martes. 05.03.2024

Isel Sánchez Vega | @IselSv

Esta propuesta de la comedia musical va dirigida literalmente a todos los públicos y para los extremos en concreto. Si te gustan los musicales tienes canciones de sobra. Si los odias, empatizas con la protagonista y quizá después de la obra cambies de opinión. Cuando te das cuenta de que estás viendo algo único se siente especial. Y ese sentimiento aparece en varios momentos durante la representación. La manera en la que está contada, los géneros que abarca, lo pequeña que se ve en cuanto a decorados pero lo grande que se hace con la energía y buen rollo que transmite, el cariño que le pone el equipo… Todo suma.

Aunque a simple vista parezca tener un argumento sencillo, la obra trata muchos temas asociados a la exploración de la sexualidad, las diferentes etapas de una relación, lo que esperamos que nos aporte la otra persona, lo que estamos dispuestos a dar o el miedo a caer en la monotonía. En definitiva, distintas situaciones con las que es sencillo identificarse.

La obra trata muchos temas asociados a la exploración de la sexualidad, las diferentes etapas de una relación, lo que esperamos que nos aporte la otra persona

Los actores hacen un trabajo increíble y muestran su versatilidad entre la comedia, el drama y el musical. Incluso hasta cuando la letra, en pequeñas ocasiones, va a la rima fácil, el carisma de los actores eleva totalmente los números musicales. Además, tienen una habilidad vocal increíble y una capacidad enorme para no reírse mientras cantan. Los pequeños momentos improvisados en los que llegan hasta a interactuar con el público son oro. Tiene una estructura narrativa muy original en la que vamos y volvemos de narrador a historia constantemente obligando al actor y a la actriz a cambiar de registro y vestuario varias veces en poco tiempo.

Un pequeño apunte dirigido para quien escribiese la obra: ni los chinos ni los negros son todos iguales y existen más orientaciones sexuales además de la hetero, gay y lésbica. Se puede hacer humor (y humor negro) sin decir algo que proporcione desinformación y como consecuencia, ofensa.

Si queréis disfrutar de una amena noche en pareja por la capital, “Aquí te Pillo, aquí te amo” es el plan perfecto para disfrutar del buen teatro, de una pequeña obra que a simple vista puede parecer un simple entretenimiento (que nunca está de más) pero que al final nos hará reflexionar y apreciar nuestra relación, si la tenemos.


Elenco: Estefanía Rocamora y Julián Salguero
Dirección: Julián Salguero
Escenografía: Lucía Setuain
Técnica: Alberto Picazo
Produce: TINONÍ CREACIONES
Lugar: Teatro Alfil
Fechas: Todos los miércoles hasta el 27 de diciembre a las 22 de la noche
Argumento: Lucas y Daniela se conocen online durante una cuarentena. Todo parece maravilloso pero, al pasar el tiempo, descubren que sus caracteres son muy distintos. Lucas demostrará a su pareja que el amor idílico de los musicales sí existe. Un musical lleno de picardía, diversión y buena música que ha triunfado en EEUU, México, Perú, Argentina, Colombia, Ecuador… ¿No te gustan los musicales? ¿Estás harto de que cada pensamiento del protagonista sean cinco minutos de canción? ¿Estás cansado de los números de baile sin venir a cuento? Entonces te va a encantar “Aquí te pillo, aquí te amo”. El musical de los que odian los musicales.

“Aquí te pillo, aquí te amo”