lunes. 26.02.2024
Luisa Gavasa
Luisa Gavasa

Ainhoa Mela | @ainhoacriticas

Para Luisa Gavasa (Zaragoza, 1951) “EL maestro que prometió el mar” será el cuarto proyecto que vea la luz este 2023. Con un corto nominado a los premios Forqué, una serie y dos películas, la veterana actriz parece desafiar a todos los que afirman que no hay lugar en la industria para las mujeres maduras. “Yo trabajo mucho, pero es porque a esta edad ya quedamos pocas” asegura. “Sin embargo no hay grandes protagonistas para actrices de más de 70 años. En la proporción de personajes maravillosos para actores y actrices maduros todavía hay un desnivel importante a día de hoy”.

Con el aplomo de alguien a quien ningún papel se le ha resistido, Luisa Gavasa habla de una profesión que ama y un personaje que no fue a buscar, sino que llamó a su puerta. “Patricia (Font, directora de “El Maestro que prometió ver el mar”me llamó un día y me dijo que tenía un papel para mí. Me había visto hace años en un trabajo y dijo: yo un día quiero trabajar con esta actriz. Asi que cuando llegó el guión de “El maestro” pensó en mí y me llamó”. 

La actriz se emociona recordando una historia familiar que la ha llevado a sentir esta película como un homenaje a ese abuelo y a ese padre que tantos valores la inculcaron

Con el halago que da sentirse admirada y reconocida, la actriz no dudó en aceptar el papel de Charo, una mujer atípica en la España de 1936. Viuda de un comerciante catalán con quien no había tenido hijos, Charo llega a la vida de Benaiges para hacer la limpieza de su casa y acaba cautivada por las enseñanzas del maestro. “Traté de darle esa austeridad que tienen las castellanas” afirma la actriz. “Pero al mismo tiempo es una mujer que sabe leer, que se interesa por las cosas que hace el maestro sobre el cual de alguna manera ejerce un maternaje. Está claro que ella lo protege, lo cuida, lo quiere y al mismo tiempo también se alimenta de todas las cosas que él enseña”.

Para Luisa Gavasa interpretar esa Charo “luminosa” como ella la define ha sido algo que la ha llenado de orgullo. “Yo vengo de una familia republicana. Por eso contar parte de lo que pasó en este país me hacía sentir orgullosa. Hay que recuperar a todos esos muertos, hay que sacarles de las fosas, porque no habrá honor en este país mientras siga habiendo muertos en las cunetas. Todo español tiene derecho a ponerle flores a sus muertos, Me parece ya de humanidad. Y han pasado muchos años y han pasado muchos gobiernos, que eso es lo más triste, sin que se haya hecho nada”. 

La actriz no cuenta con familiares desaparecidos, pero este capítulo negro de nuestra historia no es algo que le sea extraño. “Mi abuelo estuvo encarcelado. Cuando mi padre tenía 15 años iba a la cárcel a ver a su padre y este le decía: hijo mío, a lo mejor me fusilan mañana, pero lleva la cabeza muy alta porque no me matan por ladrón, ni por asesino. Me matan por mis ideas”.

La actriz se emociona recordando una historia familiar que la ha llevado a sentir esta película como un homenaje a ese abuelo y a ese padre que tantos valores la inculcaron.

Si algo destaca Luisa Gavasa de la película es el carácter educativo con el que espera la película llegue a todo el público, especialmente al más joven. “Esta es una película que deberían enseñar en los colegios porque mucha gente joven no tiene ni idea de esta parte de nuestra historia” afirma. “Hace poco vi unas imágenes de unos críos de 15 años cantando el “Cara al sol”. Me dieron unas ganas de decirles: Hijos míos ¿pero vosotros sabéis lo que estáis cantando? No sabéis ni quién fue Franco, ni quién fue Millán-Astray; no sabéis nada de las barbaries que pasaron en este país y vais por ahí cantando el “Cara al sol” tan contentos. Yo he vivido la posguerra y he vivido la transición y he vivido los guerrilleros de Cristo Rey, la matanza de Atocha, el ataque al Congreso. No fue todo tan bonito. La transición no se hizo de la noche a la mañana. España es demócrata sí, pero como no nos espabilemos otra vez vamos hacia atrás”.

La actriz reivindica así una historia que es suya y es de todos. A sus 72 años, sintiendo que ya ha vivido todo, a la vida sólo le pide irse bien de ella. “Estudié lo que quería, tengo la profesión que elegí. Quise ser madre y tengo un hijo. Tengo tres nietos, estoy enamorada. ¿Qué más voy a querer?”. 

¿Y a su carrera? ¿Hay algo que le quede por pedir? “Una protagonista en cine. He hecho de todo: cortos como el de “París 70”, que ha sido una de las alegrías de mi vida. También he hecho series de televisión como “Amar en tiempos revueltos”. Si me voy al cine, está “La novia”, también he trabajado con Garci. A estas alturas de la vida sólo puedo pedir una protagonista en cine. Porque las mujeres maduras todavía tenemos cosas que contar, muchísimo más de lo que la gente se cree”. A quien corresponda, que tome nota.

Luisa Gavasa: “No habrá honor en este país mientras siga habiendo muertos en las cunetas”