miércoles. 17.07.2024
El corazon del dano 30 (C) vanessa Rabade
Marilú Marini. (Foto: Vanessa Rabade. Teatro Español)

Vicente I. Sánchez | @Snchez1Godotx

“He amado a mi madre con una pasión casi criminal.” Esta cita de Stendhal resume a la perfección el espíritu de una obra tan emotiva y poderosa como "El corazón del daño". Escrita por la argentina María Negroni, se trata de un ensayo en el que una mujer rememora su vida y nos sumerge en un universo donde su madre siempre desempeñó un papel protagonista y donde el amor y el odio estuvieron permanentemente entrelazados. En definitiva, un enfrentamiento emocional entre una hija y su madre ausente, con el público como único testigo.

Este hilo argumental también permite a la autora desentrañar algunas de las claves del siglo XX y ofrecernos un viaje emocional y sensorial a través de su intimidad y de su activismo político. Es una obra llena de referencias y de amor por la literatura, aunque esta pueda llegar a ser dolorosa. Así lo explica Negroni cuando nos dice que literatura es astuta porque embellece el dolor y le otorga un glamour destinado a perdurar eternamente entre las páginas de los libros. De esta manera, volver a los traumas del pasado puede resultar tan fascinante como doloroso. Esta es una de las claves de este texto.

Se trata de una obra que deslumbra por su lucidez y brillantez, y requiere de un espectador activo, crítico y muy atento. Son tantos los momentos de genialidad y reflexión que, en ocasiones, incluso podemos perdernos.

el_corazon_del_daño

“El corazón del daño" ha sido la obra seleccionada para inaugurar un año más las tablas del Teatro Español, en esta ocasión con la adaptación de la propia María Negroni y la colaboración de Oria Puppo y Alejandro Tantanian. Este último también se encarga de dirigir este espectáculo, que estará en cartelera del 21 de septiembre al 28 de octubre.

El papel principal de la obra está a cargo de una actriz tan maravillosa y emblemática como lo es Marilú Marini, una de las leyendas del teatro argentino y francés con la que cualquier amante de la escena está familiarizado. Ver a Marilú ya sería motivo suficiente para asistir al espectáculo, pero además, otorga a la obra una fuerza única y un dramatismo muy interesante. Lo cierto es que sería difícil imaginar "El corazón del daño" con otro rostro; parece haber sido escrita especialmente para ella.

El texto no es en absoluto sencillo, pero Marilú Marini lo recita como si ambos fueran un solo ser. Me gustaría creer, y ciertamente esa es la impresión que deja, que ella es la auténtica protagonista de esta dolorosa historia que está narrando. Ella fue quien escapó de casa, vivió en Nueva York y terminó cuidando de su madre.

En resumen, "El corazón del daño" es una obra inmensa, tan intensa y compleja que merece la pena ser vista en varias ocasiones. Duele, emociona y seduce. Al teatro no se le puede pedir más.

'El corazón del daño': Marilú Marini Ilumina el Teatro Español