domingo. 14.04.2024
PNV
Escudo de las siete provincias vascas de Euskal Herria en la sede del PNV en Navarra (NBB). (Wikipedia)

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

@Montagut5

Durante la Dictadura de Primo de Rivera la situación del nacionalismo vasco fue ambivalente, si se nos permite la expresión.

Por un lado, el nacionalismo más radical, es decir, el que hemos definido en un artículo anterior como el “PNV aberriano” fue perseguido por las autoridades. Se cerraron sus centros y se clausuraron sus publicaciones.

Elías Gallastegui había estado dos días antes del golpe en la Diada catalana con Macià. Dos años después del golpe, en 1925 la policía irrumpió en el banquete que se estaba celebrando el 3 de mayo de 1925 en lo que era su despedida de soltero porque las autoridades consideraron que era un acto político camuflado. Pasó a residir en Zumárraga, siendo encarcelado en varias ocasiones, llegando a ser acusado en lo que iba a ser un consejo de guerra que le pediría doce años de prisión. Ante esta perspectiva pasó a Hendaya. En Francia organizaría un Comité pro-independencia vasca, sentando las bases de una organización denominada Liga de Naciones Oprimidas en contacto con Macià. En 1926 pasó a residir en México con su mujer y su hijo. En 1928 allí editó el periódico Patria Vasca. Su evidente protagonismo también en medios mexicanos terminaría provocando la protesta de la Dictadura, que intentó que fuera expulsado de México.

El sector radical del nacionalismo vasco intentó algunas acciones contra la Dictadura, seguramente inspirándose en Estat Català, pero sin incidencia reseñable destacada.

Por otro parte, la Comunión Nacionalista Vasca fue, en gran medida, respetada, pero su prensa, como la de otras organizaciones no vinculadas con el poder, como la socialista, tuvo que pasar la censura. Al no poder desarrollar una actividad política, el nacionalismo moderado vasco incidió en su estrategia de imbricarse en la sociedad vasca empleando la cultura, la lengua y el deporte.

Habría que esperar a la caída de Miguel Primo de Rivera para que se produjeran hechos importantes en el seno del nacionalismo vasco.

El nacionalismo vasco durante la Dictadura de Primo de Rivera