martes 3/8/21

¿Qué está ocurriendo con la negociación colectiva tras la reforma?

No es aventurado pensar que en los estados mayores del sindicalismo confederal se está en un proceso de reflexión sobre qué ha significado...

No es aventurado pensar que en los estados mayores del sindicalismo confederal se está en un proceso de reflexión sobre qué ha significado concretamente la reforma laboral que, tras ser impuesta unilateralmente, ya cuenta con un año de vida. Y, como es de suponer, es de cajón que se haga público -como siempre se hizo- el balance de la negociación colectiva de este año.

Ya hemos hablado en anteriores ocasiones de los dos grandes rasgos que presumíamos una vez realizado el diktat de la mencionada reforma: ni por asomo se ha producido el efecto taumatúrgico que los redactores y los exegetas de dicho texto le pronosticaban. No sólo no se ha creado empleo sino que se sigue destruyendo a mansalva. No sólo se ha eliminado la litigiosidad y el recurso a los tribunales sino que también se ha incrementado. Que, sin duda, irá en aumento con la indeterminación que producirá el disparato agujero negro de la ultractividad. Pero estas son cosas sabidas…  Así es que estamos a la espera del balance de lo que ha pasado este año de reforma laboral.

Por ejemplo, ¿qué elementos concretos se han dado en el terreno de los convenios colectivos? ¿qué mecanismos de freno se han producido? ¿qué cláusulas, sin embargo, contrarias a la reforma –o de interferencia a la misma-  se han producido? Y, a tenor de ello, ¿qué proyecto factible, con cara y ojos, es capaz de enhebrar el sindicalismo para desbordar gradual y eficazmente la reforma laboral? Esta es una exigencia que tiene más sentido, si cabe, en esta situación de crisis, de una serie de crisis superpuestas a la que el sindicalismo debe enfrentarse con sus propias alternativas.    

En resumidas cuentas, un proyecto que pueda sacarnos de la actual indefinición que preside nuestras cosas más directas. No quisiera ser mal educado, pero los trabajadores nos juzgarán por nuestras preocupaciones sobre las cosas que más directamente les afectan y no porque se aplaudan iniciativas de otros sujetos políticos de las que somos meramente espectadores.   

¿Qué está ocurriendo con la negociación colectiva tras la reforma?