martes. 05.03.2024
Fotograma de "Cuando Acecha la Maldad"
Fotograma de "Cuando Acecha la Maldad"

Vicente I. Sánchez | @Snchez1Godotx

La cinta 'Cuando acecha la maldad', dirigida por el argentino Demián Rugna, ha sido la ganadora del premio a la mejor película en el festival de Sitges 2023. Desde su presentación, se convirtió en una de las favoritas del público y claramente reunía muchos de los elementos que hacen grande a este festival: una historia macabra llena de sangre y mucho gore.

Así, el jurado, presidido por los productores Jérôme Paillard y David C. Fein, la actriz Ana Torrent y los críticos Kim Newman y Alexandra Heller-Nicholas, premia una película que apuesta sin ningún tipo de vergüenza por el cine de terror. Una búsqueda del horror casi primitivo que traslada al espectador hacia una historia de poseídos, en la que no hace falta justificar demasiado la presencia del Maligno. Todos los protagonistas están al tanto de cuáles son las reglas para enfrentarse al diablo. ¿Para qué andarse con rodeos?

El jurado premia una película que apuesta sin ningún tipo de vergüenza por el cine de terror. Una búsqueda del horror casi primitivo

Demián Rugna nos traslada a un remoto pueblo en el que dos hermanos descubren a un hombre poseído por fuerzas malignas que está a punto de dar a luz a un demonio. Este "embichacho", como no paran de repetir en la película, pronto pondrá a todo el pueblo en jaque y acabará transformando la cinta en una orgía de sangre en la que nadie parece tener salvación. La historia, como recordó el director en la presentación, también tiene dobles lecturas con la situación incierta que vive el pueblo argentino con la llegada de Javier Milei.

Demián Rugna ya compitió en Sitges en 2017 con 'Aterrados', otra cinta de terror que no dudaba en poner al espectador en situaciones incómodas y morbosas. En 'Cuando acecha la maldad', este gusto por lo malsano y lo grotesco se potencia, con una cinta que en ocasiones recuerda especialmente a historias como "Hereditary" o "Midsommar", pero que en todo momento sigue su propio rumbo. Se trata de una película que no da concesiones al espectador y con unos protagonistas que no son especialmente entrañables y cercanos, y que además no paran de tomar malas decisiones.

'Cuando acecha la maldad', que también se ha hecho con el Premio Blood Window a la mejor película, no escatima en sangre y posee algunas escenas especialmente crueles que no suelen verse en el cine comercial. Demián Rugna no tiene ningún tema tabú que no sea susceptible de ser "violado" en pantalla, lo cual es de agradecer en algunos momentos en los que la historia de estos hermanos contra un poseído es brutal.

'Cuando acecha la maldad' no escatima en sangre y posee algunas escenas especialmente crueles que no suelen verse en el cine comercial

A pesar de ello, 'Cuando acecha la maldad' no acaba siendo la gran película que promete y el espectador acaba con la sensación de que le falta algo. Su historia va perdiendo fuerza al mismo ritmo que los habitantes de este pueblo van siendo masacrados. Quizás es un premio excesivo para una historia que en manos de otro director habría dado para mucho más.

Dos de las grandes favoritas de este año, 'Riddle of Fire', de Weston Razooli, y 'Moscas', de Aritz Moreno, se han tenido que conformar con la mención especial del jurado. Precisamente esta última, para el que suscribe, era una de las grandes del festival y quizás la auténtica merecedora del premio a la mejor película. Y es que la cinta de Aritz Moreno hace una de las críticas más brillantes a la decadencia de Occidente que se han visto en Sitges en mucho tiempo.

La historia de vampiros 'La morsure', de Romain de Saint-Blanquat, se ha llevado el premio Méliès d'Argent a la mejor película y el de mejor fotografía. Ambos premios son excesivos para una película tan olvidable que incluso es posible que “olviden” distribuirla en España.

Justo reconocimiento para 'Vincent debe morir', de Stéphan Castang, con el premio al mejor actor (Karim Leklou) y el premio Citizen Kane al director revelación. Una película que parte de una premisa genial: un extraño virus hace que la gente se vuelva agresiva con determinadas personas cuando las miran a los ojos. Idea interesante que no acaba de ser explotada con todo su potencial.

El Gran Premio del Público ha recaído en la cinta de animación 'Robot Dreams', de Pablo Berger. Una de las grandes joyas de esta edición

Por su parte, el premio a la mejor interpretación femenina ha sido para Kate Lyn Sheil por "The Seeding", con una mención especial para Zafreen Zairizai por "Tiger Stripes". Esta última cinta procedente de Malasia ha sido una de las grandes joyas del festival, aunque parece que el jurado no la consideró de la misma manera.

El premio de la Crítica José Luis Guarner a la mejor película de la sección oficial ha ido a parar a 'La teoría universal', de Timm Kröger. Una cinta de estilo noir sobre viajes en el tiempo y mundos paralelos con un estilo que apuesta claramente por el homenaje al cine clásico. Funciona mejor en la teoría que en la práctica, pecando de exceso de metraje, si bien es una película cuyo público objetivo quizás no sea el de Sitges.

Finalmente, el Gran Premio del Público ha recaído en la cinta de animación 'Robot Dreams', de Pablo Berger. Una de las grandes joyas que hemos podido ver en esta edición y que es un ejemplo claro del gran momento en el que se encuentra el cine español. La historia de amistad entre un perro y un robot es simplemente deliciosa.

Los embichados de 'Cuando acecha la maldad', mejor película de Sitges 2023