martes. 05.03.2024
os-reviento-fotograma

PABLO D. SANTONJA | @DATOSANTONJA

Seguro que hemos oído esta frase hasta la extenuación: “Si eres bueno en algo, no lo hagas gratis”. Y esta frase rebotaba en mi cabeza una y otra vez mientras veía esta película, pues el protagonista pagará cada minuto por su extraño don: “Dar hostias como nadie” según afirma el personaje de Antonio Mayans.

Está claro que “Os reviento” es una producción austera, que brinda actores desconocidos con alguna que otra cara conocida haciendo un cameo. Hay actuaciones humildes, pero realmente convincentes en este mundo suburbano que nos dibuja el film. En una presentación de personaje genialmente ideada, “Tarado” es un ex convicto que sale de su ciclo penal completamente limpio de vicios y penas, para ser recompensado por los pecados del padre, literalmente hablando. A lo largo de los noventa minutos del film este pobre hombre se verá envuelto en una historia violenta que va in crescendo.

Podríamos definir “Os Reviento” como si Eloy de la Iglesia o José Antonio de La Loma, mayores exponentes del cine quinqui patrio, conocieran a Guy Ritchie y Jason Statham. Nos queda una película barriobajera, sucia, y violenta. Sobre todo violenta.

Tiene carencias propias de su presupuesto, por ejemplo, recursos de producción o efectos especiales, y la historia puede que tarde un poco en arrancar, pero una vez que lo hace, actúa como el mejor de los desestresantes, con golpes secos y dolorosos. Para mi gusto, falta sangre para este tipo de película. Eso no quita que sea muy disfrutable, pues hay algo que está claro al ver la película: las personas involucradas en este film se lo han pasado en grande. Y eso se nota, cada personaje está bien dibujado y esteriotipado, cada actuación pretende ser lo más real posible, y en mi opinión, estamos ante una película que cualquier amante del cine le hubiera gustado rodar con sus amigos.

os_reviento_cartel

Esta mezcla de home-invasión, el vaquilla y Snatch hace que sea un largometraje salvaje y ágil. Destacable la actuación de Mario Mayo como “Tarado” en este papel one-army-men. Se agradecen los cameos, que dan frescura, como por ejemplo Javier Bonet o el creador de contenido Manuel Huedo. Espectacular el montaje de la pelea con los palés y reseñable el personaje que dibuja en poco tiempo Lone Fleming.

En definitiva, es una película que no oculta las referencias e inspiraciones de las que bebe, y por lo tanto, transmite el respeto con el que se ha tratado la trama y su estilo. Brutal, seca, malhablada, callejera, violenta, en definitiva: me encantó.

Con una moraleja genial: aprovecha tu don, sea cual sea.

'Os reviento': la importancia de encontrar tu camino en la vida