martes. 05.03.2024

Vicente I. Sánchez | @Snchez1Godotx

En ocasiones, nos encontramos con obras que buscan dar un paso más allá y que terminan arrollando al espectador, transformando el espectáculo en una catarsis llena de emociones. Para el que suscribe, que no son pocas las obras que veo a lo largo del año, raro es que salga del teatro con la sensación de haber visto algo realmente redondo en todos los sentidos. Esta es precisamente la sensación que me ha dejado "Forever", producción de Kulunka Teatro que se estrena en el Centro Dramático Nacional, Teatro María Guerrero, tras haber pasado por el Teatro Arriaga de Bilbao y el Teatro Victoria Eugenia de San Sebastián. No exagero si digo que estamos ante una de las propuestas más imprescindibles de 2023.

Dirigida por Iñaki Rikarte e interpretada por Edu CárcamoJosé Dault y Garbiñe Insausti, esta compañía vasca que nació en 2010 viene cosechando un importante reconocimiento gracias a su particular visión del lenguaje escénico y narrativo, destacando especialmente por su uso del teatro de máscaras. Obras muy destacables como "André y Dorine" y "Solitudes" han sido muy bien acogidas gracias a ese empleo de las máscaras que nos remonta al teatro griego, pero desde una perspectiva muy actual que busca conectar de manera clara con el cine.

Una particular visión del lenguaje escénico y narrativo, destacando especialmente por su uso del teatro de máscaras que nos remonta al teatro griego

Decía Oscar Wilde en uno de sus libros más interesantes, "Intenciones", que "una máscara nos dice más que una cara". Una reflexión que cobra especial interés tras ver "Forever", obra que habla sobre temas tan delicados como la paternidad, la sexualidad o el acoso escolar desde el punto de vista de una familia que verá cómo su idílico mundo se viene abajo tras el nacimiento de un niño con problemas de movilidad. La historia utiliza las máscaras para crear una pantomima en la que la expresividad de las caretas y los cuerpos sustituyen a los diálogos. El silencio y la música serán el motor de la narrativa.

El punto novedoso de "Forever" es que el silencio y las máscaras acaban integrándose en la historia de una manera muy original, transformando la obra en una especie de “sitcom” en la que iremos viendo distintos momentos en la vida de esta familia que busca ser una síntesis de todas las familias posibles. Máscaras que, además, abren todo un mundo de posibilidades narrativas, ya que los tres actores que dan vida a la obra pueden ir mutando e interpretando a otros personajes intercambiándose los "rostros" y con ligeros cambios de vestuario. De esta manera, la obra cambia del humor a la tragedia casi sin darnos cuenta, creando una experiencia que enamora e incómoda en momentos similares.

Una de las obras más importantes del año. Imprescindible para cualquier amante del teatro, ya no solo por lo novedoso de su propuesta, sino por la gran historia que se nos cuenta

La compañía Kulunka demuestra en "Forever" un gran dominio de las posibilidades dramáticas del teatro, a las que además suma una narrativa de clara influencia cinematográfica. La obra se desarrolla sobre una plataforma giratoria que nos irá ofreciendo distintas estancias de la casa familiar: el salón, el dormitorio y la habitación del niño. El escenario irá girando mientras los actores van pasando de una estancia a otra, haciendo que la obra fluya y que los distintos cuadros escénicos puedan ir desarrollándose y conectando entre ellos. Esta idea logra darle a la obra un tono muy dinámico que potencia la obra a niveles máximos, siendo uno de los empleos más inteligentes de escenario giratorio que he visto últimamente. Motivo por el cual es muy importante destacar la iluminación de Ruiz de Alegría, la escenografía de Ikerne Giménez y la música de Luis Miguel Cobo. Un trabajo espectacular que da a la obra un estilo cinematográfico muy logrado.

Sin duda, estamos ante una de las obras más importantes del año. Imprescindible para cualquier amante del teatro, ya no solo por lo novedoso de su propuesta, sino por la gran historia que se nos cuenta. "Forever" podrá verse en el Teatro María Guerrero hasta el 30 de diciembre.

Forever: una vida llena de máscaras