martes. 16.04.2024
teatro_Silencio
Rossy de Palma en 'Silencio'.

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

Vicente I. Sánchez | @Snchez1Godotx

Tres historias sobre desamor y frustración son el motor temático de la nueva producción que el director de escena Christof Loy y el director musical Jérémie Rhorer nos traen al Teatro Real. "La voz humana", "Silencio" y "Erwartung" (La espera) forman un interesante díptico sobre tres mujeres que tratan de sobreponerse al desamor y al abandono.

La función comienza con "La voz humana", una tragedia lírica en un acto con libreto de Jean Cocteau y música de Francis Poulenc. Se trata de una obra relativamente sencilla en lo narrativo, pero bastante compleja en su concepción escénica y musical. La ópera nos presenta a una mujer, interpretada por la magnífica Ermonela Jaho, en una larga conversación telefónica con su ex amante. Son 40 minutos de conversación en los que iremos descubriendo que ha intentado suicidarse con varios somníferos la noche anterior y que su antiguo amante parece haber comenzado una nueva relación con otra mujer.

teatro_LaVozHumana
La voz humana.

La dirección escénica de Christof Loy nos presenta la acción en una enorme y vacía casa por la que la protagonista se moverá mientras sostiene un teléfono, y en la que en ciertos momentos podremos ver (muy fugazmente) a Rossy de Palma. Todo un reto interpretativo para Ermonela Jaho, quien debe sostener sola una historia de alta intensidad dramática y musicalmente muy exigente, en la que un teléfono se convierte en su principal aliado. En este sentido, la música compuesta por Francis Poulenc juega muy bien con la sensación de que la protagonista está dialogando con su amante, con una orquesta elegante y llena de sutilezas que potencia muy bien la dirección musical de Jérémie Rhorer.

Tras el descanso llega uno de los momentos más curiosos y divertidos de la noche, "Silencio", una exploración poética y teatral creada por Rossy de Palma y Christof Loy, y que cuenta con textos de Oscar Wilde, Bertolt Brecht y de la propia Rossy de Palma. Se trata de una especie de poema de unos 15 minutos en el que la icónica actriz, vestida de traje de novia con una eterna cola blanca, demuestra todo su duende y sus capacidades escénicas. La actriz, que durante la presentación reconoció que es "un ave de paso en el Real", construye un divertido monólogo que funciona muy bien como intermedio, y en el que también se habla de amor y frustraciones, y en el que además se arranca a cantar bajo la armonía de un acordeón. La diferencia temática con "La voz humana" y "El silencio" es que aquí Rossy de Palma construye a una mujer profundamente empoderada que se quiere a sí misma y que no necesita de hombres para sentirse plena.

teatro_LaEspera
La espera.

La función termina con "La espera", un drama de un acto con libreto de Marie Pappenheim y música de Arnold Schönberg. Otra historia de desamor y frustraciones en la que nos metemos en la cabeza de una mujer cuyo sufrimiento interior le ha provocado ciertos trastornos mentales. La soprano Malin Byström es la encargada de dar vida a un personaje muy complejo y lleno de matices que parece moverse en un mundo de sombras. La acción se desarrolla en el mismo escenario que "La voz humana", solo que ahora la casa está llena de cosas, todas muy desordenadas, con lo que Christof Loy contribuye a crear una importante sensación de desasosiego y caos.

Son 40 minutos de una historia que parece estar transcurriendo en la cabeza de una mujer y que cuenta con elementos narrativos muy interesantes, como ese especie de flashback con el que termina la función. La ópera sirve además para que el Teatro Real pueda homenajear a Schönberg en el 150 aniversario de su nacimiento, con una obra que es un ejemplo de su particular estilo en el que la música dodecafónica acaba envolviéndolo todo.

El resultado final es una interesante función sobre el desamor con dos óperas diametralmente distintas en lo musical, pero que casan muy bien en lo narrativo. A esto se suma un delicioso "poema" interpretado por Rossy de Palma, que ya sería motivo suficiente para no perderse esta función.

Desde el domingo 17 marzo 2024 hasta el jueves 28 marzo 2024

Poulenc, Schönberg y Rossy de Palma: un relato de desamor en el Real