#TEMP
martes. 09.08.2022

150.000 trabajadores recorren Madrid para exigir una salida social a la crisis

L.M.
La euromanifestación continuará el viernes y el sábado en Bruselas, Berlín y Praga con el objetivo de que los gobiernos y la UE tomen medidas ‘de calado’ en materia de empleo.
> Parados que no cobran el paro, los grandes olvidados
L.M. / NUEVATRIBUNA.ES - 14.05.2009

Unos 150.000 trabajadores, según cifras de la organización, procedentes de España, Portugal, Andorra y Francia demandaron hoy en Madrid a las instituciones europeas que aborden la salida a la crisis económica por la vía de los derechos sociales, y no por la “vía china” de los recortes de salarios e incrementos de la jornada laboral; mientras que, en clave nacional, los sindicatos urgieron al Gobierno español a aplicar medidas que frenen la caída del PIB, que en el primer trimestre se contrajo un 2,9 por ciento en tasa interanual, la mayor caída desde que el INE elabora esta estadística.

La euromanifestación ha logrado llenar el espacio que va desde la Plaza de Colón hasta la Puerta del Sol, unos 40.000 metros cuadrados, según los cálculos de Comisiones Obreras, que cifra la asistencia entre 120.000 y 160.000 manifestantes, según se aplique un criterio de dos o tres personas por metro cuadrado.

Para el secretario de la Confederación Europea de Sindicatos (CES), John Monks, la manifestación de Madrid “ha puesto el listón muy alto” a las manifestaciones que mañana viernes y el sábado se celebrarán en las ciudades de Bruselas, Praga y Berlín. En todas ellas, los trabajadores demandarán a la Unión Europea un impulso decidido para que Europa recobre no sólo el liderazgo económico, sino también el liderazgo social y moral, según apuntó el secretario general de Comisiones Obreras, Ignacio Fernández Toxo.

En Portugal, los lay off o expedientes de regulación de empleo (ERE) han puesto en la picota el futuro de miles de trabajadores, afirmó hoy a nuevatribuna.es el secretario general de la UGT portuguesa, Manuel Da Silva, en su recorrido por el centro de Madrid, a la cabeza de un millar de trabajadores que, con claveles en el puño, entonaron las canciones que avivaron en 1974 la revolución del 25 de abril .

Mientras tanto, al grito de ¡tous ensemble! (“todos juntos”), un centenar de franceses protestaron hoy en Madrid por los efectos de los “plans de licencement” (ERE franceses) presentados por empresas de sectores como la aeronáutica, la telefonía y la informática, según afirmó el secretario general del sindicato Force Ouvriere, Joseph Bellanca, que exige a la Unión Europea soluciones para les oubliés u “olvidados” por el sistema capitalista, a quien culpa de “esta crisis del liberalismo”.

La manifestación ha desbordado incluso los niveles de asistencia de los últimos 1 de Mayo . Bajo el lema "Combatir la crisis: El trabajo lo primero", los secretarios generales de CC.OO., Ignacio Fernández Toxo; de UGT, Cándido Méndez; y de USO, Julio Salazar, marcharon acompañados por la secretaria de organización del PSOE, Leire Pajín, el coordinador de IU, Cayo Lara, y el líder de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, entre otros.

Una vez finalizada la marcha, desfilaron por el escenario habilitado para la ocasión, no sólo lo líderes sindicales en España, sino también representantes del sindicalismo portugués. Todos ellos demandaron a la Comisión Europea (CE) medidas dirigidas a construir una verdadera Europa social.

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, reclamó al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que aplique cuanto antes las nuevas medidas anunciadas en el debate sobre el estado de la Nación , ante la "cifra demoledora" de la evolución de la economía española.

Según Méndez, el Gobierno debe pasar "de la palabra a los hechos" y además consideró que Zapatero debe propiciar un acuerdo en el marco del diálogo social para ampliar y mejorar la cobertura a los desempleados, una cuestión que reconoció haber echado de menos en el debate celebrado en el Congreso.

Por su parte, el secretario general de Comisiones Obreras, Ignacio Fernández Toxo, también ha lamentado que las previsiones económicas se hayan "desbordado" y los datos hayan empeorado.

Toxo señaló que es necesario exigir un mayor protagonismo de las políticas europeas: "en este momento de crisis Europa no puede actuar con varias voces en una suerte de renacionalización de las políticas que implica una dispersión de los esfuerzos".

El líder de CC.OO considera que Europa debe hacer una apuesta clara por el empleo, que es lo que ha faltado en la cumbre del G-20 de Londres, e insiste en que "al futuro no se puede llegar arruinando el pacto social europeo, seña de identidad y progreso de la UE".

Por su parte, el secretario general de USO, Julio Salazar, espera que las reivindicaciones sindicales influyan en los programas electorales de los partidos que concurren a las elecciones europeas.

Por su parte, los secretarios generales de UGT y CC OO de Madrid, José Ricardo Martínez y Javier López, respectivamente, han reclamado este jueves "decencia social" y trabajo conjunto de todos los gobiernos para superar la actual situación económica y frenar el desempleo masivo.

La secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, ha confiado en que el Parlamento europeo que elijan los ciudadanos en las urnas el próximo 7 de junio sea "progresista" para evitar retrocesos en los derechos laborales y evitar así que paguen la crisis los trabajadores, que no la han provocado.

150.000 trabajadores recorren Madrid para exigir una salida social a la crisis
Comentarios