente comience a funcionar pero "sin ganar estatus preferente", según la declaración aprobada por la cumbre del Eurogrupo.

Los líderes europeos han acordado que la ayuda del Eurogrupo a las entidades españolas no tendrá carácter preferente de cobro en caso de reestructuración y por tanto no relegará al resto de acreedores de España, según ha dicho el presidente permanente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy.

"Este era uno de los puntos principales en términos de confianza de los mercados en esta operación", ha indicado el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso.

Además, la Comisión presentará "en breve" propuestas para crear un supervisor bancario único basado en el Banco Central Europeo (BCE), y los Gobiernos se comprometen a aprobarlas "de forma urgente a finales de 2012". Una vez que este mecanismo esté en marcha, se autorizará al MEDE a "recapitalizar los bancos directamente".

Hasta que se den estos pasos, la recapitalización de la banca española "se hará con los actuales instrumentos". Pero cuando el nuevo sistema entre en vigor el préstamo "se transferirá lo antes posible a un instrumento que haga posible que se saque rápidamente del balance del Estado español", según ha explicado el presidente del grupo de trabajo del Eurogrupo, Thomas Wieser.

La recapitalización directa incluirá condiciones para las entidades beneficiarias de la ayuda y también para el conjunto del sector o incluso para el conjunto de la economía, según el acuerdo.

Finalmente, la cumbre del Eurogrupo ha autorizado un uso "flexible" a partir de octubre del fondo de rescate para comprar deuda de los países sometidos a presión de los mercados pese a estar realizando las reformas necesarias. Estos países no serán sometidos a un plan de ajuste adicional sino que deberán cumplir únicamente las recomendaciones ya realizadas por la UE en materia de política económica y reducción del déficit.

El BCE actuará como agente del fondo de rescate para llevar a cabo estas operaciones en el mercado "de forma eficiente".

Los jefes de Estado y de Gobierno de la eurozona han acordado además elaborar de aquí a octubre una hoja de ruta y un calendario con las diferentes fases para lograr una unión bancaria, presupuestaria y política, basándose en las propuestas de Van Rompuy. "El objetivo es hacer del euro un proyecto irreversible", ha dicho.

El presidente del Consejo Europeo propone dar más poderes al Eurogrupo para corregir los presupuestos nacionales y crear a largo plazo un Tesoro europeo. A cambio, se estudiaría la posibilidad de la emisión conjunta de deuda en la eurozona, algo a lo que se opone Alemania.

El apoyo de Hollande a España e Italia abre un nuevo camino en la eurozona frente a Merkel
Comentarios