sábado. 02.03.2024
dav

Cristina Rosales | @cristinagaros_

La editorial Sexto Piso rescataba el pasado abril a la que fuera ganadora del Pulitzer de narrativa y del Premio Nacional de la Crítica en 1992 Jane Smiley y su Heredarás la tierra, un drama rural y familiar que reinventa El rey Lear de Shakespeare, trasladando a sus personajes a la Iowa de finales de los setenta. Nacida en Los Ángeles en 1949, Smiley es una autora prolífica con más de una veintena de obras de ficción y ensayos en su haber. Desde 2001 forma parte de la Academia Estadounidense de las Artes y las Letras y actualmente imparte clase de escritura creativa en la Universidad de Riverside. Entre sus obras más destacadas publicadas bajo el sello Sexto Piso se encuentran La edad del desconsuelo (1987), Un amor cualquiera (1989) y La mejor voluntad (1989).

Heredarás la tierra nos sitúa en el condado rural de Zebulon, donde los mil acres de la familia Cook se imponen al resto de granjas vecinas. Tras décadas de trabajo duro, Larry, el patriarca, decide heredar en vida las tierras en las que tanto esfuerzo y dinero había invertido a sus tres hijas: Ginny, Rose y Caroline. Esta inesperada decisión, que cada una recibirá de forma distinta, levantará las sospechas y reticencias de las tres chicas, al mismo tiempo que desencadenará el principio del fin. La nueva situación coincidirá con el regreso de Jess Clark, el hijo de la familia vecina que llevaba diez años desaparecido después de haber desertado durante la Guerra de Vietnam. La partición de la granja y la vuelta de Jess abrirá la caja de Pandora, y todas las mentiras y los secretos familiares saldrán a la luz.

A diferencia de El rey Lear, la obra está dividida en seis partes y narrada en primera persona por la hija mayor de los Cook, Ginny, y serán sus experiencias las que nos guíen por el entramado familiar. Gracias a esta perspectiva, seremos testigos de cómo el campo castiga sistemáticamente a las mujeres que lo habitan. A través de Ginny, la autora reflexiona acerca de lo que supone ser mujer en un entorno hostil como este y del lugar que se le ha asignado históricamente en el campo. ¿Qué significa ser mujer, esposa, madre e hija? ¿Qué papel juegan en las decisiones de la granja y en su funcionamiento? Sus voces, a menudo, se pierden en el ruido de las conversaciones entre hombres.

heredaras-la-tierra

Esta es una historia de venganza, duelo, traición y violencia, elementos que, como en el resto de granjas, sustentan a la familia Cook. Jane Smiley hace un magnífico trabajo de creación y desarrollo de los personajes, especialmente de Ginny y Rose. El abanico de matices que conforman las personalidades y caracteres de los distintos personajes es formidable, como también lo es la capacidad de la autora de hacernos empatizar con ellos, aunque no los entendamos, aunque no estemos de acuerdo con determinadas acciones que llevan a cabo y aunque a veces queramos gritarles. Por otro lado, el arco del personaje principal, de Ginny, además de complejo es liberador, no solo para ella, también para la lectora, que no podrá sino reconocerse en aquello que la ata a la granja: la culpa, la sensación de deberle algo a aquellos que le hicieron daño.

Sin duda alguna, Heredarás la tierra es uno de los libros del año. Jane Smiley sabe perfectamente cómo atrapar a su público y hacerlo partícipe de esta durísima historia que empieza siendo algo para cambiar completamente de dirección a mitad del libro. Un retrato desolador del campo y de aquellas mujeres que lo habitan, lo cultivan y lo cuidan hasta el final sin recibir nada a cambio, solo dolor. Porque aquí, además de la tierra, lo único que heredan las mujeres es el dolor.

Heredarás la tierra, de Jane Smiley