domingo 05.04.2020
ESPECTACULAR FRENAZO DE LAS DENUNCIAS

Las ocurrencias y chascarrillos del ministro Montoro

Por Víctor Arrogante | Algo está fallando en la lucha contra la evasión fiscal. Las cifras del fraude en España son apabullantes.

La ley de amnistía fiscal, ha sido un borrón y cuenta nueva para muchos defraudadores

@caval100 | El ministro Montoro, con sus ocurrencias y chascarrillos, mostró su satisfacción por los logros de su política antifraude. Pero lo que el llama política contra el fraude fiscal, no son sino medidas que benefician a las grandes fortunas y grandes empresas. Encontró su talismán en el caso Pujol, para cargar contra el soberanismo catalán. Moraleja: cuando quieras ocultar algo que pudiera perjudicarte, no lo menciones, mejor cita la maldad de tu vecino, siempre habrá alguien que te aplauda.

En la comparecencia que hizo el ministro del ramo (Hacienda y Administraciones Publicas), en la Comisión del Congreso, avanzó que lo ingresado por la Agencia Tributaria (AEAT) en el primer semestre del año, supone un récord, por ser el mejor primer semestre de la historia. Recordó que 2012 y 2013 fueron los mejores años en términos de ingresos por fraude, marcando «una tendencia que se mantiene en 2014». Se vanaglorió de su medida estrella: la amnistía fiscal; cuando, según los portavoces parlamentarios, solo ha beneficiado a los que defraudan, considerada como la vergüenza política del siglo, que ha permitido «irse de rositas» a gran parte «de los delincuentes económicos y políticos», entre ellos los extesoreros del Partido Popular. La ley de amnistía fiscal, ha sido un borrón y cuenta nueva para muchos defraudadores.

Lo que no dice Montoro y por tanto lo oculta, es que Hacienda denuncia menos por delito fiscal pese al aumento de condenas. La última memoria de la AEAT, registra un espectacular frenazo en el número de denuncias elevadas a la Fiscalía por delito fiscal pese al incremento de la economía sumergida, según informa infoLibre. «No hay duda de que los jueces están siendo menos permisivos con el fraude fiscal», explican desde la Organización de Inspectores de Hacienda del Estado, lo que ha permitido al ministro disimular, que la AEAT haya reducido de forma significativa el número de denuncias.

Denuncian que no se ha logrado evitar el «aumento de la economía sumergida en España», que alcanza 60.000 millones de euros», superando en más de 2.000 millones el gasto en sanidad de todas las administraciones

Como siempre hay alguien que también sabe de la cosa, el Sindicato de Técnicos de Hacienda GESTHA, ha salido al paso de las declaraciones del ministro para poner los puntos sobre las íes, desmintiendo los datos de Montoro, afirmando que 2013 fue el peor año en lucha contra el fraude fiscal de los últimos 23 de la historia de la Agencia, no previéndose para este año una mejora sustancial que permita hablar de un punto de inflexión en los resultados. Denuncian que no se ha logrado evitar el «aumento de la economía sumergida en España», que alcanza 60.000 millones de euros», superando en más de 2.000 millones el gasto en sanidad de todas las administraciones.

Algo está fallando en la lucha contra la evasión fiscal. Las cifras del fraude y la evasión en España son apabullantes: más de 253.000 millones de euros -más de 42 billones de las antiguas pesetas-­­ escapan en España al control del fisco, según informe «El avance del fraude en España durante la crisis», publicado por GHESTA; el 25,6% del Producto Interior Bruto, casi siete puntos porcentuales más desde que se inició la crisis en 2008, año en que la tasa oscilaba en torno al 17,85%. Y el fraude creciendo año tras año.

El ministro Montoro nos tiene acostumbrados a la autocomplacencia, presentando la situación como buena, cuando es un desastre nacional (puede ser que en optimismo le gane su colega de Guindos, el exdirector de la quebrada Lehman Brothers en España y Portugal, que no le quieren en Europa ni para dirigir el Eurogrupo). Concretamente, el ministro se refirió al tipo medio efectivo que pagan las grandes empresas a Hacienda, que «actualmente se sitúa en el 5,3%» y que el ministro espera que cierren el ejercicio en el 9%. Y lo desvela GESTHA: «la cifra está a años luz del tipo del 30% nominal por el que deben tributar este tipo de compañías», que son precisamente las que concentran el 72% del fraude junto con las grandes fortunas y que ocasionan unas pérdidas al fisco superiores a los 40.000 millones de euros anuales.

El cinismo de Montoro apareció en escena, cuando defendió su amnistía fiscal, prometiendo mano dura contra los defraudadores y refiriéndose al caso de la familia Pujol manifestó: «Si Pujol no se hubiese visto acorralado, no lo habría contado». Lo cierto es que han utilizado oportunamente el caso para el beneficio de su partido y contra el soberanismo en Catalunya. El propio Montoro desveló, que Hacienda llevaba investigando al expresident desde el año 2000 y que la AEAT seguía la pista de operaciones en EEUU, Suiza, Reino Unido, Holanda, Luxemburgo y Argentina, desde 2012. «Un fraude no se expía con una carta novelada de disculpas», dijo mientras prometía ningún tipo de permisividad hacia «30 años de clandestinidad fiscal», sin explicar el tipo de acciones que pensaba realizar. GESTHA puntualiza que si la familia Pujol ha regularizado el dinero de manera voluntaria, es porque no había contra ellos procedimiento abierto y notificado. Montoro se elevó, cuando dijo que lo de Bárcenas está sub júdice, acusando a Pujol de cometer «uno o dos delitos fiscales». Todos lo sabían y nadie se movió, por lo que todos son responsables por acción y omisión.

El grupo socialista ha descalificado las actuaciones aportadas por el ministro para luchar contra el fraude fiscal, por cuanto que «No hacen nada para combatir el fraude, salvo reducir los presupuestos y los efectivos de la AEAT, además de ayudar a sus amigos con la amnistía fiscal». Por su parte, desde IC-V, le definió como «campeón del cinismo», por su doble rasero con casos como el de Bárcenas y por entender que «ustedes, señor ministro, tienen centenares de 'pujoles' dentro de su propio partido». La parlamentaria de ERC, añadió que «una vez que tenemos a Pujol, queremos el resto de los nombres, para que sufran el mismo escarnio público» y se publiquen los 600 nombres de la lista Falciani, se llamen «Pujol, Botín o Cristina de Borbón».

Lo que ha hecho el ministro, centrando su intervención contra el fraude fiscal sobre el caso Pujol, no tiene nombre, por cuanto el derecho a decidir no debe servir para ocultar el fraude fiscal y denigrar a determinadas opciones políticas. El portavoz de CiU, reprochó al ministro «su estilo de tertulia, falto de rigor y haber hecho afirmaciones muy peligrosas, convirtiendo a Pujol en el adalid del independentismo». Todo sería de risa, sino fuera para llorar. El saqueo por el fraude y la corrupción generalizada consentida desde hace tanto tiempo, está produciendo en el bienestar de los españoles un desastre de dimensiones incalculables. Se conocía y se investigaba, pero poco; no se perseguía por el interés particular de unos pocos y ahora, aprovechando el proceso soberanista en Catalunya, sacando pecho de su gestión en materia de recaudación de impuestos, carga contra el proceso, que mientras no se diga lo contrario, no deja de ser una afirmación democrática del pueblo, que quiere decidir sobre su modelo de Estado.

El ministro no es que tenga poca memoria, es que, en ocasiones, tiene poca vergüenza, al mentir en sede parlamentaria y olvidar los cientos de casos de corrupción de los miembros de su partido, mediante el fraude por sobresueldos venidos o traídos y entregados en «sobres», por el preso preventivo Luis Bárcenas, que fueron a los bolsillos, supuestamente, de Rajoy y de la mayoría de la cúpula del PP. Precisamente, una diputada del Grupo Parlamentario Popular en la Asamblea de Madrid, dimite y denuncia, la falta de transparencia en el tema de los sobresueldos, por la «falta de democracia y libertad» y el «acoso» del que ha sido víctima, por pedir explicaciones. «O la cúpula del PP era muy inútil y no se enteraba de lo que hacían sus tesoreros, o lo sabía y callaba», comenta María Teresa Gómez-Limón a CuartoPoder.

Ni Montoro ni el gobierno del PP, tienen voluntad política para luchar contra el fraude. Rebajar el umbral considerado como «delito», significa que casos como el de la hermana del rey quedarían «muy lejos del umbral» y no serían considerados delitos. La reforma de política fiscal de la que se jacta el ministro, no es sino un nuevo parche que oculta el roto. La reforma fiscal, tal y como está plateada, «no soluciona ninguno de los grandes problemas del sistema tributario», según el Presidente de GESTHA, que además ha señalado que los cambios son «injustos e insuficientes», para mantener el nivel de gasto mínimo necesario en un Estado de bienestar, que está desapareciendo. Exactamente lo que se pretende, digo yo.

La política fiscal justa, debe combatir la desigualdad al margen de intereses partidistas, contribuyendo a una sociedad justa y equitativa. Deberá recaudar lo suficiente para financiar un modelo que garantice servicios públicos de calidad e igualdad de oportunidades. Una política fiscal que pretenda ser justa socialmente, debe aplicar «tolerancia cero» al fraude fiscal, con medidas que pongan freno a la impunidad de los evasores, cuyos privilegios deben desaparecer y hacer transparente la opacidad de los paraísos fiscales en los que esconden sus fortunas. Pero el PP en el poder absoluto, no cree ni en la justicia ni en la igualdad, por lo que es como pedir peras al olmo, aunque Montoro pretenda confundirnos y decir que el olmo da peras, sabiendo que no las da.

Bien claro queda en el artículo 31.1 de la Constitución de 1978: «Todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica mediante un sistema tributario justo inspirado en los principios de igualdad y progresividad que, en ningún caso, tendrá alcance confiscatorio»

Recaudar más no puede suponer aumentar el esfuerzo fiscal de las clases medias y los más pobres; quien más tiene, ha de contribuir más. Empresas e individuos, deben tributar en función de su capacidad y de su actividad económica real, sin privilegios, ni excepciones. Bien claro queda en el artículo 31.1 de la Constitución de 1978: «Todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica mediante un sistema tributario justo inspirado en los principios de igualdad y progresividad que, en ningún caso, tendrá alcance confiscatorio». El PP nos tiene acostumbrados a que cuando dice por el interés general, lo hace por el interés particular de los poderosos, a quienes representan casi en exclusiva.

Los datos del fraude fiscal en España que ha facilitado el gobierno son insuficientes, cuando no inciertos, porque no aclaran los de las grandes bolsas defraudadoras. La insuficiente dotación de medios humanos en la AEAT, unida a la propia organización del trabajo, hace que la situación sea cada vez peor. Se da la circunstancia que el 72% del fraude lo provocan las grandes empresas y fortunas, y sorprende que el 80% de los trabajadores se dediquen a investigar a los ciudadanos medios y a las pequeñas empresas. Es necesario reorganizar y mejorar los medios de la AEAT, incrementar el número de personas dedicadas a perseguir el fraude, fomentar la independencia del organismo y establecer mecanismos de intercambio de información transparentes, que eliminen la opacidad que caracteriza la gestión del ministerio.

Algo está fallando en la lucha contra el fraude. Aunque no son equivalentes los conceptos de economía sumergida, fraude fiscal o corrupción, todo forma parte de un mismo estilo de hacer política: permisiva para los poderosos con grandes fortunas, capitales opacos y grandes empresas que no contribuyen lo que les corresponde ni en impuestos ni en cotizaciones a la Seguridad Social. El Sistema es el que lo permite y hay que cambiarlo, mediante un Proceso Constituyente; mientras, es necesario que se establezca una comisión en el Congreso, que analice la situación real del fraude fiscal e identifique el que exista para cada impuesto. Las conclusiones deben ser aprobadas por el Pleno, comunicadas al Gobierno y trasladarlas, si procede, al Ministerio Fiscal, como propone el Grupo Izquierda Plural en el Congreso.

La reforma fiscal no es suficiente, ni justa ni equilibrada. Además de ser electoralista, consolida muchos de los problemas actuales, como la diferencia de trato entre las rentas del trabajo y del capital, beneficiando a los que más tienen. La reforma fiscal conlleva nuevos recortes sociales, por cuanto que el fraude, que no se persigue debidamente, junto con la disminución de ingresos, origina que la clase obrera y la clase media sean los grandes contribuyentes y sean los paganos de la rebaja de las altas. El gobierno no solo no ha bajado los impuestos, salvo para los poderosos, sino que ha subido más de cincuenta, especialmente el IVA, introduciendo copagos y nuevas tasas. Una política fiscal justa será en la que «cada cual pague impuestos por lo que gana, lo que hereda y sobre todo lo que posee», en palabras de Alfredo Pérez Rubalcaba.

Como la sensibilidad social de este gobierno -que representa a la derecha más reaccionaria-, ya sabemos donde está y utiliza la información privilegiada a su conveniencia partidista, nos queda desalojarlos del poder por la voluntad democrática de la mayoría ciudadana. Quién obtenga el apoyo popular, deberá dejar de beneficiar a unos pocos y defender la justicia social y el bienestar para todos. Deberá contribuir al establecimiento de una sociedad justa y equitativa, que recaudando lo suficiente, pueda financiar un modelo que garantice servicios públicos de calidad.

Las ocurrencias y chascarrillos del ministro Montoro