sábado 25/9/21

La Orden de Calatrava, el gran poder

f8
Calatrava.

Es una orden militar y religiosa fundada en el Reino de Castilla en el año 1158, por el abad Raimundo de Fitero, con el objetivo inicial de proteger la villa de Calatrava, situada cerca de la actual Ciudad Real. Pertenece al grupo de las órdenes cistercienses y, en la actualidad, únicamente tiene carácter honorífico y nobiliario.

La ciudad de Calatrava, junto al río Guadiana, había sido arrebatada a los árabes por Alfonso VII en el año 1147. Dada la importancia estratégica del lugar como baluarte avanzado de la ciudad de Toledo ante los moros. El rey quiso asegurar su defensa entregándola en el año 1150 a la Orden del Temple. Esta Orden era muy poderosa por sus riquezas y por su fuerza militar hacia que fueran muy temidos.

f1

Una vez muerto el rey Alfonso VIII, los musulmanes pusieron todo su esfuerzo en la reconquista de Calatrava. Forzaron la línea defensiva del río Guadiana. En aquellos momentos históricos, no existían los ejércitos regulares, ni era fácil repoblar las zonas de frontera. Unos años más tarde, ante el empuje musulmán, el Temple considero que era una plaza indefendible, y devolvió la fortaleza al sucesor de Alfonso, el rey Sancho III.

La Orden del Temple devuelve pues el castillo de Calatrava al rey Sancho III. La situación es gravísima si se perdía Calatrava, la amenaza árabe se cernía sobre Toledo y, cuanto había reconquistado el rey Alfonso VII, iba camino de perderse.


Las órdenes militares en la Edad Media


LOS INICIOS DE LA ORDEN

Ante la situación creada y el inminente peligro, el rey Sancho III proclamó que Calatrava sería entregada al que decidiera defenderla. El rey reunió a sus notables. Entre la sorpresa y las bromas de los nobles, Raimundo, abad del monasterio cisterciense de Fitero (Navarra), alentado por el monje de su monasterio Diego Velázquez, saco a aparte al abad Raimundo y le instó, le rogó y acabó persuadiéndole a que pidiera Calatrava.

Diego Velázquez, que era burgalés de la comarca de la Bureva, hidalgo y noble soldado del rey Alfonso VII y famoso por sus hazañas, aceptó el reto, lo que a muchos pareciera una temeridad y una locura.

Al no haber alternativa, el rey Sancho III, que era hijo de Alfonso VII cumplió su palabra, entregando Calatrava a los monjes de Fitero mediante donación realizada el uno de enero del año 1158 en Almazán (Soria), para que tuvieran Calatrava para siempre y, con ayuda del monarca la defendieron de los enemigos de Cristo. 

f14

Confirmaron la donación el rey de Navarra, el mayordomo del soberano, el Potestad de Castilla, el señor de Logroño, el Primado de las Españas, varios condes, magnates y prelados, entre ellos el obispo de Sigüenza, Cerebruno, que pronto ocuparía la silla episcopal de Toledo.

Posteriormente, Sancho III entrego a los religiosos el pago y aldea de Cirujales, en término de Toledo, en señal de gratitud por haber tomado la defensa de Calatrava. 

El cambio respecto al Temple se refiere en la Orden de Calatrava de un grupo de caballeros que asumían la vida y la disciplina, eligiendo para ello el Císter, que crecía que la figura de Bernardo de Claraval era lo más adecuado para asumir la Regla de los Caballeros. 


La Orden militar de Santa María de Montesa y San Jorge de Alfama


Constituida la Orden, el núcleo central de sus fuerzas bélicas fue formado por caballeros que se acomodaron a las costumbres del Cister, tanto como lo permitiese su oficio guerrero, uniendo la fatiga del soldado con la abstinencia del cenobita, las fervientes oraciones con el bravo empuje de la pelea.

Formaron en poco tiempo un ejército de más de 20.000 monjes y soldados, uniendo, a los que había conseguido organizar fray Diego Velázquez en las cercanías de Calatrava, junto a los que había reclutado Don Raimundo en el Reino de Aragón. Ante tal multitud, los árabes rehusaron entrar en batalla, retirándose hacia el sur.

Tras la muerte de fray Diego Velázquez, la división cundió en la Orden, resistiéndose los caballeros a tener por superior a una Abad y a vivir mezclados con monjes en vida contemplativa. Como el compromiso de defender Calatrava se mantenía, decidieron elegir un Maestre de la Orden. 

Los monjes que desarrollaban una vida contemplativa se retiraron a Ciruelos, mientras que, los caballeros se quedaron en Ocaña.

f12

El Maestre de la Orden fue cargo vitalicio en el reinado de Alfonso XI y tuvo un palacio-residencia en la ciudad de Almagro, e impuso el gobierno de la Orden por Comendadores. 

El primer Maestre de la Orden fue Don García, que obtuvo del Císter y del Pontificado la primera regla en el año 1164. Reformó la Constitución de la Orden de Calatrava, convirtiéndola en una milicia de Dios, sus caballeros en hermanos del Císter, dependientes de la inspección del abad de Scala Dei en la Gascuña. 

Le sucedió don Fernando Escarza cuya vida transcurrió en constantes luchas. Fueron sucediéndose los Maestres y la Orden fue convertida en un formidable ejército, que siempre acudía en ayuda de los reyes cristianos. Así por ejemplo, al rey de Castilla le acompañaron en la conquista de Cuenca


El conflicto político del clero navarro en 1868-1872


Se impuso como regla las costumbres cistercienses para hermanos laicos, y para los caballeros:

  1. Las obligaciones de los tres votos religiosos (obediencia, castidad y pobreza).
  2. Las de guardar silencio en el dormitorio, refectorio (comedor) y oratorio.
  3. Ayunar cuatro días a la semana, dormir con su armadura, y llevar, como única vestimenta, el hábito blanco cisterciense con una sencilla cruz negra, posteriormente roja, a partir del siglo XIV. Una cruz griega con flores de lis en las puntas, que en el siglo XVI se configuró definitivamente como hoy se conoce.

f11Como estamos viendo, la Orden de Calatrava se constituye desde su origen una importante fuerza para la defensa de las líneas fronterizas y continuar la reconquista. La zona de influencia en la Mancha y con vistas a la reconquista se la reparten entre tres Órdenes. Llegó a poseer trescientos cincuenta pueblos y más de doscientos mil súbditos en su época de máximo esplendor.

Nos podemos hacer una idea aproximada de los territorios que cada Orden religiosa disponía en la zona. El campo de Calatrava y pueblos con ese apellido a la Orden de Calatrava, Campo de Carrión y pueblos con dicha palabra a la Orden de Santiago y Campo de San Juan (Alcázar de San Juan) para la de San Juan del Hospital (los Hospitalarios, comparten la custodia de los santos lugares con los Templarios).

Los Maestres se fueron sucediendo y su ejército iba teniendo cada vez más poder. La Orden de Calatrava intervino en la batalla de las Navas de Tolosa, donde su Maestre, D. Ruy, quedó tan mal herido en un brazo, que no pudo volver a pelear nunca más.

Posteriormente, la Orden de Calatrava fue reconquistando diversas fortalezas y villas, lo que hizo que alcanzara un gran poder, llegando su dominio desde Almadén hasta Toledo, y desde Argamasilla de Alba hasta Sierra Morena.

Iniciada la conquista de la zona de Andalucía por los reyes cristianos, los caballeros de la Orden formaron siempre la vanguardia, aumentando su poderío con las numerosas donaciones de villas y fortalezas, que les donaban los reyes por su contribución en los éxitos militares.


La orden franquista de Alfonso X El Sabio


La Orden levanto un nuevo convento en la villa de Salvatierra, al que denominaron como Calatrava la Nueva, en recuerdo y memoria al baluarte del Guadiana. Siguieron participando en las campañas de la Reconquista como fuerza de choque, tomando parte en la conquista de Baeza y el cerco y ocupación de Córdoba.

Tal fue el poder que alcanzó la Orden de Calatrava, que los reyes empezaron a cuestionar a la Orden por el gran poder que tenían, por lo que determinaron que la elección de Maestres lo sería por designación real

f10Los caballeros con sus votos religiosos adoptaron un hábito blanco y un escapulario bajo la túnica, pegado a la piel, que simboliza la espiritualidad y el desapego de las cosas terrenales. El Maestre Gonzalo Núñez impuso sobre la túnica la cruz roja, los cuatro lises iguales en el año 1385.

El Maestre D. Gonzalo Núñez creyó que aquello no diferenciaba lo suficiente a los caballeros seglares y obtuvo del Pontífice Benedicto XIII, para que se usara una cruz colocada sobre las vestiduras, insignia que se pusieron todos por primera vez el día de Todos los Santos del año 1397.

La fortaleza de Zorita de los Canes y todo su alfoz fueron concedidas a los calatravos por Alfonso VIII en el año 1174, para proteger, tras dos años de incursiones de los almohades, toda la frontera este del Tajo. El mismo rey concedió fuero a Zorita en abril del año 1180.

Alfonso II de Aragón cedió el castillo de Alcañiz a la Orden de Calatrava en el año 1179 en premio a sus servicios en la Reconquista con tal éxito, que terminó por convertirse en la Encomienda Mayor de la Orden para la Corona de Aragón. 

La Dehesa de Abeójar y su término fueron concedidos en el año 1183 por Alfonso VIII a esta Orden. Como constancia de este hecho, se puede ver la Cruz de Calatrava realizada en forja en uno de los tejados de la iglesia del pueblo.

f9Desde su fundación hasta principios del siglo XII, la Orden experimentó una serie de altibajos. Tras la derrota cristiana sufrida por Alfonso VIII en la batalla de Alarcos en el año 1195, incluso tuvo que evacuar sus posesiones y retirarse a Ciruelos en la provincia de Toledo. 

Tras un golpe de mano, varios caballeros de la Orden, con Martín Pérez de Siones a la cabeza, tomaron por sorpresa el castillo de Salvatierra, trasladando allí su convento y sede, que mantuvieron en su poder totalmente aislado de socorros, hasta el año 1211. Por ello, durante esos años, la Orden adoptó el nombre de Orden de Salvatierra. 

La Orden alcanzó su afianzamiento definitivo tras la batalla de las Navas de Tolosa en el año 1212, cuando fijó su sede en la nueva y más segura fortaleza de Calatrava la Nueva en el año 1218, en el antiguo castillo de Dueñas

La antigua sede de Calatrava, origen de la Orden, junto al río Guadiana, pasó a convertirse en la sede de una Encomienda, y desde ese momento pasó a ser conocida como Calatrava la Vieja. 


La Gran Cruz de la Orden Civil de Alfonso X el Sabio a doña Esperanza Aguirre y Gil de Biedma


En poco tiempo, sus grandes recursos humanos y económicos dieron a la Orden un enorme poder político y militar, que duró hasta el final de la Reconquista. Disponía de tierras y castillos a lo largo de toda la frontera de Castilla y Aragón, ejercitando un señorío feudal sobre miles de vasallos. 

Era capaz de aportar, a título individual, hasta 2.000 caballeros al campo de batalla, una fuerza considerable en la Edad Media. Además, disfrutaba de autonomía, lo cual trajo consigo diversos enfrentamientos con los reyes, dado que la Orden no les obedecía a ellos, sino al Maestre. 

La Orden de la Calatrava pasó a contar con encomiendas en Andalucía, a partir del año 1228, tras serle concedidas por el rey Fernando III las plazas de Martos, Porcuna, Viboras y Alcaudete, en agradecimiento por los servicios prestados en la Reconquista. 

Asimismo a lo largo de los siglos xiv y xv, los calatravos fueron extendiendo sus dominios andaluces con la creación de nuevas encomiendas en Jaén, en Lopera, Jimena, Artajona. En la provincia de Córdoba Fuente ovejuna, Velmez, Villafranca de Córdoba… y en la provincia de Sevilla, Osuna.

La Orden de Calatrava como estamos viendo, fue poderosa en tierras, villas, fortalezas, así como por el número de vasallos en sus posesiones repartidas por toda España. Era práctica habitual de la Orden de Calatrava intervenir en la política nacional inclinándose según conviniera a sus intereses

Tal poder tenía, que hasta los Reyes Católicos, para aplacar la sed de riqueza del Comendador Fernán Gómez de Guzmán desmembraron de la Corona la aldea de Fuenteovejuna en Córdoba para entregársela. Sin embargo, el pueblo entero, harto de soportar los abusos del Comendador, acabaron ahorcándole.


La larga sombra de los templarios


Los Reyes Católicos no eran soberanos capaces de soportar otro poder, que no fuera el emanado de la Corona, por lo que, siendo Maestre de la Orden, don Garci López de Padilla, determinaron que había llegado la hora de dar por terminada la independencia de la Orden de Calatrava.

f7

Esta Orden quedó integrada en la Corona tan pronto como muriera su Maestre. Vino a ser don Garci López el último Maestre de la Orden.

Esta política de autoridad de los Reyes Católicos hizo bajar de sus castillos a los señores feudales para someterles a su tutela. Sacaron a la Corona Real de la vergonzosa servidumbre en que se mantenían ante estos señores feudales. Los Maestres de la Orden de Calatrava, cuyo poder, ejércitos y riquezas les llevaban a estimarse soberanos independientes y rivales del único y verdadero jefe del país.

Fernando el Católico logró ser elegido Maestre de la Orden, en el año 1487, por una bula papal, y a partir de él, todos los Reyes de España.

Bajo el mando de los sucesivos monarcas, y con la reconquista finalizada de la Península Ibérica, gradualmente fueron desapareciendo tanto el espíritu militar como el religioso. Con el tiempo, su única razón de existir era la generación de ingresos, procedentes de sus grandes dominios, y la conservación de sus reliquias.

En el Capítulo General de la Orden del año 1516, celebrado en Guadalupe, se elige a Carlos I como Maestre de la Orden de Calatrava, elección confirmada por el Papa León X, y desde entonces se unió a la Corona de Castilla. A partir de ese momento los Reyes de España pasan a ser administradores perpetuos y Maestres de la Orden.

Se empieza a abandonar Calatrava la Nueva en el año 1804 y se traslada a Almagro, convento de las monjas de la Asunción, la imagen de la Virgen de los Mártires y los archivos de la Orden, instalándose en dicho lugar la casa matriz de la Orden. 

f6 San Raimundo de Fitero

Confiscados los bienes de la Orden por disposición de José I, en el año 1808, fueron restituidos en el año1814 por Fernando VII. 

Se produce un gran deterioro de las instalaciones a partir de ese año por abandono y destrucción por parte de miembros de la Orden que se ve favorecido con la Desamortización de Mendizábal. Se produce el abandono definitivo, el dieciocho de diciembre del año 1835, y se ve agravada su situación por la Primera Guerra Carlista entre los años 1833 y 1843, que en esta zona es especialmente virulenta y en la que los Calatravos, arrastrando a los habitantes de sus tierras, toman partido de forma abierta en el bando Carlista.

Una Real Orden de uno de mayo del año 1854 declara Calatrava la Nueva, Monumento Histórico Nacional. Acaban definitivamente secularizados en el año 1855 por decreto del ministro Pascual Madoz. 

f5La I República Española suprimió la Orden, que se restableció en el año 1875 con el Papado como encargado de regular su disciplina interna. En la actualidad, la orden es una institución honorífica.

En noviembre del año 1987, coincidiendo con el VIII centenario de la Bula de Confirmación de la Orden de Calatrava por el Papa Gregorio VIII, en el año 1187, se llevó la imagen de la Virgen de los Mártires, celebrándose solemne misa y actos conmemorativos presididos por D. Juan de Borbón; Maestre de la Orden.

En la actualidad la Orden Militar de Calatrava tiene una función representativa y de nobleza simbólica.

DIGNIDADES DE LA ORDEN

Las altas dignidades de la Orden fueron apareciendo con el devenir de los años, siendo confirmadas en los estatutos definitivos en el año 1467. Era una Orden muy jerarquizada y contaba con el siguiente esquema de mando. 

Maestre

Era la autoridad suprema de la Orden. Otorgaba las encomiendas, confería hábitos y prioratos, administraba justicia a todas las personas pertenecientes a la Orden, vasallos incluidos. El cargo era electivo y vitalicio. La Orden tuvo un total de treinta Maestres hasta la fecha de unión con la Corona española.

  1. Comendadores Mayores de Castilla y Aragón

Primeras autoridades, después del maestre, en las encomiendas de sus respectivos reinos.

  1. Clavero

Su misión era guardar y defender el castillo y convento mayor de la Orden, es decir, su sede de Calatrava la Nueva. También era lugarteniente del maestre.

  1. Prior

Encargado de la cura espiritual de los caballeros. Representaba al abad de Morimond.

  1. Sacristán

Encargado de la custodia de las reliquias de la Orden, vasos sagrados y ornamentos.

  1. Obrero Mayor

Encargado de las construcciones,

f4COMO INGRESAR EN LA ORDEN

El posible caballero tenía que probar:

  1.  Mostrar sus cuatro primeros apellidos.
  2.  Ser hidalgo de sangre y no de privilegio, sin haber tenido oficios ni él, ni sus padres, ni abuelos.
  3. El pretendiente a ingresar no podía tener raza ni mezcla de judío, moro, hereje y converso. Ni haber tenido o descienda de penitenciados por actos contra la fe. 
  4. No se darán hábitos a quien sea o descienda de prestamistas, procuradores o escribanos públicos.
  5. No será caballero quien haya sido infamado y cometido algún acto impropio de caballero, ni el que no tenga medios decorosos con los que mantener su subsistencia.

SACRO CASTILLO-CONVENTO DE CALATRAVA LA NUEVA

Se encuentra situado en la cima del cerro el Alacranejo entre las localidades de Aldea del Rey y Calzada de Calatrava (provincia de Ciudad Real), enfrente del castillo de Salvatierra, de origen árabe, y que era una de las vías naturales que unían la Meseta con el Valle del Guadalquivir desde la prehistoria a través de Sierra Morena.

Algunas hipótesis apuntan a que la sede de la Orden de Calatrava se asienta sobre uno anterior, Castillo de Dueñas, que según Fuentes Reales del Siglo XIII fue donado a la Orden en el año 1191.

f3

Tiene tres recintos amurallados con una superficie de 46.000 m2. Los lienzos de la muralla se asientan directamente sobre la roca y sigue la disposición de las peñas. Hay una puerta coincidiendo con cada uno de los puntos cardinales. Consta de:

Convento

Es el lugar donde vivían los Caballeros y frailes. Hay distintas edificaciones:

- Hospedería sólo para visitantes y personas no profesas a la Orden.
- Claustro con aljibe y biblioteca.
- Cocina con despenas, horno y panadería.
- Sala Capitular para reuniones de los Caballeros.
- Refectorio.
- Patio de Parlatorio para pasear y hablar (con de cuatro años de pertenencia a la Orden).
- Dormitorios.

f2 Campo de los Mártires

Cementerio de la Orden. Con la Capilla de Nuestra Señora de los Mártires.

Castillo

Zona de seguridad. Con patio de armas, dormitorios, aljibe, almacén y una habitación de piedra para guardar documentos a salvo de incendios. En esta zona se encontraban las habitaciones del Maestre.

Iglesia

Estilo cisterciense con elementos góticos y reminiscencias románicas. Tres naves con ábsides, a la izquierda se fueron incorporando capillas edificadas por Maestres y Comendadores, la derecha se comunica con el claustro y la central con coro y reja divisoria. El rosetón se añadió en época de los Reyes Católicos para dar más luminosidad.

La Orden de Calatrava, el gran poder