martes. 05.03.2024

Natalia Jáñez | @janeznatalia

La recién estrenada Flora and son (Apple TV) nos muestra una nueva historia de John Carney, director de Begin Again y Once, en la que también la música es un personaje más de la historia. Nos sitúa en Dublín, un barrio obrero donde Flora (Eve Hewson), una madre soltera y un hijo adolescente que ya sabe lo que meterse en líos con la policía, no consiguen conectar. 

Aunque estamos de nuevo ante una comedia musical, está vez el director huye del amor romántico que era la base de sus anteriores películas y aquí nos muestra la relación entre una madre y un hijo y de cómo la música es un vehículo emocional para conectar con las personas. 

Una comedia musical que nos muestra la relación entre una madre y un hijo y de cómo la música es un vehículo emocional

Además de esta historia materno filial, gracias a la música también surgirá una relación entre Flora y Jeff (interpretado por Joseph Gordon-Lewitt), un profesor de guitarra y músico frustrado que desde el otro lado del océano dará clases a Flora a través de zoom. Y es que cuando Flora entra en el mundo musical con el único objetivo de ganar dinero para salir de esa precariedad que le ahoga, será la conexión que consiga con Jeff, la que le hará cambiar esa concepción que tiene, dándose cuenta del poder integrador y de conexión entre la gente que puede lograr la música aunque estes al otro del mundo. 

Otra novedad en las películas del director es que ha sabido integrar la modernidad de las nuevas tecnologías: zoom, YouTube, videoclips, redes sociales… Estas novedades son las que van a permitir que una madre y un hijo expresen cosas que de manera normal no pueden o no saben. Una madre que no quiere que su hijo viva lo mismo que ha vivido ella, una vida precaria teniendo que aparcar sus sueños para sacar a adelante una familia en una vida en la que ya no hay segundas oportunidades para ella. 

Dos historias de fondo, la Irlanda más precaria, la emoción, el humor más acido y alocado y la música como hilo conductor de todo ello

flora_and_son_cartel

Cabe destacar el trabajo de todo el elenco, sobre todo de la actriz Eve Hewson que nos regala un personaje con un arco emocional muy grande, pasando desde el humor más burdo y basto hasta la emoción que profunda. Tampoco nos podemos olvidar de lo simpático que está Gordon–Lewitt interpretando al profesor guaperas y el debutante Oren Kinlan donde logra un muy real adolescente rebelde, que muchas veces logra sacar de quicio al espectador. 

Con estas dos historias de fondo, la Irlanda más precaria, la emoción, el humor más acido y alocado y la música como hilo conductor de todo ello, se consigue una película fácil de ver y que reconforta. 

Flora and son