martes. 05.03.2024

Jaime Polo Mínguez | @lovacaine

En un remoto confín del País Vasco, donde aún reverberan los ecos del conflicto, emerge "Negu Hurbilak" (Colectivo Negu, 2023). Esta obra, ambientada en los albores del cese de actividades armadas de ETA, nos sumerge en la historia de una joven (interpretada con maestría por Jone Laspiur) que, escapando de su pasado, queda atrapada en la inmovilidad de un pequeño pueblo llamado Zubieta.

La narrativa de la película, aunque cuestionada por algunos debido a su duración, se despliega como un minucioso examen de la espera. Nos sumerge en una tranquilidad solitaria, entrelazada con momentos de desesperación. ¿Qué aguarda la protagonista? Y, de manera más profunda, ¿qué esperamos nosotros como espectadores?

La obra está ambientada en los albores del cese de actividades armadas de ETA

El director y su equipo, en un intento valiente, han logrado capturar con maestría la sensación de una espera aparentemente interminable. Mediante imágenes cuidadosamente compuestas y una cinematografía que oscila entre lo real y lo ficticio, "Negu Hurbilak" crea su propio no-lugar. La película se encuentra impregnada por la lluvia que cae sobre el grano de los 16mm y por paisajes simplemente impresionantes a la vista.

Sin embargo, este minimalismo ha suscitado controversia. Algunos críticos argumentan que la película adolece de desarrollo y profundidad. Nos presenta una historia a medias, un retrato incompleto de la protagonista y su travesía. La película parece estar obsesionada con el tiempo y la espera, pero carece de contenido y desarrollo de personajes. Nos invita a habitar este espacio liminal, pero nos deja esperando respuestas que nunca llegan del todo.

"Negu Hurbilak" ofrece una visión incómoda pero indispensable de las personas que huyeron del País Vasco durante los años de conflicto

A pesar de estas críticas, "Negu Hurbilak" ofrece una visión incómoda pero indispensable de las personas que huyeron del País Vasco durante los años de conflicto. La película explora las contradicciones silenciadas que muchos vivieron, los dolores que se esconden detrás de cada decisión, cada elección y cada silencio. No ofrece respuestas sencillas, pero plantea preguntas difíciles y arroja luz sobre las heridas aún frescas de un pasado no tan lejano. En última instancia, "Negu Hurbilak" representa una introspección valiente y necesaria en los recovecos de un tiempo tumultuoso, recordándonos que, a veces, enfrentar la incomodidad es el único camino hacia la verdadera comprensión.

Este mismo 26 de octubre se presentará en la 68 edición del Seminci, la semana internacional de cine de Valladolid. Sin duda, una propuesta interesante para ver si piensas acudir al festival o pasas por la zona.

'Negu Hurbilak': la desesperación silenciosa del pasado vasco