martes 22/9/20

2013: El año de la involución energética

Por Héctor de Prado Herrero | Amigos de la Tierra | Las distintas políticas energéticas promovidas y aprobadas por el Gobierno han servido para desmantelar el sector de las renovables y el ahorro energético.

2013: El año de la involución energética

Amigos de la Tierra desaprueba tajantemente las políticas energéticas del Gobierno a lo largo de 2013

2013 pasará a la historia de la energía en España como el año de la involución energética. Las distintas políticas energéticas promovidas y aprobadas por el Gobierno de Rajoy a lo largo del año han servido para desmantelar el sector de las renovables y el ahorro energético, y para mantener “por muchos más años” nuestra dependencia por los combustibles fósiles.

Mientras, el resto de países de la Unión Europea todavía no se explican cómo se ha podido llegar a esta situación. Cuando les explicas lo que está sucediendo a ecologistas, empresarios, sindicalistas o incluso a políticos de otros países, nadie da crédito. Las acciones que está perpetrando el Gobierno bajo los auspicios de las grandes eléctricas carecen de sentido común y son síntomas de mal gobierno.

Y es que en 2013, desde el Ministerio de Industria, Energía y Turismo no se ha sabido poner freno al déficit de tarifa, se ha terminado con las primas a las renovables; se han concedido nuevos subsidios a energía sucias como el carbón; se ha mantenido el status quo de las grandes eléctricas; se ha desincentivado el ahorro y la eficiencia energética; se han seguido abonando pagos por capacidad a las empresas por un parque gasístico casi parado; se ha marcado el récord de incremento de la factura de luz, y, por si fuera poco, se ha cortado las alas a la autoproducción de energía y al balance neto. Todo esto en un marco de consumo energético decreciente, de estancamiento del PIB y del empleo, y en el que cada vez más familias –un 10% de la población según datos de este año- sufren pobreza energética.

Todas estas medidas ponen de manifiesto el caciquismo que se empeñan en perpetuar desde la Administración Pública del Estado y desde algunas empresas que han devuelto a España a los años 50, donde las cosas se hacían de arriba abajo entre “amiguetes”, sin transparencia alguna y sin abrir espacios de diálogo o de negociación con el resto de los actores socioeconómicos.

Prueba de ello es la desaparición de entes como la Comisión Nacional de la Energía o la de Competencia, o el hecho de que la nueva retribución para plantas productoras de energía limpia sea provista por consultoras independientes (que debido a la gran variedad de proyectos existentes, piden al contribuyente más de un millón de euros por sus servicios, nada menos).

También la Unión Europea ha querido alertar a España acerca de la senda que está tomando: “se aleja de Directivas que están en marcha, no garantiza la sostenibilidad del sistema y atenta contra la seguridad jurídica de los inversores internacionales”. Precisamente estos últimos ya han iniciado varios litigios en contra de todas estas políticas anti-renovables.

No obstante ni unos, ni otros, ni el enorme rechazo por parte de la sociedad civil a estas reformas, han hecho al Gobierno cejar en su empeño por convertir el 2013 en el año de la involución de la Energía en España.

Para 2014, no obstante, Amigos de la Tierra quiere recordar a los decisores políticos los siguientes mensajes:

  • Iniciar una auditoría energética independiente para identificar costes reales, beneficios y pérdidas totales del sistema.
  • Tomar el ahorro energético como la base de nuestro sistema. Las auditorias energéticas en hogares, edificios públicos, industrias y empresas sería un buen punto de partida.
  • Aportar de manera meridiana por la eficiencia energética, especialmente en parque de viviendas español, triplicaría la facturación y los empleos del sector de los servicios energético.
  • Cesar los subsidios cubiertos o descubiertos a los combustibles fósiles, empezando con el carbón estatal, y destinarlos a las energías limpias.
  • Ofrecer a la ciudadanía la posibilidad de comprar participaciones en proyectos de productores de energía verde otorgaría a la ciudadanía un papel más relevante en la toma de decisiones sobre energía.
  • Facilitar los trámites y costes para la autoproducción de energía en negocios u hogares.
  • Acabar con los “beneficios caídos del cielo” de las nucleares y la gran hidráulica.
  • Poner en marcha medidas contra la acuciante pobreza energética española.

Héctor de Prado Herrero, responsable del área de Clima y Energía de Amigos de la Tierra

2013: El año de la involución energética
Comentarios