viernes. 01.03.2024
El Socialista, 31 de julio de 1919 (número 3643)
El Socialista, 31 de julio de 1919 (número 3643)

@Montagut5 | En el momento que se aprobó el reconocimiento del derecho del sufragio universal masculino en España los socialistas comenzaron a ser conscientes de que había que hacer pedagogía política, y no sólo para llamar al voto a los trabajadores, además de que para que se alejaran de las fórmulas políticas republicanas y/o abandonasen el apoliticismo de signo anarquista, sino también en relación a cómo se votaba, y en este ámbito la cuestión del censo electoral era vital. Un asunto que merecería un trabajo monográfico tendría que ver con el estudio de la labor pedagógica socialista desde 1891 hasta 1923.

Los socialistas siempre temieron, porque era una práctica habitual en la época del turnismo político, que el censo electoral fuera manipulado en distintos lugares a manos de los agentes del caciquismo. El socialismo español se movilizó, empleando su propia prensa, para que los trabajadores estuvieran al tanto del censo, insertando notas y avisos en la misma. Podemos poner un ejemplo para explicar lo que aquí exponemos.

Los socialistas siempre temieron que el censo electoral fuera manipulado en distintos lugares a manos de los agentes del caciquismo

En julio de 1919 se insertó un aviso en El Socialista con el elocuente título de “¡Cuidad del Censo, socialistas!”. Por la nota se advertía a todos los trabajadores el deber que tenían de comprobar si estaban inscriptos en el Censo electoral, y en caso de no estarlo, de reclamar en forma su inclusión. El Partido Socialista recordaba que en todas las localidades la organización obrera debía vigilar las operaciones relativas al Censo, cuidando que no se excluyese del mismo a los que se habían distinguido en cada población por su combate del caciquismo. Tan importante era reclamar las inclusiones como evitar que los caciques dejaran fuera del Censo a quienes les estorbaban sus planes. Las reclamaciones de todo tipo había que dirigirlas a la Junta Provincial del Censo, acudiendo, además, a las capitales de provincia el día que se reunía para apelar, en caso de que no se procediese con imparcialidad, a la Junta Central del Censo y al ministro de la Gobernación, dando cuenta de estas gestiones a la Secretaría del Partido Socialista.

El trabajo de los socialistas en las capitales de provincia era, por lo tanto, vital con el fin de evitar amaños en las Juntas Provinciales respectivas. 

Así pues, “¡Cuidad del censo, socialistas!”

Hemos consultado el número 3643 de El Socialista, de 31 de julio de 1919.

La necesidad de velar por el censo electoral en 1919