lunes. 22.04.2024
Mariko Miyata-Jancey y Marianne Gretteberg

Francisco Nieto

Mieko baila
Mieko baila

Mieko baila es una historia sobre la identidad y la comprensión del propio género. Desde sus primeras páginas deja bien claro que se posiciona en contra de los estereotipos preconcebidos y les dice a los más pequeños que no todos necesitan encajar en los marcos tradicionales. Pero, sobre todo, esta es una historia sobre cómo se te permite ser uno mismo, bien formulada por la debutante Mariko Miyata-Jancey e ilustrada con sensibilidad y frescura por la más experimentada Skinkeape (alias Marianne Gretteberg Engedal).

Hay una página doble que para quien esto suscribe me ha embelesado y me ha parecido formidable. Se trata de una escena en la que el recién aterrizado profesor propone a todos los alumnos un ejercicio en el que se deben presentar y a la vez proponer un movimiento de baile inventado por ellos. El abanico calidoscópico de la formación de danza muestra una maravillosa diversidad de niños, cada uno con su propia idiosincracia y firma de actuar. Símplemente admirable en su perfecto trazo.

‘Mieko baila’ es una historia sobre la identidad y la comprensión del propio género; se posiciona en contra de los estereotipos preconcebidos

El mensaje importante y hermoso que recibimos va sobre ser uno mismo, adaptando las respuestas a la edad primeriza a la que va dirigida el cuento y evitando utilizar palabras que los más pequeños no pudieran entender. La autora explica muy bien cómo los roles y normas de género afectan a los niños sin decirlo directamente. Miyata-Jancey escribe así sobre cómo se crea la identidad en los encuentros con otras personas y cómo los niños aprenden y perciben normas sutiles. La atmósfera del libro refleja el contenido, y es que la ilustradora Skinkeape es una maestra absoluta de la ilustración de libros para niños.

Existe un relato latente en cada una de las fotografías etéreas, memorables, idílicas, conmovedoras, dotadas todas ellas de un lenguaje transversal que todo el mundo logra entender. Reproducidas en colores deslumbrantes, estas fotografías honran el deseo universal de crear significado en medio de la vida cotidiana y ofrecen a los espectadores la oportunidad de conectarse con su propia espiritualidad, cualquiera que sea la forma que adopte.

Un libro ilustrado exuberante y expresivo sobre amar bailar y tener confianza en uno mismo que sorprende por su audacia

Añadimos a la reseña algunos datos biográficos y profesionales tanto de la autora como de la ilustradora del libro: 

La autora Mariko Miyata-Jancey (n. 1989) es bailarina y coreógrafa, y tiene una amplia experiencia en la enseñanza y actuaciones dirigidas a niños y jóvenes, además de estar muy familiarizada con el grupo objetivo como educadora. Miyata-Jancey actualmente está cursando una maestría en comunicación y escritura literaria para niños y jóvenes en el Instituto Noruego del Libro Infantil. Mieko baila supone su debut en la literatura en general y en los libros para niños en particular.

En cuanto al apartado ilustrativo, ha sido llevado a cabo por Marianne Gretteberg (también conocida como "Skinkeape"), escritora, ilustradora y también chef. En los últimos años ha llamado la atención de la crítica y del jurado quienes le han otorgado varios premios.

En definitiva, nos hallamos ante un libro ilustrado exuberante y expresivo sobre amar bailar y tener confianza en uno mismo que sorprende por su audacia a la hora de plantear una serie de cuestiones en teoría algo peliagudas con un lenguaje sencillo y claro. Y es que a los más pequeños hay que hablarles de diversidad en general, empezando por los distintos tipos de familias; según van creciendo, se les puede ir introduciendo lo relacionado con la expresión, la conducta y el comportamiento de género.

Mieko baila