lunes. 15.04.2024
unseen

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

Pablo D. Santonja | @datosantonja

Jakob Ahlbom Company es una compañía de teatro que crea escenas surrealistas y físicas que cautivan al espectador. Su estilo único combina mimo, danza, música, magia y efectos visuales para contar historias universales. A través de sus obras, transportan al público a mundos reconocibles y les muestran un universo donde nada es lo que parece.

Una de sus producciones es “Unseen”, un drama poético de amor. La obra está parcialmente inspirada en la película coreana “Bin Jip” de Kim Ki-Duk. En “Unseen”, seguimos a una mujer infeliz que se siente solitaria y desatendida, a un esposo que no puede dejar atrás el pasado y a un ladrón silencioso que pasa las noches en casas vacías. La llegada del ladrón ejerce un influjo raro en la pareja, haciéndoles darse cuenta de lo que realmente es valioso.

Este drama habla sobre el amor roto de una pareja y un peculiar ladrón que actúa como herramienta “mágica”, que remueve los cimientos de la relación, y arregla todo lo que encuentra a su paso.  En una obra en la que no se articula una palabra, exceptuando un par de canciones, la comunicación se traduce en movimiento, en danza, y un ejercicio físico que transmite y llega al espectador como un cañonazo, acompañado de un escenario circular móvil que recuerda al visto en “Forever”, de Kulunka Teatro.

La obra arranca con la mujer en su habitación, con un escenario circular, que empieza a girar, con un triciclo acompañando el movimiento, simulando la pérdida de un niño. Le sigue un arranque de golpes de comedia física en la rutina de pareja, que ejemplifica a la perfección el carácter de ambos personajes. Sin lugar a duda, el protagonista de la obra es la interacción con un escenario que actúa como un personaje más, creando efectos ópticos y trampantojos para el espectador como puertas abiertas que dejan entrever lo que pasa entre medias, escenas escondidas, elementos del mobiliario que cambian y evolucionan, como, por ejemplo, una cama que “se come” a la mujer, para luego, al sentarse el hombre, mantenerse firme y estática.

El protagonista de la obra es la interacción con un escenario que actúa como un personaje más, creando efectos ópticos y trampantojos para el espectador

El “ladrón” es un personaje externo a la casa, e interactúa con ella creando esas escenas móviles, con pequeñas interacciones en las que arregla cosas del mobiliario: una radio, unas flores, una mesa… Y en definitiva, la relación entre el matrimonio. Estos ejemplos que narro están lejos de lo onírico, sensible y bello con lo que se muestra cada escena, rompiendo con una espectacular escena de baile contando una situación amor/odio, contigo/sin ti, que sin lugar a dudas, fue lo más impactante de toda la función, viendo alguna lágrima a mi alrededor.

Todo esta tragicomedia da como resultado una historia mágica, creando elementos increíbles como periódicos que se mueven solos, tazas que se arreglan, agua que vuela, y ese halo de misterio, con el ladrón transformando la realidad de la pareja, ejemplifican qué es casa, qué importancia adquiere los detalles en la relación, y cómo el encontrar objetivos comunes se transforma en la gasolina para permanecer juntos. El valor que tiene es darte cuenta que de un modo u otro, los sentimientos de los personajes funcionan como espejo ante el espectador, creando ese reconocimiento de escenas, que en mi caso, hizo que lo equiparara con situaciones reales vividas.

Sin duda una obra que hay que ver si tienen la oportunidad, digna del trabajo corporal de los actores como de la medición al milímetro de las escenas, jugando con ver lo que no te dejan ver, con esa parte fantasmagórica y mágica que te atrapa, manejando los tiempos de forma magistral, acompañada con una música espectacular que acompaña cada momento sin soltarnos de la mano de principio a fin.

6 y 7 de marzo de 2024

'Unseen', verdadera magia en directo