martes. 27.02.2024

Vicente I. Sánchez | @Snchez1Godotx 

El Teatro de la Zarzuela ha iniciado su temporada con el estreno mundial de "El Caballero de Olmedo", una ópera con partitura de Arturo Díez Boscovich y libreto y escenografía a cargo de Lluís Pasqual. Un total de seis funciones han sido las encargadas de dar vida a este clásico de Lope de Vega, escrito entre 1620 y 1625, que está considerado como una de sus grandes obras maestras.

Esta obra nos narra las aventuras de Alonso, un caballero proveniente de Olmedo, quien se enamora profundamente de Inés, una mujer comprometida con otro hombre. Punto de partida con el que Lope nos introduce en una historia de rencillas castellanas que culmina en un inevitable derramamiento de sangre.

Boscovich, con la ayuda del libreto de Lluís Pasqual, ha creado una obra poderosa, repleta de expresividad y arias de gran belleza y riqueza tonal

Este proyecto es un ejemplo del papel destacado que ha asumido el Teatro de la Zarzuela en los últimos años, ya sea al recuperar obras olvidadas por el tiempo, como "La Celestina" de Felipe Pedrell o "Marianela" de Jaime Pahissa, o al impulsar nuevas creaciones como "Policías y Ladrones" de Tomás Marco o "María Moliner" de Antoni Parera Fons. Estas obras pueden gustar más o menos, pero son fundamentales para mantener viva la música y que nuestro legado musical no se pierda en el olvido. Daniel Bianco, director del Teatro de la Zarzuela que en noviembre dejará el cargo, es plenamente consciente de que un teatro no debe limitarse exclusivamente a las obras de Chapí y Chueca, y que es imperativo revitalizar y dinamizar la música y con ello a su público. Aplaudimos esta apuesta por la creación y difusión de nuevos contenidos, algo que ya está generando un impacto positivo entre las nuevas generaciones. La zarzuela está experimentando un renacimiento entre los más jóvenes.

En cuanto a "El Caballero de Olmedo" de Arturo Díez Boscovich, es simplemente una maravilla y uno de esos eventos que engrandecen a este teatro. En primer lugar, es importante destacar que no estamos ante una zarzuela, al menos no en el sentido más tradicional del término, sino más bien ante una ópera. Boscovich, con la ayuda del libreto de Lluís Pasqual, ha creado una obra poderosa, repleta de expresividad y arias de gran belleza y riqueza tonal. Esta musicalidad se experimenta desde la maravillosa obertura hasta el impresionante réquiem que cierra la obra y que contribuye a la sensación de haber visto algo grande. No es casualidad que el público haya respondido con aplausos y vítores en varias ocasiones, demostrando que las nuevas obras son recibidas con entusiasmo en este templo de la música.

Esta musicalidad se experimenta desde la maravillosa obertura hasta el impresionante réquiem que cierra la obra y que contribuye a la sensación de haber visto algo grande

Algunos críticos han notado en esta ópera la influencia de autores como Erich Korngold y Giacomo Puccini, y aunque es innegable que esta sintonía existe, la música de Arturo Díez Boscovich tiene suficiente riqueza y matices para seguir su propio camino. "El Caballero de Olmedo" es un ejemplo de variabilidad en ritmos y tonalidades, con arias que son auténticos regalos para los cantantes. En este caso, se notaba que el elenco encabezado por Joel PrietoRocío PérezGermán Olvera y Rubén Amoretti disfrutaba en el escenario. La dirección musical de Guillermo García Calvocontribuye en gran medida al equilibrio y ritmo de la ópera.

teatro 1

"El Caballero de Olmedo" es, sin lugar a dudas, una obra exigente que requiere de un público paciente y conocedor capaz de seguir el desarrollo de la trama. Su refinada partitura busca conectar con la expresividad y la tragedia de la obra original de Lope, transmitiendo todo el dolor y los conflictos de la historia. Debido a la complejidad de la obra, resulta muy interesante que la escenografía a cargo de Daniel Bianco, respaldada por la dirección escénica de Lluís Pasqual, haya optado por un enfoque minimalista y sobrio. Esto se logra a través de tres pantallas verticales que dan forma a la historia, evitando distracciones y manteniendo la atención en el poder de su música y partitura.

En última instancia, "El Caballero de Olmedo" es una gran apuesta por nuevas formas de entender la zarzuela. Los nuevos proyectos siempre son motivo de celebración.

'El Caballero de Olmedo' triunfa en el Teatro de la Zarzuela