domingo. 21.04.2024

Vicente I. Sánchez | @Snchez1Godotx

Podría comenzar estas breves líneas hablando sobre el poder del teatro como herramienta terapéutica y sanadora, y cómo esto estuvo presente en los ancestrales ritos chamánicos, desarrollándose con fuerza a lo largo del tiempo, especialmente con los dramaturgos griegos. También podría mencionar a Freud y Gustav Jung. O, de manera más práctica, podría presentar las alarmantes cifras de suicidios en España, que en 2022 alcanzaron un récord con 4.097 personas que tomaron esa trágica decisión. Sin embargo, creo que lo más honesto y sincero que puedo hacer en esta sencilla crítica es enviar un inmenso abrazo (aunque sea virtual) a Javier Corral.

Abrazolamp 2 (Acorralado) es principalmente un abrazo colectivo, donde durante 90 minutos el monologuista se abre ante nosotros, hablando de su vida y explicando cómo superó la depresión y los impulsos suicidas. A través del humor, Javier Corral nos muestra diferentes etapas de su vida y episodios que lo marcaron y transformaron en lo que es hoy. Esto incluye su complicada relación con su familia y cómo comenzó a sentir atracción por chicos desde la escuela, a pesar de la falta de comprensión de quienes lo rodeaban. No obstante, es importante destacar que en ningún momento nos encontramos ante un drama de autoayuda o lágrimas fáciles. Por el contrario, la obra es ante todo una comedia en la que el monologuista puede desatar todas sus facetas cómicas, y el espectador se verá arrastrado por la risa.

Abrazolamp 2 es un abrazo colectivo, donde el monologuista se abre ante nosotros, hablando de su vida y explicando cómo superó la depresión y los impulsos suicidas

De hecho, si hay algo que destaca en Abrazolamp 2, es la habilidad innata de Javier Corral para la comedia más irreverente y desenfrenada, con un estilo que desafía al espectador y unos gestos y expresiones que lo conectan directamente con humoristas como Martes y Trece o Pepe Viyuela. Su humor es verdaderamente “loco”.

Abrazolamp 2 (Acorralado) se presentó en el Teatro del Barrio coincidiendo con el Día Mundial de la Prevención del Suicidio. El título de la obra juega con palabras, haciendo referencia a Alprazolan, un medicamento utilizado para tratar trastornos de ansiedad y pánico. Este monólogo es, además, la segunda parte de una obra en la que el autor hablaba sobre la depresión que experimentó en la década de los 80 y cómo el suicidio tentó su vida.

En conclusión, Javier Corral nos recuerda que la depresión es un problema que nos rodea y al que no debemos ignorar. Visibilizar este problema en el escenario es el primer paso hacia una sociedad que a menudo ignora los problemas reales. Quizás este abrazo logre despertar a algunos.

'Abrazolamp 2': Venciendo la depresión con humor