lunes 6/12/21

"Estamos perfectamente preparados"

A los controladores militares les han molestado las críticas de los civiles hacia su preparación para hacerse cargo del control del tráfico aéreo. Fomento y Defensa han iniciado los trámites para poner en marcha el relevo, mientras las bajas médicas en el centro de Barcelona siguen provocando problemas.
> Controladores militares para suplir las bajas médicas
> Un conflicto "de señoritos"
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 21.7.2010

El presidente de la Sociedad Española de Control de Tránsito Aéreo (Sodecta), Francisco Martín, aseguró este miércoles "tajantemente" que los controladores aéreos militares están "perfectamente preparados" para suplir a los controladores civiles, aunque no ocultó que, para ello, vaya a ser necesario formación adicional. De esta manera, Sodecta, que es la única asociación de controladores aéreos militares en España, ha salido al paso de las críticas provocadas por el anuncio del ministro de Fomento de que recurriría a ellos para suplir las bajas por enfermedad de los controladores civiles. Tanto la Unión Sindical de Controladores (USCA) como el Colegio Oficial de Pilotos de la Aviación Comercial (Copac) se mostraron contrarios a la decisión del ministro asegurando que los militares "no están formados para gestionar el tráfico civil, siguen otros procedimientos y no están acostumrados a áreas de gran densidad de tráfico".

El presidente de Sodecta señaló, en declaraciones a RNE, que existe cierto "malestar" dentro de los miembros de su asociación por las críticas que han hecho los controladores civiles a los militares. Al contrario de lo manifestado por los controladores civiles, Martín defendió la preparación que tienen los controladores militares, aunque precisó que sí sería necesaria una formación adicional, pues, al asumir un puesto de trabajo en una dependencia distinta, hay unos procedimientos y normativas que cumplir. "Y así se hace tanto en el ámbito civil como en el militar", apuntó.

El presidente de Sodecta afirmó además que no existen diferencias entre la labor que llevan a cabo los controladores civiles y los militares y explicó que a las aeronaves lo que le afectan son las reglas de vuelo. "Y esas reglas de vuelo son exactamente iguales para el ámbito civil y militar respecto a la aviación aérea general, en España, en Estados Unidos o en Afganistán", subrayó.

Martín indicó que aún no tienen comunicación oficial de que vayan a iniciarse próximamente clases formativas a los controladores militares y señaló que el tiempo en el que podrían estar listos para suplir a los controladores civiles depende de la complejidad del aeropuerto. Así, resumió, cuanto menos tráfico aéreo tuviera el aeródromo, menos tiempo tardarían en estar preparados. En cualquier caso, el presidente de Sodecta dejó claro que, de darse el caso de que se llamara a los controladores militares, se debería cumplir la normativa vigente, esto es, que todo controlador aéreo militar que vaya a desempeñar esas funciones estuviera en posesión de la licencia europea de control, porque es la que le habilita para ello.

El ministro de Fomento, José Blanco, aseguró el martes que será "muy rápido" preparar a los controladores aéreos militares para que trabajen en torres de control civiles en "situaciones excepcionales" y "un poco más lento" habilitarlos para los centros de control. "Si un controlador que está ejerciendo ahora su trabajo en un aeropuerto de Alicante decidiera venir al aeropuerto de Madrid en un concurso de traslados (...), también tendría que pasar por el proceso de habilitación para adaptarse a la estructura y a la tecnología que está implantada en el aeropuerto de Madrid", ha añadido Blanco.

Desde la semana pasada varios aeropuertos de la Península registran retrasos y cancelaciones de vuelos debido a la ausencia de controladores que alegan bajas médicas. Los principales problemas se están registrando en el centro de control de Barcelona, donde hoy no han acudido a su puesto 13 de 61 de los controladores previstos. Ayer las ausencias provocaron una cuarentena de retrasos en los 830 vuelos programados. USCA, la Unión Sindical de Controladores Aéreos, niega que se trate de una huelga encubierta y culpa del elevado número de bajas al estrés, consecuencia a su vez de los turnos mal programados y de la carencia de personal.


"Estamos perfectamente preparados"
Comentarios