viernes 25/9/20
LIMITACIóN A UN AñO DEL PERIODO LEGAL DE ULTRAACTIVIDAD

La negociación colectiva ha conseguido resistir los envites de la reforma laboral

El 7 de julio de 2012 entró en vigor la Ley 3/2012 de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral consolidando y ampliando algunas de las previsiones más regresivas del RD-ley 3/2012.

La negociación colectiva logra resistir los envites de la reforma laboral

A pesar del empeoramiento de las condiciones de trabajo y la devaluación salarial en sus dos años de vigencia

La Secretaría confederal de Acción Sindical de CCOO ha realizado una valoración sobre la situación de la negociación colectiva, tras algo más de dos años de reforma laboral, en la que advierte que la negociación de los convenios ha conseguido resistir a la reforma laboral, manteniendo una amplia cobertura y capacidad de regulación de condiciones laborales, aunque a costa de una fuerte devaluación salarial y el empeoramiento de las condiciones de trabajo como resultado del nuevo marco legal, más desfavorable para los trabajadores, y un mercado laboral más desigual y precario.

El 7 de julio de 2012 entró en vigor la Ley 3/2012 de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral consolidando y ampliando algunas de las previsiones más regresivas del RD-ley 3/2012, en particular, la limitación a un año del periodo máximo legal de ultraactividad de los convenios.

Como ha denunciado CCOO, el objetivo central de las sucesivas reformas laborales aprobadas en estos últimos años no ha sido la creación de empleo y la mejora del mercado laboral, como evidencian los datos de desempleo, número de despidos, precarización de la contratación y de las condiciones de trabajo, devaluación salarial y ampliación de las desigualdades. Su objetivo no declarado pero sí implícito -advierte CCOO- es el ataque a la negociación colectiva y al poder contractual de las organizaciones sindicales, allí donde más se expresa, los convenios sectoriales y los de grandes y medianas empresas, como medio para facilitar un modelo de competitividad basado en la devaluación de los costes salariales y la reducción de los derechos laborales.

Su objetivo no declarado pero sí implícito -advierte CCOO- es el ataque a la negociación colectiva y al poder contractual de las organizaciones sindicales

Para CCOO es innegable que en dos años y medio el Gobierno del PP, con intensas reformas estructurales y regresivas políticas económicas y sociales, ha conseguido aumentar la competitividad de las empresas a costa del empobrecimiento de grandes capas de la población, el aumento de la desigualdad laboral y social y un retroceso importante en las condiciones de trabajo, mientras que las élites económicas y los fondos “buitre” hacen su agosto.  Como también es innegable que las medidas de ajuste han provocado un amplio nivel de rechazo y resistencia sindical y social a las políticas de austeridad.

La reforma laboral de 2012 desbarató el esfuerzo del diálogo social realizado con la firma del II AENC

La aprobación del RD-ley 3/2012 pocos días después de la firma del II AENC echó por tierra las posibilidades de aplicación efectiva y equilibrada del Acuerdo Interprofesional, al poner en manos de las empresas instrumentos legales que les facilitaban altos niveles de flexibilidad interna y externa, abaratamiento de los despidos, minoración de las condiciones salariales y de trabajo sin necesidad de alcanzar acuerdo con la representación legal de los trabajadores, ni la autorización de la Autoridad Laboral en los expedientes de regulación de empleo y con menores posibilidades de control judicial de las decisiones adoptadas por acuerdo en las empresas.

CCOO recuerda que la firma de un Acuerdo sobre ultraactividad de los convenios por parte de la Comisión de Seguimiento del II AENC y el gran esfuerzo realizado por las organizaciones sindicales y empresariales propiciaron un impulso de la actividad negociadora, concluyéndose a lo largo de 2013 centenares de acuerdos de renovación o prórroga del convenio y de prórroga de la ultraactividad, acuerdos alcanzados antes y después de la fecha de referencia del 7 de julio derivada de la Ley 3/2012 que amenazaba la pervivencia de multitud de convenios colectivos.

En este sentido, la Secretaría de Acción Sindical de CCOO subraya que el resultado de la actividad negociadora en 2013 ha sido un amplio número de acuerdos firmados, en comparación con años precedentes, y que los principales conflictos se concentraron en ámbitos geográficos y sectoriales muy concretos, significativamente en el País Vasco.

La firma de tantos convenios y acuerdos en 2013 no ha sido gratuita, las organizaciones sindicales y los trabajadores y trabajadoras han priorizado preservar el convenio colectivo, renovándolo por uno o varios años, pero con un alto coste en devaluación salarial y reducción de otros conceptos y condiciones establecidas en los convenios firmados, garantizando el empleo en algunos casos, pero sin contrapartidas suficientes en la mayoría.

CCOO considera que la negociación colectiva se ha visto fuertemente debilitada por la reforma laboral pero no ha sido eliminada. Mantiene suficientes instrumentos y capacidades como para que con una potente acción sindical, renovada y adaptada a las nuevas exigencias del actual marco legal, podamos seguir defendiendo los derechos de las trabajadoras y trabajadores y recuperando, progresivamente, la capacidad adquisitiva de los salarios, la calidad del empleo, los derechos laborales y de participación.

Más de 4.000 convenios con vigencia pactada en 2013, que afectan a cerca de ocho millones de trabajadores y trabajadoras; varios centenares más de convenios denunciados y en situación de ultraactividad y varios miles de acuerdos de diversa índole, constituyen el vasto espacio de la negociación colectiva registrada en España, y será  el mejor instrumento para la recuperación de los salarios y de las condiciones de trabajo dignas, en un futuro de estabilidad y crecimiento económico.

La negociación colectiva ha conseguido resistir los envites de la reforma laboral
Comentarios