lunes. 04.03.2024
Omaya Malaeb, actriz protagonista de "Riverbed"
Omaya Malaeb, actriz protagonista de "Riverbed"

Jaime Polo Mínguez | @lovacaine

Este pasado fin de semana, la Sala Iturbi del renovado Palau de la Música fue testigo del cierre magnífico de la 38ª Mostra de València-Cinema del Mediterrani, un festival que encapsula la riqueza y diversidad del cine mediterráneo. La atmósfera estaba cargada de emoción y anticipación, mientras cinéfilos y creadores se congregaban para celebrar las obras que han dejado una huella imborrable en esta edición.

La película libanesa "Riverbed", dirigida por Bassem Breche y de la cual escribí un artículo la semana pasada, se alzó como la reina de la noche al llevarse a casa la codiciada Palmera de Oro. Esta cinta no solo capturó la atención del jurado sino también la del público, ganando no solo el premio principal sino también los galardones a la Mejor Fotografía y a la Mejor Banda Sonora. A pesar de las adversidades y las dificultades para obtener visas desde Líbano debido a los conflictos en Gaza, la protagonista Omaya Malaeb recibió estos premios en nombre del equipo, demostrando que el arte puede trascender las fronteras políticas y sociales. "Riverbed", con su poesía visual y su habilidad para tejer narrativas entrelazadas, va más allá de las fronteras geográficas, tocando temas universales como la maternidad y el rechazo social. La película no solo merece la Palmera de Oro, sino también reconocimiento por su valentía al abordar ideas sensibles y complejas de una manera profundamente conmovedora. Siempre es una grata sorpresa ver cómo tu película favorita del festival se alza con el mayor reconocimiento posible.

La película libanesa "Riverbed" se alzó como la reina de la noche al llevarse a casa la codiciada Palmera de Oro

Por otro lado, la Palmera de Plata viajó hasta Portugal, encontrando su hogar en las manos de Susana Nobre, directora de “Cidade Rabat”, una película que conmovió al jurado por su tratamiento de “la pérdida, la soledad y la feminidad, así como por retratar con ternura la vida cotidiana de una mujer a través de una puesta en escena sin pretensiones y delicada”. Este galardón también conlleva una recompensa de 20.000 euros para la producción.

La presencia nacional se hizo notar en el palmarés gracias a la impresionante interpretación de Claudia Faci, protagonista absoluta del film valenciano “Marina, Unplugged”, de Alfonso Amador, que se adentra en la retórica de la extrema derecha. La interpretación magistral de Claudia encapsula la lucha y la determinación de individuos que desafían toda lógica hacia una intolerancia brutalista. La película se erige como un recordatorio poderoso de la importancia del cine como herramienta para la reflexión y el cambio social.

En resumen, la Mostra de València 2023 ha superado las expectativas, sirviendo como una guía para leer el mundo a través del entendimiento y la pasión. Estas películas no solo han entretenido y conmovido a la audiencia, sino que también han dejado una huella indeleble en el paisaje cinematográfico, cogiéndonos por las orejas y llevándonos a clase para aprender, por si no nos había quedado claro, la capacidad del cine para inspirar, educar y unir a las personas, independientemente de su origen o creencias. Que estas historias continúen resonando en nuestros corazones y mentes mucho después de que la Mostra de València vuelva a funcionar el año próximo. Que nos sirva de testimonio del poder duradero del arte cinematográfico.

La Mostra de València: un mar de historias que dice adiós a otro año más