domingo 21.07.2019
NUEVO INFORME DE LA OIT

Los empleos de calidad pueden impulsar el crecimiento sostenible en los países emergentes y en desarrollo

La Organización Internacional del Trabajo constata que los países que más invirtieron en empleos de calidad registraron un crecimiento anual de alrededor de un punto porcentual por encima de otras economías emergentes y en desarrollo.

Los empleos de calidad pueden impulsar el crecimiento sostenible en los países emergentes

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha publicado el informe, 'El trabajo en el mundo 2014: el desarrollo a través del empleo', cuya edición de este año se centra en los países en desarrollo y muestra, por primera vez, que los empleos de calidad pueden impulsar el crecimiento sostenible en los países emergentes y en desarrollo.

El informe ofrece un análisis exhaustivo de 140 países emergentes y en desarrollo y argumenta que invertir en empleos de calidad a través de la disminución del empleo vulnerable y la reducción de la pobreza de los trabajadores da lugar a un crecimiento económico más fuerte.

Los países que más invirtieron en empleos de calidad desde comienzos de 2000 registraron, a partir de 2007, un crecimiento anual de alrededor de un punto porcentual por encima que otras economías emergentes y en desarrollo, indica el informe de la OIT.

Se constata que las inversiones en empleos de alta calidad tienden a estar acompañadas por una reducción de las desigualdades de los ingresos, y se señala la importancia de combinar una protección social bien concebida con una estrategia para incrementar la productividad de la agricultura y diversificar la economía con la inversión, por ejemplo, de los ingresos del petróleo o de otros recursos naturales en el resto de la economía.

“El desarrollo no es sólo el resultado de factores como las exportaciones, el libre comercio y las inversiones extranjeras directas”, ha declarado Guy Ryder, Director General de la OIT. “La protección social, el respeto de las normas fundamentales del trabajo y las políticas que promueven el empleo formal también son decisivos para crear empleos de calidad, que mejoran el nivel de vida, incrementan el consumo interno e impulsan el crecimiento global. Las oportunidades de trabajo decente para las mujeres y los hombres contribuyen a reactivar el desarrollo y a reducir la pobreza”.

El informe actualiza las tendencias mundiales del empleo y se calcula que durante los próximos cinco años accederán al mercado de trabajo unos 213 millones de trabajadores nuevos, de los cuales 200 millones pertenecerán a países en desarrollo. Esta perspectiva plantea el desafío del desempleo juvenil y también su dimensión cualitativa. La falta de empleos de calidad es un factor determinante de la emigración, en particular entre los jóvenes con formación en los países en desarrollo. Se espera que esto tenga un impacto significativo sobre los flujos de migración.

El informe indica que en 2013, 231,5 millones de personas vivían en un país distinto a su país de nacimiento. El número total de migrantes aumentó en 57 millones a partir de 2000. Diecinueve por ciento de este incremento tuvo lugar en los últimos tres años.

Las economías desarrolladas y la Unión Europea (UE) siguen siendo los principales destinos, con 51 por ciento de todos los migrantes viviendo en esa región. Sin embargo, desde el comienzo de la crisis financiera mundial, las migraciones Sur-Sur han aumentado.

Además, existe constancia de un aumento de jóvenes diplomados que emigran desde los países desarrollados afectados por la crisis a las economías emergentes en los últimos años. Tal y como señala Moazam Mahmood, Director Adjunto del Departamento de Investigación de la OIT: “La migración Sur-Sur está en auge y más trabajadores están abandonado las economías avanzadas, en particular los países europeos gravemente afectados por la crisis, en búsqueda de oportunidades en los países en desarrollo”.

A fin de maximizar el impacto de la migración sobre el desarrollo, el informe presenta una serie de recomendaciones de políticas generales como son promover la integración económica de los migrantes para favorecer el incremento de la migración legal, implementar medidas para combatir la xenofobia, la discriminación y los abusos, introducir medidas dirigidas a mejorar la información de los migrantes antes de partir, y mejorar la calidad del empleo en todos los países para permitir una gestión más racional de los flujos de migración.

Comentarios