jueves. 29.02.2024

Vicente I. Sánchez | @Snchez1Godotx

Permítanme la licencia de imaginar los archivos de la Biblioteca Nacional como una inmensa galería llena de pasillos en los que se amontonan miles de manuscritos y libros sin identificar. Algo parecido a ese misterioso almacén con el que Steven Spielberg concluye "Indiana Jones y el arca perdida", con una sala llena de polvo y cajas llenas de maravillosos secretos. Es en este contexto de cientos de manuscritos por descubrir donde aparecen Germán Vega, catedrático de Literatura Española de la Universidad de Valladolid, y Álvaro Cuéllar, analista informático. Dos investigadores que llevan años desarrollando un sorprendente programa de inteligencia artificial con el objetivo de detectar una “huella creativa” que les permita identificar de manera clara el estilo de cientos de escritores. De esta manera, el robot que lleva años leyendo y leyendo miles de manuscritos descubrió en 2023 un nuevo texto que permanecía oculto y sin firmar entre los cientos de documentos de su archivo, La francesa Laura, de Lope de Vega.

No es raro que aparezcan obras nuevas de nuestro Siglo de Oro, ya que en esta época el concepto de autoría podía ser confuso y ambiguo, siendo frecuente que los propios artistas tuviesen talleres en los que sus discípulos imitaban y copiaban textos y todo tipo de obra artística sin ningún tipo de vergüenza o limitación. Polémicas a partes, este descubrimiento viene a engrosar la bibliografía de Lope de Vega, autor al que se le atribuyen más de 3.000 sonetos y obras de reconocida importancia como “Fuenteovejuna” o “El perro del hortelano”.

Un auténtico regalo para los amantes del drama en verso, cuyo texto contiene pasajes de indudable belleza

Ya entrando en materia, el descubrimiento de “La francesa Laura” supone numerosos retos a nivel creativo y formal, ya que se trata de un texto del siglo XVII que nunca ha sido interpretado y que, a nivel escénico, no ha sido nunca probado con público. La compañía Fundación Siglo de Oro, que ya hizo algo parecido en 2015 con otro texto inédito de Lope, “Mujeres y criados”, ha sido la encargada de poner en marcha este nuevo texto y dar forma a sus personajes. De la mano de la dirección de Marta Poveda, artista con un amplio bagaje en teatro y cine, se ha perfilado este espectáculo que es un auténtico regalo para los amantes del drama en verso, ya no tanto por el argumento de la obra, que no deja de ser una tragicomedia de enredos, sino por la calidad del texto que contiene algunos pasajes de indudable belleza.

La trama de “La francesa Laura” nos introduce en una historia en la que Francia e Inglaterra acaban de sellar una paz gracias a un matrimonio de conveniencia. Para ello, el heredero francés al trono recomienda enviar como embajador al conde Arnaldo a Londres. Lo hace con la malévola intención de alejarlo de su joven esposa, Laura, a quien pretende seducir y engatusar. Punto de partida con el que Lope de Vega explora gran parte de sus preocupaciones estilísticas y formales habituales, con un riquísimo juego verbal y con una elaborada poesía que hace que cada frase sea una auténtica joya.

El argumento de esta obra, manteniendo su contexto histórico, cobra especial relevancia en la actualidad en relación con el maltrato hacia la mujer

El reparto encabezado por Macarena MolinaMartín PuñalManuela MoralesJosé Juan SevillaSheyla NiñoÁngel Ramón Jiménez y Agus Ruiz lo dan todo a la hora de interpretar un texto nada sencillo que exige una importante agilidad mental a la hora de la réplica y la recitación. Tarea nada sencilla ya que la obra no da un respiro ni a los actores ni a los espectadores. El tono burlesco de la trama se desarrolla en una especie de corrala en la que las ventanas y puertas cumplen un papel fundamental a la hora de fomentar la velocidad escénica tan característica en los diálogos de Lope, elemento que facilita que los actores puedan entrar y salir sin parar. La puesta en escena, en cualquier caso, es sencilla, con un vestuario en su mayor parte blanco y sobrio, lo que permite que nos centremos en la acción y en la rapidez de los cuadros escénicos. Motivo por el que Marta Poveda sitúa unas sillas alrededor del escenario con el fin de que los actores “descansen” y puedan salir a escena cuando el texto lo requiera.

En el programa informativo de la obra, Marta Poveda nos recuerda esta frase de Simone de Beauvoir: “El día que una mujer pueda no amar con su debilidad sino con su fuerza, no escapar de sí misma sino encontrarse, no humillarse sino afirmarse, ese día el amor será para ella como para el hombre, fuente de vida y no un peligro mortal”. Cita que perfila de manera clara el argumento de esta obra, que sin entrar en detalles y siempre manteniendo su contexto histórico, cobra especial relevancia en la actualidad en relación con el maltrato hacia la mujer. Lo curioso es que en esta ocasión esta historia de Lope de Vega tiene un final muy crítico hacia este tipo de comportamientos, a lo que se suma la dirección de Marta Poveda que potencia el valor de su desenlace.

“La Francesa Laura” puede verse en los Teatros del Canal del 30 de noviembre al 17 de diciembre. 

La francesa Laura: Lope de Vega y la inteligencia artificial