lunes. 22.04.2024
el_socialista_4436
El Socialista, número 4436.

@Montagut5 | Nos acercamos en esta pieza a una de las novedades en campañas electorales, introducida por los socialistas ahora hace cien años.

Estamos hablando del caso del automóvil luminoso empleado al final de la campaña electoral para las que serían las últimas elecciones generales de la Restauración, es decir, las celebradas el 29 de abril de 1923, y en las que ganó, como siempre ocurría, el partido del Gobierno, y en este caso, los liberales de Manuel García Prieto.

Fueron las últimas del reinado de Alfonso XIII porque en septiembre, Miguel Primo de Rivera daba un golpe de Estado desde Barcelona que liquidaba el sistema político diseñado medio siglo atrás por Cánovas del Castillo.

Y así fue, en la noche del 27 de abril, viernes, recorrió por las calles madrileñas un coche luminoso que, al parecer, sorprendió a los viandantes, y en la Puerta del Sol produjo grandes ovaciones. Era un automóvil socialista, dedicado a repartir manifiestos y proclamas electorales, produciendo efectos luminosos a gran distancia.

Los faros reflectores de la parte delante del coche descubrían un letrero que decía:

“Acordaos de Annual”

Según la crónica de El Socialista este slogan electoral generó una gran aceptación entre los transeúntes. No olvidemos, en ese sentido, el intenso impacto que dicho desastre causó en la opinión pública.

Los focos traseros iluminaban su propio slogan:

“¡Votad a los socialistas!”

El interior del automóvil también iba completamente iluminado.

Los responsables directos de este medio novedoso en campaña electoral fueron Ángel Martín y Martín, dueño de un garaje de la calle Magallanes de donde procedía el automóvil, y Pedro A. Ibáñez, perito mecánico eléctrico, que acondicionó el coche.

El periódico alude a que Ibáñez era socialista, pero no hemos encontrado datos del mismo. En cambio, de Martín y Martín sí sabemos más gracias al Diccionario Biográfico del Socialismo Español. Fue mecánico, conductor y agente comercial, llegando a montar un taller de automóviles y de autos de alquiler, presumiblemente el mencionado en la crónica periodística. Fue escritor aficionado, pero se codeó con algunos importantes escritores. Partidario de la Tercera Internacional se salió del PSOE, pero regresó muy pronto, siendo miembro, otra vez, del Partido en estos momentos electorales que relatamos.

Se esperaba que para la noche del sábado al domingo salieran tres automóviles y siete motocicletas luminosas y engalanadas “artísticamente”, dado el éxito inicial, con el fin de repartir propaganda electoral en la capital.

Hemos consultado el número 4436 de El Socialista, además del Diccionario Biográfico del Socialismo Español.

Métodos modernos en la campaña socialista de 1923