viernes. 12.04.2024
Jordi Lafebre. Foto Pablo Dato (1)
Jordi Lafebre | Foto: Pablo Dato

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

Vicente I. Sánchez | @Snchez1Godotx

Tras el éxito en solitario de la emotiva y romántica "Carta blanca" (2021), Jordi Lafebre cambia de registro en "Soy su silencio" (2024). Un interesante thriller ambientado en Barcelona con una historia de ambición y crímenes en la que una psiquiatra tratará de resolver un misterioso crimen en una familia adinerada. Publicada por Norma Editorial, se trata de una colorida historia con una protagonista, Eva Rojas, que viene con ganas de convertirse en todo un fenómeno del cómic.

Para profundizar en esta historia y en el mundo que propone, nos hemos reunido con este autor barcelonés para hablar sobre algunos de los temas que dan forma a la obra, especialmente en lo referente a su interesante protagonista.

Nos encontramos ante un thriller lleno de color y con un toque de humor muy claro. ¿Cómo surgió este proyecto?

Quería hacer un thriller, pero también necesitaba otros ingredientes para hacer un buen cómic, ya que me gusta que mis obras tengan cierta densidad, varios niveles de lectura, y que aborden distintos temas. Esto es algo que lo permite el thriller, ya que es un género muy elástico en el que puedes poner tus propios ingredientes y darle enfoques nuevos. Además, me apetecía mucho hablar de la salud mental, ya que es un tema importante para mí y que en este libro se convierte en un elemento fundamental. También tenía ganas de emplazar la historia y el crimen en Barcelona, mi ciudad natal, y en un tema que creo que es muy interesante: las familias secretas llenas de tradiciones, herencias y mentiras.

Eva Rojas es un personaje lleno de magnetismo y magia. Valiente, divertida y muy sensual. Es imposible entender "Soy su silencio" sin una protagonista tan central. Me imagino que incluso estás pensando en que tenga más aventuras.

Sí, lo pedís mucho (se ríe). La verdad es que estoy sorprendido con la acogida del personaje. Yo quería una protagonista magnética que fuera el centro de la historia y que al mismo tiempo fuera valiente y frágil, alguien que además arrastrara heridas del pasado y con un mundo interior muy rico. Esto además me habría muchas puertas a crear interesantes diálogos y entrar en un universo literario muy acogedor. Eva Rojas fue creciendo y creciendo, hasta tener una entidad propia muy interesante. 

Me inspiré en muchas mujeres modernas que veo cómo se mueven hoy en día con una resolución, una capacidad y una confianza en ellas apabullante. Por ejemplo, escuché muchísimo a Rosalía, que tiene la misma edad que Eva Rojas, y una fuerza similar para crear su propio estilo.

Además de su fuerza, es evidente que Eva Rojas tiene algún tipo de trastorno mental importante. Me parece interesante que la historia inicialmente se desarrolle durante una evaluación terapéutica con el Dr. Llull. Al final, estás hablando de salud mental.

Efectivamente. Como quería abordar el tema de la salud mental, intenté buscar un ángulo que me permitiera abordar este asunto desde distintos puntos de vista. Que tengamos un personaje que sospechamos tiene problemas de salud mental y que a la vez está en terapia con un psiquiatra es muy importante, ya que podemos abordar su enfermedad y ver las cosas desde un punto de vista distinto. Creo que esto es algo que le da al thriller un toque distinto. Un sabor más moderno.

Me apetecía hablar mucho de la salud mental. Mientras hacía el guion, y tenía muchos borradores, tuve muy presente noticias como la de una tenista que había sido número 1 del mundo, pero que dejó la competición porque tenía depresión, o por ejemplo una gimnasta que dejó las olimpiadas por un problema mental. Me sorprendió mucho las críticas y que la gente no acabara de entenderlo. Es curioso cómo abordamos otras enfermedades con más normalidad y sin tantos problemas. Por ejemplo, si un tenista deja una competición por un problema de rodilla nadie se queja, pero que sea una enfermedad mental hace que la gente no lo entienda. 

La salud mental es un tema muy importante. Las cifras de enfermos van en aumento y los porcentajes están disparados. Cada vez hay más gente joven afectada y no nos damos cuenta. Por eso creo que hay que hablar de ello, pero desde la naturalidad y sin tabúes. En este libro se habla de eso, apostando por la naturalidad y con un cierto humor, es un asesinato que hay que resolver, pero con un personaje que tiene un sabor distinto.

"Soy su silencio" es además una historia con un color y una narrativa muy mediterránea. Barcelona, viñedos, Gaudí…

Sí, Barcelona tiene una tradición literaria alucinante. Hay muchos escritores que hicieron ocurrir sus historias allí. Yo me enmarco en esta tradición y lo hago con mucho placer ya que es una ciudad que conozco muy bien, es un homenaje. 

No habría tenido sentido emplazar el thriller en otra ciudad, como por ejemplo en la nieve escandinava, ya que no conozco ese territorio. Barcelona es mi ciudad natal y la adoro. Barcelona es tan encantadora y magnética que creo que la historia no habría encajado en otro sitio. También creo que es un thriller muy luminoso, alegre y optimista. Ya la propia Agatha Christie o Montalbán desarrollan sus historias de crímenes con mucho humor y a mí también me apetecía hacer un thriller con ese toque luminoso, mediterráneo y desenfadado, aunque sea sobre un tema importante. Como Rosalía, que cambia de género. Yo también.

Me gustaría terminar esta entrevista hablando de en qué momento se encuentra la industria del cómic en España. ¿Se potencia la industria?

Yo noto mucha repercusión. Gente que no solía leer cómics los está recuperando y cada vez hay más aficionados. La sensación es que están descubriendo un medio que estaba allí y que estaba un poco olvidado. 

Estamos muy contentos, pero hay que seguir trabajando, ya que la industria del cómic tiene mucho margen de crecimiento. Al igual que hay que insistir en que la gente vaya al teatro, al cine y a conciertos pagando, hay que insistir en que lean cómics, y que se acerquen hasta una librería y cojan un libro que les guste. En Francia esto está muy arraigado e interiorizado, motivo por el que las cifras de ventas son enormes y reflejan una gran pasión. En España estamos recuperando terreno, pero hay que trabajar más. Creo que la clave es tender puentes entre creadores con ganas de sacar adelante proyectos nuevos y el público.

Jordi Lafebre, autor de 'Soy su silencio': "quería contar una historia sobre salud mental"