miércoles 8/12/21
Rasputin 1

Rasputín nació el nueve de enero del año 1869. Era hijo de Anna Parshukova y Yefim Rasputín. Se crió en un pequeño pueblo de Siberia occidental llamado Pokróvskove, que pertenecía entonces a la región de Tobolsk y está a unos 300 km al este de los montes Urales, en la orilla izquierda del río Turá.

Era habitual entre los campesinos rusos, que su nombre derivara de un seudónimo. El registro de la parroquia local contiene la siguiente entrada, el diez de enero del año 1869, “En el pueblo de Pokróvskoye, en la familia del campesino Yefim Yákovlevich Rasputin y su esposa, ambos ortodoxos, nació un hijo, Grigori”.

Al día siguiente de su nacimiento fue bautizado con el nombre San Gregorio de Nisa, en honor de dicho santo, cuya fiesta se celebra el diez de enero.

Rasputin 4Grigori fue el quinto de nueve hijos. Solo sobrevivieron dos, él y su hermana Feodosia. Nunca asistió a la escuela. Recibió poca educación y probablemente nunca aprendió a leer o escribir. Si analizamos el censo del año 1897, casi todo el pueblo donde nació era analfabeto.

El pequeño Rasputín era un niño raro, tenía numerosos tics, y no conseguía concentrarse en nada. Además, desde su más tierna infancia era proclive a expresar profecías y visiones místicas, lo cual llamaba mucho la atención.

Durante su juventud, los aldeanos de su pueblo creían que poseía poderes sobrenaturales mientras que otros hablaban sobre su extrema crueldad. Es posible, que su nombre derivara de un seudónimo y proviniera de la palabra “rasputnyi” que en ruso significa “disoluto”. Hoy en día los historiadores creen que su nombre significaba “donde dos ríos se encuentran”, frase que describía un área cercana a donde había vivido en Siberia.


Andreu Nin Pérez, un revolucionario muy poco conocido


El joven Rasputín era considerado un extraño en Pokróvskove. Rasputín tenía un cierto aire místico, su cuerpo, un tanto descompensado por su altura y su delgadez, servía para darle un semblante misterioso. Su hermana María, por la que se sabe gran parte de la historia de la infancia del personaje, escribió que se veía como un iluminado.

Se decía que “Sus extremidades se sacudían, movía los pies y siempre mantenía las manos ocupadas. Pese a algunos de sus tics físicos, llamaba la atención”.

Rasputin 2Rasputín tenía un cierto aire místico, su cuerpo, un tanto descompensado por su altura y su delgadez, servía para darle un semblante misterioso. Su hermana María, por la que se sabe gran parte de la historia de la infancia del personaje, escribió que se veía como un iluminado.

Según ella, a los catorce años la idea de que “el reino de Dios está en nosotros le hizo correr a esconderse en el bosque, temeroso de que la gente notara que le había ocurrido algo inimaginable”.

Cuando se hubo recuperado, volvió a casa con la sensación de una luminosa tristeza. Más o menos a esa edad, harto de soportar que otros niños lo llamasen enclenque, un día se resolvió y les agredió.

Aunque se arrepintió de aquello, pues no era violento, se hizo más sociable desde entonces y fue capaz de ir al mercado de Tiumén situado a ochenta km al oeste y vender el centeno de su padre.

Sin embargo, Rasputín siguió siendo un muchacho demasiado disperso como para convertirse en un hombre de provecho. Empezó a beber y lo detuvieron junto con otros por el robo de unos caballos. Finalmente, la asamblea rural lo absolvió, aunque los demás fueron desterrados a Siberia oriental.

Como hemos visto, no recibió una educación formalpero se centró en la lectura de la Biblia y su interés por la teología. Posiblemente, fueron los únicos estudios formales que recibió.

Esto no impidió que este joven campesino tuviera una gran facilidad de palabra y un cierto magnetismo con todo aquel al que se dirigía.

A los dieciocho años, Rasputín entró al Monasterio de Verkhoturye en Rusia, con la intención de convertirse en monje, pero poco tiempo lo abandonó posiblemente para casarse. Durante la estancia en el monasterio cambió su vida para siempre. 

Algunos afirman, que allí entró en contacto con la secta cristiana prohibida de los Khlysts, llamados “los flagelantes”.

Esta secta cristiana fue condenada por la Iglesia Ortodoxa rusa, quienes creían que para llegar a la fe verdadera hacía falta el dolor. En las reuniones de esta secta, las fiestas y orgías eran constantes y Grigori se convirtió en un acérrimo integrante.

El ingreso en esta congregación marcó a Rasputin de por vida. Esta secta religiosa practicaba todo tipo de encuentros sexuales. Esto explicaría la notoria vida sexual que tuvo en años posteriores y que acabó ennegreciendo su reputación de hombre santo.


Aníbal Barca, el gran militar


El escritor e historiador Douglas Smith en “Rasputin: Faith, Power, and the Twilight of the Romanovs,” decía que pertenecía a una extraña secta religiosa que abrazó las formas más depravadas de “perversión sexual”.

En ella, se veneraban a antiguos dioses eslavos relacionados con la fertilidad y el deseo, como Yarilo y Rusalka. Asimismo, se practicaban todo tipo de prácticas sexuales y bailes colectivos para posteriormente arrepentirse y purificar sus almas.

Posteriormente, llevó una vida de ermitaño hasta que conoció al hermano Macario, un iluminado que tuvo una fuerte influencia sobre Rasputín, pues llevó a Grigori a renunciar a beber y comer carne. Cuando regresó a casa se había tornado un ferviente converso.

A la edad de diecinueve años, se casó con Praskovia Fiódorovna Dubrovina, el dos de febrero del año 1887. Ella era tres años mayor que él. La pareja tuvo tres hijos como Dmitri, Várvara y María. Dos hijos anteriores a ellos murieron muy niños. Rasputín dejó abruptamente su aldea, esposa, hijos y padres en el año 1892.

Su vida errante lo trajo de vuelta a San Petersburgo en el año 1903, con fama de místico y curandero. Tenía fama de sanador mediante el rezo. La familia real de los Románov y el zar mismo, Nicolás II no sabían a quién acudir para tratar la hemofilia de su hijo y heredero del imperio.

Rasputin 3Rasputín con sus admiradoras en 1914. (Wikipedia)

RASPUTÍN Y LOS ROMÁNOV

Rasputín fue recomendado para asistir a la capital y conocer a los miembros de la Iglesia Ortodoxa. Allí entró en contacto con Feofán, que era el confesor de los zares y se ocupó de presentarle al campesino al obispo Hermógenes y al monje Iliodor, que acabaron por ser dos de sus enemigos más profundos.

Estas amistades le abrieron las puertas de la nobleza y la aristocracia rusa, sobre todo cuando las hermanas duquesas, Militsa y Anastasia de Montenegro, quedaron fascinadas con él y recomendaron que conociera a su parientes Románov.

Después de tener cuatro hijas, los zares alumbraron a un varón en el año 1904. La alegría de la llegada al mundo del heredero, se torció cuando este se pasó varias noches sangrando por el ombligo, a causa de un mal corte del cordón umbilical.

Es aquí, donde aparece la figura de Rasputín. Una amiga de la zarina llamada Anna Výrutova, en el año 1905, lo llevó al palacio de los zares para cortar una hemorragia de su hijo y heredero Aleksí Nikolávevich Románov, que padecía como hemos visto hemofilia.

Fue el primer síntoma de la hemofilia de Alexei, el heredero. A esto se unió que en 1905, Rusia perdió la guerra contra Japón, y los zares se recluyeron en palacio. La desesperada zarina Alejandra no descartaba ningún método para curar a su hijo en el año 1905.

Sus padres se habían encargado de mantener en secreto ante casi toda la corte. El riesgo de muerte para el niño era real, tanto que se le limitaban los juegos con otros pequeños y siempre estaba atentamente vigilado.

A sus oídos llegó la historia de un monje siberiano que realizaba portentosos actos de curación, de modo que lo mandó llamar para convertirle en parte del cuerpo médico que trataba a su hijo en secreto.

Rasputin fue presentado al zar ruso Nicolás II y su esposa, Alexandra Feodorovna, que estaban buscando ayuda para su hijo enfermo. El zarévich efectivamente mejoró. Algunos investigadores sostienen que fue mediante la práctica de la hipnosis. La familia Románov, especialmente la zarina Alejandra, cayó bajo la influencia de Rasputín.


Jeireddín Barbarroja


nicolas IIAparentemente parecía estar curado el zarévich de su enfermedad. Inmediatamente se convirtió en sanador y asistente espiritual de la familia. Rasputín no solo se ganó el favor de la familia real, sino que también buena parte de la aristocracia se rindió a él. Esto se debió sobre todo a su carisma personal.

El zar sufrió una importante hemorragia en el año 1907, que parecía acabaría con él. Rasputín rezó junto al zar y el heredero, y este se curó de sus dolores. A partir de aquí, se convirtió en el máximo aliado del zar Nicolás, ganándose la admiración de muchos campesinos rusos, que al final lo vieron como un mártir, pero ganándose también los celos y las rencillas de la nobleza y del obispo Hermógenes y al monje Iliodor.

Considerado amigo íntimo del zarévich Alekséi Nikoláievich, le proporcionaba una especie de hipnosis curativa y le ofrecía la seguridad que su sobreprotectora madre no podía ofrecerle, el futuro de la dinastía Románov estaba en sus manos.

Si él no salvaba de la muerte al hemofílico zarévich, la especulación sobre el heredero al trono quedaba abierta. Gracias a esas aparentemente milagrosas curaciones, la zarina Alejandra confió ciegamente en el curandero, ya que las pruebas de sanación que le producía a su hijo eran inexplicables.

Es fácil entender que, ante la mejoría del pequeño zarévich, la influencia de Rasputín en Alejandra y Nicolás comenzara a crecer de forma exponencial. Tanto es así que se dice que las decisiones de Nicolás II tenían que pasar antes de ser aprobadas por la mesa del monje, por lo que él era el auténtico gobernante de Rusia.

LA INFLUENCIA DE RASPUTÍN

Nicolás y Alejandra, los zares inmersos en una profunda crisis de poder, recibían toda la ayuda posible desde la corte. Entre los años 1906 y 1914, diversos políticos así como periodistas se valieron de la relación entre Rasputín con la familia imperial para destruir la credibilidad de la dinastía Románov y de esta forma presionar por una reforma.

Si seguimos al escritor Richard Evans decía que Rasputín manipuló a los gobernantes del imperio según sus intereses. Gracias a su carisma se había ganado el favor del zar y de la alta aristocracia rusa. “Rasputín utilizó su influencia a favor de las Centurias Negras, de carácter marcadamente antisemita, y fue decisivo para la destitución de Stolypin como primer ministro”.

f7 copiaRasputín era una persona asidua en estas orgías organizadas por la secta y hasta un grupo de monjas denunciaron que la mano derecha del zar se había bañado con varias novicias. De hecho, el propio Nicolás II se vio afectado por el impulso sexual del curandero. Y es que Rasputín llegó a tener un lío amoroso, incluso con la emperatriz Alejandra.

Su pene sigue fascinando a gran parte de la población rusa. Se expone en el Museo del Erotismo en San Petersburgo y su longitud es de 25 centímetros. (En la imagen).

Toda Rusia hablaba de estas anécdotas que concernían a la familia real. Uno de los detalles que jamás pasaba por alto en las conversaciones de los habitantes era el descomunal tamaño de su miembro viril, el cual mostraba sin pudor delante de las mujeres.


Tomás Domínguez Arévalo, el conde de Rodezno. ¿Era un fascista?


Su adicción al alcohol y promiscuidad sexual hizo que su popularidad y reputación fuera mermando hasta tal punto de ser acusado de antipatriota a causa de su oposición a que Rusia participara en la Primera Guerra Mundial.

Rasputín apoyó a los movimientos conservadores que rechazaban a los judíos. Estos grupos participaron activamente en los numerosos pogromos que asolaban el país a principios de siglo e incluso en el año 1911, trataron de difundir un libelo de sangre contra los judíos acusándolos de realizar crímenes rituales en el curso de su práctica religiosa.

Sin embargo, fue muy atacado por aquellos cortesanos y nobles que se sintieron amenazados en sus intereses y propagaron rumores que sirvieron de alimento para los revolucionarios enemigos del régimen zarista.

El zar solo lo toleraba en la medida que la zarina lo aceptara, aunque no había decisión del zar que no pasara por la supervisión de Rasputín.

Durante la ausencia de Zar Nicolás, quien tomó el mando del ejército ruso en el año 1915, creció su influencia sobre la Zarina Alexandra y tuvo influencia en determinar a quién colocar en diferentes puestos del gobierno. Incluso, llegó a conceder favores políticos a cambio de favores sexuales por parte de damas de la alta sociedad.

Rasputin 5Durante la I Guerra Mundial fue acusado de ser un espía alemán y de influir políticamente en la zarina, que era de ascendencia alemana, en sus nombramientos ministeriales. Este hecho fue desastroso para la permanencia del régimen zarista.

Esto provocó y empeoró las críticas hacia él y la familia Románov, que fueron acusados de ser unas meras marionetas ensus manos.

Lo que sí es cierto es que Rasputín comenzó a nombrar funcionarios de confianza, e incluso influyó en el nombramiento de primeros ministros y otros altos cargos. A los ojos del pueblo, y especialmente a los de la nobleza rusa que poblaba la corte, el Monje Loco se había convertido en un auténtico peligro.

Confió también en los vaticinios del monje sobre los destinos de la santa Rusia, a la cual veía Rasputín en sus visiones envuelta en una nube negra e inmersa en un profundo y doloroso mar de lágrimas.

EL ASESINATO DE RASPUTÍN

Rasputin_listovkaRasputín sobrevivió a un intento de asesinato. El doce de julio del año 1914, fue apuñalado en el estómago por una campesina llamada Chionya Guseva. La joven tenía treinta y tres años era seguidora del exsacerdote convertido en enemigo de Rasputín, aunque confesó haber actuado sola.

Los simpatizantes de la alianza de Rusia con Francia, deseosos de ver a Alemania derrotada militarmente, sospechaban que Rasputín estaba socavando la política exterior rusa.

A principios del año 1914, Rasputín le dijo a un periodista italiano “Si Dios quiere no habrá una guerra, y yo estaré muy ocupado por haberlo adivinado”. (En la imagen: Caricatura de Rasputín y la pareja imperial, 1916. Wikipedia).

Con la llegada a la Primera Guerra Mundial, las voces que clamaban contra la influencia de Rasputín en la Corte, alcanzaron su máximo nivel. Tanto es así, que se le acusó de ser un espía alemán algo que prueba de la tensión que existía en torno a él.

En el gobierno y en la corte se consideraba que la influencia de Rasputín sobre el zar y la zarina era nefasta en un momento en que la situación de la monarquía ya era muy crítica.

El primer ministro Aleksandr Trépov le ofreció doscientos mil rublos para que regresase nuevamente a Siberia. Fracasó, a principios del año 1916, una tentativa de asesinato del exministro del Interior, Alekséi Jvostov.

Según la hija de Rasputín, María, el ministro del Interior ruso, Alexander Protopopov, había advertido a Rasputín que había un complot para matarlo. Le aconsejó que evitara socializar durante algunos días, pero Rasputín le dijo, “es muy tarde”.

Finalmente la conjura que tuvo éxito fue la del príncipe Félix Yusúpov, en la que también estaban implicados un líder derechista de la Duma. Vladimir Purishkévich, y dos grandes duques, Dmitri Pavlovich y Nicolás Mijáilovich.

Yusúpov, Purishkévich y el gran duque Dmitri planearon atraer a Rasputín al palacio de Yusúpov con la excusa de que se reuniría con la esposa de este, la gran duquesa Irina Alexándrovna.

Para ese momento, Rasputín ya había acumulado gran cantidad de enemigos al observar su enorme influencia en la zarina.

Así, a pesar de haber recibido una advertencia previa del peligro el mismo veintinueve de diciembre del año 1916., Rasputín se presentó en el palacio poco después de medianoche. Allí Yusúpov lo hizo esperar a la gran duquesa, mientras esta supuestamente atendía a otros invitados, en una estancia del sótano donde le sirvió vino y unos pasteles envenenados con cianuro.

La gente que conocía bien a Rasputín dijo que él siempre rechazaba los alimentos dulces porque creía que eran dañinos para sus poderes especiales.

Yusupov_PalaceEl Palacio Yusupov es uno de los puntos de referencia en el rio Moika en San Petersburgo

Exasperado porque el veneno parecía no hacer efecto, Yusúpov le disparó un tiro con una pistola Browning y lo dejó por muerto mientras se preparaba para salir a deshacerse del cadáver. No obstante, Rasputín había sobrevivido y Purishkévich, después de fallar en dos ocasiones, lo derribó con otros dos disparos y le asestó un golpe en la sien.

Después arrastraron el cuerpo con cadenas de hierro y lo arrojaron al río Nevá, donde a pesar del veneno, los disparos y el golpe finalmente murió de ahogamiento. Fue encontrado su cadáver el dieciocho de diciembre del año 1916.

Rasputín fue enterrado junto al palacio de Tsárskove Seló en enero del año 1917. Después de la Revolución de febrero, su cuerpo fue desenterrado y quemado en el bosque de Pargolovo, donde las cenizas fueron esparcidas.

BasementYusupovpalaceSótano del Palacio Yusupov en Moika en San Petersburgo, donde Rasputin fue asesinado. Wikipedia

Investigaciones recientes señalan que en el asesinato de Rasputín estuvo involucrado el servicio secreto británico, a través de un agente que residía por entonces en Petrogrado llamado Oswald Rayner, bajo el mando de otro agente llamado John Scale, quien participó directamente en el asesinato.

Antes de morir, Rasputín le escribió al zar Nicolás para predecir que si él era asesinado por funcionarios del gobierno, toda la familia imperial sería asesinada por el pueblo ruso. Su profecía se hizo realidad quince meses después, cuando el zar, su esposa y todos sus hijos fueron asesinados durante la Revolución rusa.

Según la autopsia de la época, Grigori Rasputín murió ahogado en el río, pero no por el cianuro ni por las decenas de disparos que recibió. Algo que incrementó aún más el halo de leyenda alrededor de esta figura clave para el fin de la dinastía de los Románov.

Dead_RasputinEl cadáver de Rasputin. Wikipedia

RASPUTÍN COMO PERSONA

El carisma de Rasputín era producto de los siguientes factores:

  • Una mirada muy fija y penetrante.
  • Era de pelo castaño pero de ojos azules muy claros.
  • Tenía un verbo fácil y muy ambiguo. Alguien dijo que sus frases nunca constaban de sujeto, verbo y predicado, sino que siempre faltaba algún elemento. Parecía un oráculo.

Tenía un gran atractivo con las mujeres además de su físico y su intuición, su conocimiento de las Escrituras y en cierta tradición religiosa rusa, que seguía prácticas orgiásticas como camino a Dios.

Finalmente, la época de Rasputín se corresponde con la época del romanticismo filoeslavo, y él, ruso de la profunda Siberia, recriminaba a los nobles, muy emparentados con la aristocracia europea, sobre todo con la alemana, “No tenéis una sola gota de sangre rusa”.

Rasputín llevaba en su juventud la vida típica de un campesino siberiano, hasta que sufrió su conversión. Era un hombre muy alto, de hábil y elocuente poder oratorio, personalidad abrumadora, de aspecto un tanto tosco, grosero a veces, violento, tenía una mirada muy penetrante y era poseedor de un carisma profundo.

Amaba y odiaba efusivamente. Era un actor soberbio y convincente, se sabía poseedor de estas habilidades y las usó inteligentemente en su provecho.

En su época había rumores de que era una persona licenciosa y de que se le había visto numerosas veces borracho y en compañía de prostitutas. Sus relaciones con sus discípulos, sus visitas de alcoba, en su mayoría mujeres de la alta sociedad rusa, también eran polémicas.

Una de sus máximas era “Se deben cometer los pecados más atroces, porque Dios sentirá un mayor agrado al perdonar a los grandes pecadores”. Sin embargo, los historiadores no han encontrado pruebas concluyentes que afirmen esta vida licenciosa. Independientemente de su veracidad, esta reputación ha sido trasladada a varias biografías, películas e incluso canciones.

La novelesca vida de Rasputín y las anécdotas y leyendas que corrían sobre ella, lo convirtieron en un personaje popular y en sujeto para diversas obras de ficción desde casi el momento de su muerte.

Rasputin_PA


BIBLIOGRAFÍA

Almasov, Boris (1924). “Rasputin und Russland”. 1924. Amalthea Verlag. Zürich.
Cook, Andrew. “To Kill Rasputin: The Life and Death of Grigori Rasputin”. 2007. History Press Limited.
Cullen, Richard. “Rasputin: Britain's Secret Service and the Torture and Murder of Russia's Mad Monk”. 2010.
Figes, Orlando. “La revolución rusa (1891-1924). La tragedia de un pueblo”. 2000. Edhasa. Barcelona.
Meiden, G.W. van der. “Raspoetin en de val van het Tsarenrijk”. 1991. De Bataafsche Leeuw.
Moe, Ronald C. “Prelude to the Revolution: The Murder of Rasputin”. 2011. Aventine Press.
Nelipa, Margarita. “The Murder of Grigorii Rasputin. A Conspiracy That Brought Down the Russian Empire”. 2010. Gilbert's Books.
Radzinsky, Edvard. “The Rasputín File”. 2010. Knopf Doubleday Publishing Group.

Rasputín, el gran conspirador