martes. 21.05.2024

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

Celín Cebrián | @Celn4

La película fue estrenada el 26 de octubre del 2023 y fue vista en toda Italia por más de cinco millones de espectadores. Una obra galardonada con el Nastro d´Argento como película del año. Como subrayó el Sindicato de Periodistas Cinematográficos, “todavía hay un mañana”. Y además se hizo con el Boleto de Oro, que es el premio que se otorga a la película italiana más taquillera del año, a lo que sumar los tres premios conseguidos en el festival de cine de Roma, incluido el premio especial del jurado. Fue tal su repercusión que hasta la primera ministra italiana, Giorgia Meloni, no dudó en elogiar a la directora por atreverse con una película tan “valiente”. C´e ancora domani está ambienta en el 1946, año en el que las mujeres italianas ejercieron por primera vez su derecho a voto.

Una película violenta, tierna, impregnada de matices y esperanza, emotiva, y también llena de ideas, de diálogos precisos y de ironía

Paola Cortellesi, en su debut como directora, hace un fresco de la condición de la mujer en la Italia de la posguerra. La protagonista es Delia en el papel de esposa y madre de tres hijos, que repara paraguas, pone inyecciones a domicilio…, pero que sólo puede trabajar si obtiene el permiso de Ivano, que, no sólo es su marido, sino también su severo y violento amo. El único alivio de Delia es su amiga Marisa, con quien comparte momentos y algunas confidencias íntimas. 

Es primavera y toda la familia está ilusionada por el inminente compromiso de Marcella, la hija mayor del matrimonio, que espera casarse con Giulio. Viven en una casa en el sótano de un típico patio romano. El padre de Ivano está enfermo y vemos la dureza del día a día de esa familia a la que le cuesta llegar a fin de mes. Parte del discurrir de la vida diaria esta contado en un solo sentido, como si el mundo tuviera una única salida, en esas transiciones o movimientos de cámara dentro del perímetro del barrio, a lo que añadir esos ángulos cenitales dentro del hogar que minimizan a los personajes. La vida transcurre en familia, en los interiores de la casa, excepto el corrillo de las vecinas en la calle, las salidas hasta el mercado ambulante, o el periplo diario por cada uno de los trabajos que realiza Delia. Así hasta que, la llegada de una misteriosa carta, despierta el coraje de la protagonista, que, en un punto de la trama, decide cambiar todos aquellos planes preestablecidos, imaginándose un futuro mejor y diferente, en un momento en el que también hay grandes cambios en un país que acababa de salir de la dictadura fascista y de la guerra. Es cuando la película se vuelve icónica: el cigarrillo o el chocolate como símbolos de la libertad, la música emancipadora, las imágenes congeladas…, la fuerza del amor, los zapatos para caminar hacia delante, una blusa nueva, una vida distinta, llena de ilusiones, en otro lugar, lejos… En definitiva, nuevos caminos que parecen abrirse en el horizonte y que confluyen en esa gran cola a las puertas del colegio electoral.

Esta ópera prima de la actriz Paola Cortellesi cuenta con un reparto verdaderamente estelar, con estrellas como Vinicio Marchioni, Valerio Mastandrea, Enmanuela Fanelli, Giorgio Colangeli o Romana Maggiora, y con una magnífica banda sonora a la que acompaña una selección de canciones de la época acertadísimas. Una tragicomedia que evita decantarse por la comedia o por el melodrama, en un blanco y negro en el que algunos han querido ver ciertas reminiscencias o un claro homenaje al neorrealismo, cuando lo que realmente estamos viendo es el tono perfecto y acertado, casi vintage, más moderno, si cabe, con el que arropar la tristeza que emerge de la cinta, que quizás se halla grabado en color para después obtener así más escalas de grises, es decir, un estilo más depurado y, con ello, hablarnos de una mujer y una madre, Delia, dispuesta a todo. 

En fin, una película violenta, tierna, impregnada de matices y esperanza, emotiva, y también llena de ideas, de diálogos precisos y de ironía.

'C'è ancora domani'. (Siempre nos quedará mañana)