martes. 27.02.2024

Vicente I. Sánchez | @Snchez1Godotx

No es para nada sencillo explicar las emociones y sensaciones que despierta un espectáculo como Humans 2.0, no solo porque nos encontramos ante una obra profundamente física, sino también porque esta propuesta de la compañía australiana Circa, creada por el visionario del circo Yaron Lifschitz, es ante todo un ejercicio de belleza efímera en el que cada salto y acrobacia es diferente y único.

Durante cuatro días, la Sala Roja de los Teatros del Canal ha sido testigo de esta interesante obra que nace desde el amor al circo pero que difícilmente puede ser catalogada en un género concreto. Humans 2.0 es una performance en la que diez bailarines (o acróbatas, si así se prefiere) nos ofrecen un experimento sensorial en el que los cuerpos se fusionan y entremezclan, creando un espectáculo circense que busca explorar los límites del cuerpo y la resistencia. Así, la obra se compone de diversos ejercicios acrobáticos que desafían la gravedad y buscan componer todo tipo de figuras estéticas y estilísticas, mientras la música del compositor Ori Lichtik y la iluminación dramática de Paul Jackson van dando paso a las diversas escenas que conforman la obra.

No es circo, no son acrobacias y tampoco son danzas contemporáneas. Simplemente es un espectáculo que busca romper con todas las etiquetas posibles

Una hora y diez minutos de ejercicios y piruetas tremendamente complejos y llenos de técnica, pero que esta formación ejecuta desde la belleza y estética más comedida. Lo cierto es que la proporción y la armonía son protagonistas de una obra que está muy cuidada a nivel formal.

Una hora y diez minutos de ejercicios y piruetas tremendamente complejos y llenos de técnica, pero que esta formación ejecuta desde la belleza y estética más comedida

Humans 2.0 es una obra que busca reflexionar sobre el cuerpo y su expresividad. De esta manera, nos encontramos con una performance profundamente colectiva que busca sustituir los ejercicios individuales por los grupales, dejando claro que lo único realmente importante es el esfuerzo y la confianza en el prójimo. No serán pocas las veces en la que los cuerpos de varios acróbatas formen uno solo que parece que cobra vida y se mueve de forma independiente. Esta propuesta filosófica ya viene inducida desde la propia información del espectáculo, en la que no encontraremos el nombre de los 10 artistas que conforman la obra, ya que su esencia es la del circo grupal. La obra también da pistas sobre lo importante del colectivo con determinados ejercicios en los que los bailarines deben sujetarse y en los que la confianza lo es todo.

Música electrónica, bailes frenéticos y cuerpos entremezclados irán dando paso a una experiencia sensorial muy difícil de catalogar. No es circo, no son acrobacias y tampoco son danzas contemporáneas. Simplemente es un espectáculo que busca romper con todas las etiquetas posibles y tabúes, porque lo cierto es que en Humans 2.0 hay un mensaje importante de emancipación y de evolución social. Solo podremos avanzar como raza confiando en nosotros como colectivo grupal. No es sencillo entender el mensaje.

Foto: Vicente I. Sánchez
Foto: Vicente I. Sánchez

Humans 2.0
Creación: Yaron Lifschitz y Circa Ensemble
Director: Yaron Lifschitz
Música original: Ori Lichtik
Diseño de iluminación: Paul Jackson
Diseño de vestuario: Libby McDonnell
Director técnico: Jason Organ
Proyectos comerciales de Circa: Shaun Comerford
Contratación y coordinación mundial: Wolfgang Hoffmann / Aurora Nova
Nuevas creaciones y grandes sueños de Circa: Yaron Lifschitz
Imagen promocional: Yaya Stempler

El circo evoluciona en Humans 2.0